jueves, diciembre 2, 2021

Comprar ahora

Emmanuel Esparza: «Esta carrera me ha enseñado a tener los pies en el suelo, que es lo primero que todo actor joven debería tener en cuenta»

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: Pipo Fernández

El actor valenciano, Emmanuel Esparza, ha regresado a España después de doce años triunfando en Colombia. Lo ha hecho para formar parte de “Servir y Proteger”, la serie diaria de TVE (Plano a Plano), donde interpreta al villano Víctor Salas.

Emmanuel se fue a Colombia tras terminar las tres temporadas de la serie “Yo soy Bea”, pero no cruza el charco para buscarse la vida como actor, sino que se marcha con un contrato firmado bajo el brazo. “Un día me llamó Rosa Estévez para hacer un casting de una serie en Colombia que iba a dirigir Sergio Cabrera, el director de “La estrategia del Caracol”, una serie de época alucinante”, recuerda el actor.  Se queda en Colombia un año y medio, lo que dura el rodaje de la serie y vuelve a España en el 2011, “en esa época mi profesión vivía un momento bastante crítico, aunque la verdad que no solo nosotros, era algo general en el país”.  Vuelven a llamarle para protagonizar otra serie, la versión latinoamericana de “Nip/Tuck”, por lo que se vuelve a Colombia. Cuando acabo esta segunda serie me ofrecen una tercera y es cuando tomo la decisión de aparcar un poco mi carrera en España, aun sabiendo las consecuencias que podía tener eso para mí, tenía que aprovechar todo lo que me estaban ofreciendo allí”. Emmanuel empieza a protagonizar una serie detrás de otra, por lo que se queda casi nueve años seguidos en Colombia. Es cuando las redes sociales y las plataformas digitales comienzan a coger fuerza, ya que antes de que todo esto pasara el actor reconoce que todo su trabajo en Colombia casi no tenía repercusión en España. Es cuando le llaman para participar en la serie “Secretos de Estado”, para dar vida al presidente, antes de la pandemia. Cuando termina el confinamiento, en Netflix  empiezan a emitir la serie “La Reina de indias y el conquistador”, donde Emmanuel había participado.

Voy a decirte la verdad, yo creía que te habías ido a Colombia en busca de trabajo…

No, yo no me fui a buscar trabajo, ni me fui porque no lo tuviera aquí. Cuando acaba la serie de “Yo soy Bea”, sigo con mis casting en Madrid, como había hecho siempre, por lo que cuando me voy a Colombia, es con un contrato firmado para una superproducción. Es bueno saber que muchos compañeros se hayan dado cuenta de que no se puede depender de un solo mercado, eso es terrible para un actor, creo que yo fui un poco pionero en eso. Lo mejor es poder trabajar tanto en España como en México o Colombia.

En Colombia has protagonizado grandes producciones, ¿allí también se hace algo más que telenovelas?

En Hispanoamérica se hacen buenas producciones, la cosa es que aquí, en España, hasta que no abrieron las plataformas digitales, no se consumía otro tipo de televisión de habla hispana. De alguna manera, y no me preguntes porque, todo producto en el que se hablara latinoamericano era una telenovela venezolana de los años 80. No teníamos ni idea de que en Colombia y México se estaban haciendo unas series impresionantes, y que además no tienen nada que ver con las telenovelas. “Yo soy Bea” y “Servir y proteger” son series que están muy bien hechas y con unos actores increíbles, pero que no dejan de ser formatos que se asemejan a las telenovelas. Esto es así y no pasa nada por decirlo, creo que uno siempre tiene que ser consciente con lo que está haciendo. Yo tengo la suerte de haber trabajado en series de plataformas, en cine, teatro o telenovelas. Un actor tiene que estar abierto a cualquier cosa, esa es una de las cosas más bonitas que esta profesión te puede enseñar. Me han preguntado mucho por las series que estaba rodando allí, costaba bastante explicar que no estaba grabando telenovelas.

¿Había gente que creía que te habías marchado a Colombia a hacer telenovelas?

