domingo, septiembre 19, 2021

Comprar ahora

Ania Iglesias: “Ahora soy mucho más fuerte y más alegre, creo que valgo mucho más que hace 21 años”

Texto: Sandra Cuenca Fotos: Ania Iglesias

La primera edición de “Gran Hermano” fue todo un acontecimiento, de eso han pasado 21 años. Ania Iglesias participó en aquel primer reality  show y estuvo a punto de ganar, desde entonces su vida ha dado muchas vueltas. Ahora es una mujer diferente, a la que la vida le ha puesto muchas zancadillas y de las que con mucho esfuerzo ha salido adelante, aunque sabe que hay enfermedades que no acaban de irse nunca. Ha sido incluida en la lista de mujeres de 50 años que mejor lucen en biquini, algo que a Ania le divierte, pero en el fondo sabe que ha ganado mucho con los años.

Ania Iglesias fue finalista en el primer programa de “Gran Hermano” junto a Ismael Beiro, se quedó muy cerca del gran premio y aprovechó su momento para lanzarse al mundo del espectáculo. Para la actriz y modelo entrar en aquel reality fue muy emocionante, recuerda que antes de convertirse en una “gran hermana” escuchaba a la gente hablar del programa. “Yo recuerdo ir en el autobús o en el metro y escuchar a la gente hablar de Gran Hermano, se creó mucha expectación, todo el mundo pensaba que los que íbamos a concursar éramos unos locos”. Reconoce que una vez dentro en lo único que pensaba era en cómo se las iba a apañar para llegar a la final, sabe que tiene un temperamento muy competitivo pero aun así, enseguida se dio cuenta de que Ismael Beiro tenía mucho carisma y muchas cualidades que podrían gustar al público. Durante su estancia tuvo momentos buenos, que son los que recuerda, y otros más difíciles, “Al final no gané por muy poco, siempre lo digo, de alguna manera aunque no gané el premio en metálico aquello me dio popularidad, posibilidades de proyección y una manera de ganarme la vida. Con el tiempo tuve que reciclarme, pero Gran Hermano fue un pistoletazo de salida”, recuerda Ania.  

Sales de la casa, ¿cómo cambia tu vida a partir de ese momento?

Mí día a día cambió, aunque yo ya estaba familiarizada con los medios, no a esa escala pero venía del mundo de la moda y había hecho cositas pequeñas en el cine y la televisión. La verdad es que estaba encantada, estaba feliz porque había conseguido lo que quería. Se hacía algo cuesta arriba salir a la calle, aunque solo fuera a comprar el pan, la gente te pedía autógrafos y quería hacerse fotos conmigo. Parece mentira, pero Gran Hermano tuvo muchos espectadores. Amigos, hubo muchos arrimados en aquel momento, pero por suerte conservé los de toda la vida. A la semana de salir de la casa los llamé, ellos no se esperaban esa llamada porque pensaban que había cambiado.

Han pasado 21 años desde que la vimos en Gran Hermano.

Termina el concurso y empiezas a participar en televisión…

Recuerdo que me llevaron a un programa de tarde, tipo Sálvame, lo presentaba Ely del Valle, ese día hubo mucha audiencia y me contrataron. En aquel momento pensé que todo iba a ser muy fácil, tenía mucho trabajo, pero no tenía lo que yo quería de verdad y por lo que entré en Gran Hermano. Yo quería dar el salto al mundo de la interpretación. Sabía que en la moda no podía estar eternamente, no estoy mal, pero me falta altura y pensé que la interpretación podía ser mi campo. Estuve dos años en Tele5 e hice radio, hasta que me llegó una propuesta de teatro, hacer de Ofelia en el Teatro Bellas Artes de Madrid. Me lo tuve que pensar, la verdad, porque era un clásico y eso son palabras mayores, pero me preparé muy bien el personaje. En aquel momento ya tenía algún estudio de interpretación, aunque no hubiera tocado lo clásico. Lo preparé en la escuela de Alicia Hermida, que es una de las grandes preparadoras de los clásicos, y debo reconocer que ese trabajo fue el que más me llegó en aquel momento. Mis representantes no estaban muy contentos con que hiciera teatro, no se ganaba mucho, ellos preferían que hiciera bolos, pero para mí aquel tenía que ser mi camino, estuviera equivocada o no.

