sábado, septiembre 18, 2021

Comprar ahora

Ferran Lahoz : “Dejé mi trabajo fijo como profesor de ciencias para dedicarme a la interpretación”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: F.L.

El actor Ferran Lahoz lleva más de treinta años dedicándose a la interpretación, le hemos visto en series de televisión, en los escenarios de muchos teatros y en el cine. Ha interpretado infinidad de personajes de los que guarda muy buenos recuerdos y sigue trabajando con las mismas ganas que cuando decidió abandonar la biología para dedicarse a ser actor.

Ferran Lahoz tiene 64 años y no piensa jubilarse ni retirarse, quiere seguir muchos años más subido a un escenario. Tiene mucho que contar, ha vivido grandes momentos a lo largo de su carrera, igual que ha habido algunos no tan buenos en los que no puede evitar emocionarse al hablar de ellos. Hubiera estado horas hablando con él, tengo que confesarlo, su tono de voz provoca paz y en este tiempo que nos está tocando vivir es como recibir una bocanada de aire fresco. Comenzamos la entrevista hablando de cómo se convierte en actor, “es curioso, cuando estaba en el colegio ya era un poco el payasete de la clase, organizábamos lo que llamaban “veladas”, unos tocaban el violín y yo imitaba a profesores o a personajes del momento”. Ferran cree que ahí empezó su interés por el mundo de la interpretación, pero la verdad es que su vocación no era esa, si no la biología. Tenía muy claro que lo que quería ser era biólogo y así lo hizo, se licenció y estuvo trabajando más de diez años como profesor de Ciencias.

¿Por qué decides abandonar tu trabajo para convertirte en actor?

Durante esa época yo ya compaginaba mi trabajo de docente con el de la interpretación y finalmente hice algo bastante arriesgado, dejar un trabajo fijo donde cobraba mi sueldo mensual y tirarme a una piscina absolutamente vacía. La cosa salió bien, esa es la verdad.

¿Qué dijeron tus padres cuando tomaste esa decisión?

De ellos tuve mucho apoyo y reconocimiento, estaban orgullosos de mí. De hecho soy el único miembro de la familia que estudió en la universidad y por supuesto el primero que trabajó en algo artístico. Entre medias estuve estudiando el crecimiento de un tigre en el Zoo de Barcelona, como verás mi vida ha sido muy variada pero ya llevo treinta años de profesión. Empecé a estudiar y me formé en el estudio de Manuel Carlos Lillo, a los cuatro años me propuso que me uniera a la obra que estaba haciendo en ese momento, eran dos actores y uno de ellos era él. Empecé a lo grande en una serie de piezas de José Sanchis Sinisterra que se llamaba “Dos tristes tigres”.

SOMNI D’UNA NIT DE SANT JOAN

Entonces, ¿empezaste haciendo teatro?

Si, empecé haciendo teatro y alguna incursión en el mundo del cine y la televisión, cositas pequeñas que tiempo después se convirtieron en cosas grandes. En general la gente de mi profesión piensa que soy más de cine que de teatro, pero creo que ambas van a la par.

¿En qué medio te encuentras más a gusto? ¿Teatro, cine o televisión?