Si. A ver, que telenovelas se siguen haciendo e incluso muchas de ellas tienen visibilidad a nivel mundial, cosa que parece inimaginable, pero es así. Además los sueldos que manejan son astronómicos, y son series buenas. Hay una serie en México que se llama “El Señor de los cielos”, es como una narco-novela y me han llamado para hacer el antagonista, pagándome lo que no me han pagado en ninguna otra serie. Hay que tener todo esto en cuenta, porque la carrera de un actor no es solo hacer cine con Almodóvar, ojalá pudiera ser uno de ellos, pero lamentablemente no lo soy. 

¿Cómo ha cambiado Emmanuel Esparza desde que empezó en esto? ¿Qué ha aprendido todos estos años?

Esta profesión es una locura, te va cambiando y te hace crecer a nivel personal y profesional. Es súper divertido verse a uno mismo cuando empieza, en Valencia o en “Yo soy Bea”, recordar ese sentimiento tan pasional y darte cuenta, años después, que en esta profesión nunca se deja de aprender. Empiezas tu carrera con unos sueños que con el tiempo se van modificando, si uno soñaba con trabajar en Hollywood con Spielberg, resulta que después ese sueño se convierte en seguir viviendo de esta profesión. Cuando vienes de hacer una serie como “Secretos de Estado” y me voy a Colombia para rodar “La Reina de Indias y el conquistador”, una serie de sesenta capítulos que ahora se está viendo en todo el mundo, a continuación me vengo a hacer “Servir y Proteger” con gran orgullo y muchísimas ganas…me doy cuenta de lo afortunado que soy. He trabajado mucho para conseguir una carrera como actor, he trabajado en muchos países para conseguir ser el actor que soy ahora, recibiendo siempre cada trabajo con la misma ilusión. “Servir y Proteger” me ha servido para volver a mi país y que me reconozcan como actor, dentro de cuatro meses, cuando acabe, igual me llaman para otra cosa y me volveré a ir. Esta carrera me ha enseñado a tener los pies en el suelo, que es lo primero que todo actor joven debería tener en cuenta. Aquí lo importante no es una carrera de fondo, lo bonito es poder seguir trabajando mucho tiempo en ella.

Hablemos de “Servir y Proteger”, ¿Cuándo haces el casting ya sabías que lo hacías para el personaje de Víctor Salas?

Aparte de “Secretos de Estado” todas mis series las he hecho en Colombia, tengo casa allí, en Bogotá, y otra en Valencia. Mi idea es quedarme en Madrid, a ver si consigo abrir mercado con los proyectos que encuentre. Cuando yo hablé con mi representante en España le planteo la posibilidad de volver, ella hace un par de llamadas y enseguida me estaban ofreciendo varios casting. Uno de ellos era el de “Servir y Proteger” y la directora de casting quería verme en dos papeles, el del bueno y el del malo de la nueva temporada. Reconozco que me dieron los dos casting, pero yo el que quería era el papel de malo, el personaje de Víctor, por lo que puse muchas ganas en ese. A los dos días estaba pasando el casting de TVE, uno de los más rápidos que he hecho en mi vida, les gusté y me pidieron que me cogiera un avión y me volviera a España.  

Imagino que tú vuelta a España la harías con mucha ilusión, ¿no?

Fueron muchas cosas, la mitad de los productores y directores eran de la época de “Yo soy Bea”, por ejemplo, Sergio Mur es muy amigo mío…empezamos a grabar muy pronto y a las 15:30 cada uno se va a su casa. Es una manera de estar entrenando, hacer una serie diaria y tener un contrato de diez meses supone mucho cuando has estado un año sin trabajar. Son el tipo de producciones que todo el mundo quiere hacer, aunque tengas que estar pendiente de la siguiente temporada o de otro proyecto, porque quizás no continúes, esto funciona así. Firmar por diez meses te asegura dormir tranquilo por las noches, además también ayuda estar aquí en Madrid, recuperando contactos y gestionando lo que pasará el año que viene.    