¿Qué pasa después?

Que todo aquello empieza a bajar, tuve que sentarme conmigo misma y pensar en lo que sabía hacer y cómo podía continuar. Estuve dos años y medio con mucho trabajo y con varias oportunidades, pero llegó un momento en el que el mundo televisivo se volvió algo más agresivo y yo no daba ese perfil. Se me propusieron cosas que no iban conmigo. Así que, como siempre había estado vinculada al mundo de la moda monté una agencia de modelos con otro compañero, estuve desde el 2004 hasta el 2010. Con las personas que monté aquello al final cada uno cogió un camino diferente y me quedé sola. Aquello me sirvió para lo que estoy haciendo ahora, coordinando cursos de peluquería, estética y podología. Luego está mi lado Ania-actriz, estoy haciendo teatro, una serie en Castilla y León y alguna aparición en radio. Ahora estoy preparando un monólogo, porque creo que soy graciosa- ríe- he descubierto que se me puede dar bien. Alejandra Alloza me propuso hacer “Reciclando a un famoso”, es una historia que hemos ido madurando y cuando la gente del medio me ha visto actuar me han dicho que soy “muy graciosa”. Yo creo que esa parte cómica es la que tengo más pendiente de demostrar, la gente cercana sabe que la tengo pero la imagen que doy es de niña buena y que me cuido mucho. Así que me he lanzado con un monólogo, estoy rematándolo porque es de cosecha propia, y se titula “Me rindo”. Acabo de cumplir 50 años y curiosamente he aparecido en una lista de mejor mujer en biquini, es muy gracioso ya que están Naomi Campbell, Sharon Stone, Jennifer López y luego aparezco yo. He pensado que el responsable de esa lista no estaba en su sano juicio-vuelve a reír- pero bueno, ahí estoy.  A propósito de eso es el monólogo del que te hablaba, me voy a dar a la dieta de la tortilla de patata… y hasta ahí puedo leer.

Ania acaba de cumplir 50 años y sigue luciendo así de bien su figura en biquini.

Sé que has pasado por momentos duros, ¿cómo es Ania Iglesias a sus 50 años? ¿Cómo estás ahora?

Me encuentro bien, pero yo siempre tengo la espada de Damocles. Cuando una persona ha sufrido trastornos de alimentación, un cáncer de útero, una tuberculosis pulmonar y, por una caída tonta descubren que tengo los huesos muy débiles, te das cuenta de que todos esos efectos colaterales son causa de haber mantenido mucho tiempo una enfermedad como es el trastorno alimenticio. Al final somos lo que comemos y aunque tengo que estar peleando con ese demonio que vive dentro de mí (si te ves gorda o con arrugas) nos hemos empezado a llevar bien, el demonio y yo. Es verdad que es una enfermedad muy desconocida para la gente, se piensa que es algo de adolescentes y que tiene que ver mucho con el físico, no es verdad, tiene que ver con la exigencia y con la personalidad perfeccionista. Estoy muy orgullosa de mí, y perdona si suena prepotente, porque superar un trastorno de este tipo al nivel que yo estaba no es fácil. Imagina el nivel que llegué a pensar que la comida estaba envenenada, ya no era “la comida me engorda”, era muchísimo más y todo eso me llevaba a ingresar en el hospital. Probablemente, no hay nada en mi vida que haya sido más difícil, más importante y más duro que superar esa enfermedad. Aquello fue un “salto mortal”. Cuando me preguntan cómo lo hice contesto que no lo sé, ojalá tuviera la solución. Cuando más abajo estaba los médicos me preguntaban: ¿Qué esperas? ¿Qué quieres?, y yo solo contestaba que quería ser libre. Necesitaba que esa enfermedad no decidiera por mí, que no influyera en el tipo de pareja o trabajo que deseaba, decide demasiadas cosas. Ahora mismo me siento libre, libre de poder comerme un buen plato de garbanzos o una lechuga, en ese sentido me siento muy bien y orgullosa de haber salido adelante, aunque siempre está ahí. No puedo negar que sigue planeando en mi mente, pero lo dejo ahí y continúo. Todo eso me ha dado mucha fuerza para seguir luchando y para pensar que puedo ser actriz aunque tenga 80 años. Ahora soy mucho más fuerte y más alegre, creo que valgo mucho más que hace 21 años.