A mí me gusta todo, pero sí que es cierto que en el teatro tienes la oportunidad de ensayar durante dos meses, de meterte mucho en el personaje y sobre todo, aunque suene a tópico, la función cada día es diferente y el público también.La gente reacciona, es un feedback continuo y eso hace que sea mucho más enriquecedor. Estar en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) delante de un montón de gente haciendo un monologo o una cosa más pequeñita es increíble. Hay un personaje al que le tengo mucho cariño, que es además el personaje con el que menos he hablado, solo decía una palabra que era: “Papá”. Era una obra que se llamaba “A qui li puguiinteressar” (A quien le pueda interesar), de un autor australiano que se llama Daniel Keene, era sobre un padre al que le quedaban pocos meses de vida y su hijo de 40 años con el que no sabe qué hacer, no te cuento el final.El caso es que yo tenía que hacer un viaje emocional enorme porque solo tenía las emociones básicas, era un niño de cuarenta años muy niño y como yo había trabajado muchos años antes como voluntario en un grupo de esplai con personas que tenían diferentes discapacidades, estuve tres años allí y conocía muy bien el tema, por lo que pude crear ese personaje. El hecho de salir de hacer la función y que haya gente esperando fuera para decirte: “Yo tengo un hijo como este, es exactamente igual, lo has clavado”, para mí eso es muy gratificante. En cuanto a la televisión he de decir que te da mucha popularidad, es la que hace que cuando sales a la calle te insulten, por ejemplo, suelen darme papeles de malo y te encuentras con estas situaciones. El cine es pura técnica y todo un reto poder plasmar, con muy poquito, lo que quieres dar del personaje. Te permite cosas que son increíbles como meterte en mundo y personajes que serían imposibles de hacer incluso en teatro. Yo además he hecho mucha película de terror y de género fantástico, es la bomba, y poder trabajar con gente a la que admiras más.

Foto: David Ruano

Ferran trabajó en la última película que hizo Paco Rabal, “Dagon: la secta del mar”, una obra basada en una historia de Lovecraft, fueron muchas semanas de rodaje. “Paco estaba muy mal, mal físicamente porque su cabeza estaba perfecta, era una persona súper generosa y era brutal verlo trabajar”, nos cuenta el actor. “Yo hacía un personaje que era muy malo, le amenazaba como personaje y le cuidaba al mismo tiempo como actor con el temor de que en cualquier momento le pasara algo. Tuve la desgracia o la suerte, llámalo como quieras, de acompañarle en su última película, la rodamos en inglés y gallego. Cuando yo estaba doblando la película al castellano, además era la secuencia donde yo mataba al personaje de Paco, se iluminó la bombillita en el estudio y nos dijeron que acababa de morir”. Ferran aún se emociona al recordarlo, “yo estaba hablando con él en la pantalla grande del estudio y de pronto me dicen eso, imagínate”.

¿Hay algún papel que te gustaría hacer y que aún no has hecho?

Siempre me ha hecho mucha gracia el personaje de Valmont, de “Las amistades peligrosas”, ahora ya no tengo la edad para hacerlo, pero es un personaje que me hubiera encantado hacer.Y uno que sí que tengo la edad pero es para teatro, es de “El mercader de Venecia”, Shylock, esos dos personajes… o un Macbeth, que lo he hecho pero no ha salido a la luz, y digo que no ha salido a la luz porque solo se han hecho ensayos.

¿Algún director con el que no has trabajado y te gustaría hacerlo?

Con Pedro Almodóvar, me parece de los pocos directores de actores, esto es increíble que sea así. Cuando aún yo no había empezado en esto pensaba que los directores dirigían a los actores y actrices, pero resulta que hay muy pocos que sepan hacerlo. He tenido la suerte de trabajar con algunos como Stuart Gordon, director de “Dagon: la secta del mar” y que dirigía muy bien a los actores. Igual pasaba con Achero Mañas, con él hice“Todo lo que tú quieras” y no me olvido de IciarBollaín con la que trabajé en “Katmandú un espejo en el cielo”. Es increíble la cantidad de directores que sencillamente están apartados y que acabas interactuando con el ayudante de dirección.

¿Ha habido algún trabajo que recuerdes con especial cariño?

Muchas, pero por ejemplo es importante para mí “La catedral del mar”. Todo el mundo sabe lo que es y donde está, pero para mí es mi parroquia porque yo era del barrio y Santa María del Mar es donde mis abuelos y mis padres se casaron. Mi padre era un enamorado y sabía un montón de historias, cuando me enteré del proyecto para poner imagen a la Catedral del mar pensé que tenía que participar, además mi padre ya había fallecido. Hice el casting de turno y me cogieron. Para mí no es una serie más, es una serie muy especial que tiene mucho que ver con mi familia y especialmente con mi padre.