¿Cómo te han recibido tus compañeros de la serie? Porque me has dicho que con muchos ya habías trabajado… 

Ha sido una pasada desde el principio, tanto el equipo del casting como el de la serie me han recibido de maravilla. Estuve dos o tres días un poco preocupado, hacía mucho tiempo que no hacía una serie diaria, ya que en Colombia he estado haciendo otro tipo de producciones. En las series diarias hay escenas muy largas y con mucho texto, pero la suerte es que estoy, mano a mano, con Eduardo Velasco, que lleva cinco temporadas en “Servir y Proteger”, es como si estuviera en el salón de mi casa. Llegar y tener que coger el ritmo a 200 kilómetros por hora, hacer esas escenas no es nada fácil, pero la primera semana fue como un acoplamiento, ahora que llevo ya unos meses estoy acostumbrándome.

Tu personaje, Víctor Salas, es el malo de la serie, ¿cómo es él?

No es un malo como tal. Yo enseguida entendí que sí, que iba a ser el malo de la temporada, pero un malo diseñado para que, a medida que lo vas conociendo, te vayas enamorando de él. Salas tiene un alma buena y es malo por circunstancias. Es el mismo tipo de perfil que Fernando Quintero, el personaje de Eduardo, es malo porque las situaciones de la vida le han obligado a serlo. Víctor tiene unos códigos morales muy altos, tanto de amistad como en lo sentimental, esa trama sentimental, se puede decir, es con el personaje de Raquel Meroño, hacía trece años que no trabajábamos juntos, lo hicimos en “Yo soy Bea”. Me he dado cuenta que tengo mis momentos en los que hago maldades con Fernando, pero luego tengo la vena sentimental con ella. A ver, al final, como todos los malos acabará pagando, pero para ganarme el cariño de la audiencia no voy a ser el malo como tal en esta temporada. Aún no sabemos quién va a ser el villano, pero estará metido en cosas realmente chungas y en cosas imperdonables. Debo decir que Fernando y yo somos un dúo muy interesante, estamos trabajando muy a gusto y lo que está saliendo es muy divertido. 

Aparte de todo lo que has estado haciendo como actor, he visto que has estado en “MasterChef Celebrity” ¿Qué tal ha sido la experiencia cocinando? 

Imagínate, por eso digo que esta profesión tiene de todo. Me ofrecieron participar en la primera temporada de MasterChef Celebrity en Colombia, pero en aquel momento yo estaba rodando en México y dije que no. A mí me encanta cocinar, pero era complicado hacerlo. Dos años después y tras un año de pandemia me llaman, una verdadera suerte. Ese reality es muy bonito, muy blanco, con una de las mejores audiencias en todos los países, así que muy contento y agradecido de que contaran conmigo. Me lo pasé muy bien y además, a mí, me salvó el año, esa es la verdad. Cuando terminé el programa aún tenía cosas pendientes en Colombia, pero no me podía arriesgar a estar parado más tiempo, así que levante el teléfono y llamé a Ruth Franco, mi representante, para que me dijera que cosas había por aquí. Cuando me llamaron para el casting no me lo pensé y me vine para España.

Ahora estas en la serie “Servir y Proteger”, ¿algún proyecto más? 

Me encantaría que, si la cosa va bien, tuviéramos otra entrevista y te dijera que sí. Una de las cosas que más me gusta es escribir, pero por circunstancias de la vida nunca he tenido valor para plantarme delante de un productor y enseñarle algo, he tenido cosas escritas pero, si ya es duro que te digan “no” como actor, cuando escribes algo es el doble de duro. La pandemia me puso tan al límite como para creer que era el momento de terminar de preparar una de las series que tenía escritas, ese era uno de mis sueños. Tengo una productora en Colombia que me está como apadrinando en esta aventura, igual que algún amigo aquí que están mirando mi proyecto, si eso pudiera ver la luz sería el colofón de mi carrera. 

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Marcas

YOGAGOYOGA

0
Marcas

ARTHURSEN

0
Marcas

ALGAMANIA

0

LO MÁS LEIDO

spot_img