Estas en un momento bueno, tanto a nivel profesional como personal. Eres feliz con tu pareja, ¿te vas a casar?

Vamos a planteárselo al Covid – ríe-. Mira, yo creo que cuando una encuentra el amor tan tarde es para celebrarlo en condiciones. ¡Anda que no me he comido yo ranitas por el camino! eso da para otro monólogo, seguro que mucha gente se sentiría identificada. Cuando a los 48 años aparece el hombre, que espero vaya a ser el hombre de mi vida, eso hay que celebrarlo por todo lo alto. Soy partidaria de hacer una boda con celebración donde la gente lo pueda pasar bien. Yo respeto la mascarilla, animo a todos esos novios que se vayan a casar, que no dejen de hacerlo, pero como en mi caso ya no es para tener hijos ni para comprarme un piso, es por puro caprichazo, voy a esperar un poco más.

La actriz en un momento de la obra «Reciclando a un famoso»

¿Qué proyectos tienes ahora?

Seguir con “Reciclando a un famoso” en el teatro, estaremos pronto en varias ciudades como Madrid o Valladolid, vamos a volver con mucha fuerza. Es una obra muy divertida. Así que, seguir en el teatro, pelearme en los casting y poder conseguir un hueco en televisión. Hay algo que me gusta mucho hacer y es hacer reír a los demás. Tanto la obra como el monólogo son una terapia para mí, he tenido que reírme de la vida para seguir adelante.

La verdad es que ahora mismo reír nos hace falta a todos…

Sí, pero te diré más, a veces me critican mucho por lo que escribo en mis redes sociales, reconozco que me gusta mucho levantar debate, y estando involucrada en el sector de la imagen pienso en ese término tan actual como es el de “influencer”. Crean unos ídolos que son de mentira: No ganan tanto, ni tienen yates y no son tan divinas. El problema es que muchas chicas jóvenes se fijan en ellas, quieren ser como ellas… Yo creo que lo que le hace falta a la sociedad ahora, aparte de risas, es realidad. El virus y la pandemia nos han dado una bofetada a todos y nos ha hecho ver que no somos tan fuertes. Creo que una bofetada de humildad nos viene a todos muy bien.

ARTICULOS RELACIONADOS

AURELIO MANZANO: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS, QUERIDA TITA!

Texto: Aurelio Manzano Fotos: A.M./Antonio Cuenca En ocasión del cumpleaños de una de las mujeres mas fabulosas que he conocido a través de las cientos...

BEATRIZ RICO publica su primera novela, De miss a más sin pasar por Albacete.

Redacción corazón/Fotos: Gus Geijo “Mi mejor terapia durante el confinamiento fue escribir este libro” Su primera novela es una historia con interesantes golpes de humor,...

BEATRIZ RICO Y EL ROCK AND ROLL

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: Beatriz Rico Todos conocemos a la actriz Beatriz Rico, la hemos visto en el teatro y en la televisión, pero hoy...

BELINDA WASHINGTON “La música me hace volar y me da alegría”

Belinda nació en Inglaterra, hija de escocés y malagueña. Estudió derecho, publicidad y arte dramático. Debutó en 1991 de la mano de Jesús Hermida...

Charo López: “Me he negado muchas veces a hacer cosas que me comprometían en un sentido físico”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: C.L. y Antonio Cuenca Charo López es una de las mejores actrices españolas, con una gran trayectoria en cine, teatro y...

CHARO REINA: “Hay personas que creen que llamándome folclórica me ofenden, se equivocan”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos cedidas por Charo Reina Con Charo Reina no hacen falta muchas presentaciones. Es actriz y cantante, sevillana de cuna y una...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Marcas

DEMANDA TU LESIÓN

0
Marcas

YOGAGOYOGA

0
Marcas

ARTHURSEN

0
Marcas

ALGAMANIA

0

LO MÁS LEIDO

spot_img