La Catedral del Mar – Foto: Javier de Agustín

En este momento,¿cómo ves el mundo de la cultura?¿Cómo lo estáis viviendo los actores?

Como siempre, nosotros por desgracia la actualidad es especialmente dura, pero siempre nos hemos manejado en esta situación.En general ya sabemos el tanto por ciento de los presupuestos que va destinado a la cultura, es ínfimo. Es una mezcla de continua preocupación y reivindicación de la cultura como algo básico y, con la esperanza de revertir la situación, esa es la lucha continua e intentar que los políticos vean las cosas de manera similar a como lo hacen en otros países como Francia.  El problema es que existe una intermitencia, nosotros estamos en una situación, como sabes, en la que estás trabajando un tiempo, después pasas al paro para después volver a trabajar, sin contar las características especiales que supone esta profesión. Y sobre todo comentar que en esta profesión, en condiciones normales antes de la pandemia,  más del 80% de la profesión está en una situación precaria, la situación es realmente dura. Soy miembro de la Academia de cine Española desde hace muchos años y de la Acadèmia del Cinema Català desde el principio. Desde estas academias y desde la fundación AISGE, que es el ente que gestiona los derechos de imagen de los actores, se está haciendo muchísimo trabajo encauzado a todo esto. 

¿Piensas jubilarte en un escenario o lo dejarás antes?

Sobre un escenario, sin duda alguna. No sé si como Molière y morirme en el escenario, aunque debe estar bien porque estás haciendo lo que te gusta, así sería una cosa rápida-ríe– y eso siempre está bien. En un hospital la cosa va para largo. Pienso estar en activo todo lo que pueda, por supuesto.

¿Algún proyecto que puedas contarnos?

Acabo de terminar hace diez días el rodaje de “La Corriente”, una película dirigida por Jesús LLoveras, que es opera prima, tengo un papel pequeñito pero muy bonito y tienen intención de estrenarla a principios del año que viene. Y luego hay una obra de teatro, también para principios del 2022, no puedo decir mucho, solo que ha estado muchos años en Broadway , es de un autor americano que murió el año pasado y está previsto empezar la gira por toda España, estrenaremos en Barcelona y Madrid donde estaremos una temporada.

ARTICULOS RELACIONADOS

Ania Iglesias: “Ahora soy mucho más fuerte y más alegre, creo que valgo mucho más que hace 21 años”

Texto: Sandra Cuenca Fotos: Ania Iglesias La primera edición de “Gran Hermano” fue todo un acontecimiento, de eso han pasado 21 años. Ania Iglesias...

AURELIO MANZANO: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS, QUERIDA TITA!

Texto: Aurelio Manzano Fotos: A.M./Antonio Cuenca En ocasión del cumpleaños de una de las mujeres mas fabulosas que he conocido a través de las cientos...

BEATRIZ RICO publica su primera novela, De miss a más sin pasar por Albacete.

Redacción corazón/Fotos: Gus Geijo “Mi mejor terapia durante el confinamiento fue escribir este libro” Su primera novela es una historia con interesantes golpes de humor,...

BEATRIZ RICO Y EL ROCK AND ROLL

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: Beatriz Rico Todos conocemos a la actriz Beatriz Rico, la hemos visto en el teatro y en la televisión, pero hoy...

BELINDA WASHINGTON “La música me hace volar y me da alegría”

Belinda nació en Inglaterra, hija de escocés y malagueña. Estudió derecho, publicidad y arte dramático. Debutó en 1991 de la mano de Jesús Hermida...

Charo López: “Me he negado muchas veces a hacer cosas que me comprometían en un sentido físico”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: C.L. y Antonio Cuenca Charo López es una de las mejores actrices españolas, con una gran trayectoria en cine, teatro y...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Marcas

DEMANDA TU LESIÓN

0
Marcas

YOGAGOYOGA

0
Marcas

ARTHURSEN

0
Marcas

ALGAMANIA

0

LO MÁS LEIDO

spot_img