jueves, diciembre 2, 2021

Comprar ahora

Ana María Lus, Alpacana: «Estoy convencida de que el entorno rural es el sitio ideal para desarrollar un negocio»

Texto: Guillermo Navarro Lou /Fotos: Alcapana

Alpacana es una nueva empresa que ha surgido en Cantabria, de la mano de Ana María Lus, y nace del amor por las lanas, las fibras naturales, el tejer, el amor por los animales y el entorno rural que es donde actualmente vive, y siempre ha vivido.

Se fundó a partir de una visita que hizo a una granja de alpacas y fue amor a primera vista lo que sintió. Ya tenia rondando por la cabeza alguna idea de emprender y justamente, dándole vueltas a esa idea, tuvo la oportunidad de visitar una granja de alpacas y ella dice que fue como si se hiciera un clik en su cabeza, pensando entonces que por ahí era por donde se quería encaminar.

La ganadora del programa nacional Gira Mujeres, de Coca-Cola, quiere potenciar con su negocio la economía circular, buscar colaboraciones en su entorno para ayudar a que no solo su economía crezca y salga ella beneficiada, sino también la del resto y, así que su entorno crezca también junto a ella.

Además, en la forma que concibe el negocio, busca que haya una total trazabilidad del producto, es decir, saber de dónde viene la lana, saber dónde se ha procesado, cómo está hecho todo el recorrido hasta el cliente final, para que este cliente sepa cuál es el recorrido de la prenda y conozca todos los pasos de la prenda que al final va a llevar puesto.

Al fin y al cabo, busca la máxima trasparencia de la creación del producto y proceso, es la forma en la que ella lo concibe, además para ella es importante lanzar el mensaje a la población y concienciar de que no solo hay que cuidar lo que comes, sino también lo que vistes.

¿Cómo descubrió que el cuidado de la Alpaca y el tejido era su pasión?

Esto fue a raíz de un curso de emprendimiento que hice entre dos trabajos. Yo anteriormente estaba en el paro y ahí fue cuando empezó a germinar la idea de comenzar mi propio negocio y trabajar para mí misma en algo que me gustara. Sobre todo, quería enfocarme en el tema de tejer, porque siempre me ha gustado, de hecho, lo aprendí de mi abuela, con lo cual, tiene un componente también familiar. Y a raíz de estar dándole vueltas es cuando conocí esta granja, ahí fue cuando me cambió el chip en la cabeza y dije: «por aquí quiero encaminar mi vida».

¿Por qué decidiste hacer y tejer tu misma las prendas en vez de subcontratar a una empresa? ¿Por falta de recursos o porque querías tratar el producto tú?

La idea inicial era que yo realizara todo el proceso. Desde la crianza, mantenimiento y cuidados hasta la esquila y transformación de la lana. Con el tiempo me fui dando cuenta que realmente no existe este tiempo material para realizar todo esto. Hay ocasiones en los que ciertos procesos sí que hay que buscar ayuda. Y ese es el momento en el que estoy, buscando colaboraciones y buscando otros artesanos como yo para hacer tándem y poder dedicarme de lleno a ello, porque al final, no hay horas del día para hacer todo lo que uno quisiera.

¿Cómo te sentiste al ganar el programa nacional Gira Mujeres, de Coca-Cola?

Gira mujeres ha sido un antes y un después, la lucha ya empezó en 2015, que fue cuando se gestó la idea y empecé a moverme, a buscar información, ayudas, formación, subvenciones y demás. Y ya en 2019, a través de gira mujeres pues conseguí un reconocimiento de mi labor y de mi esfuerzo que me demostró que iba por muy buen camino y que tenía que continuar así. También me ayudó muchísimo, porque me focalizó en cómo llevar mi negocio, porque al final una tiene muchas ideas en la cabeza y al final esas ideas necesitan un desarrollo y eso yo creo que es lo que me faltaba, saber cómo desarrollar esas ideas, y plasmarlas del papel a la realidad.

¿Te gustaría poder dedicarse únicamente a la producción y comercialización de lana de alpaca?

Sí, jajajaja (se ríe), actualmente es mi sueño. Ahora mismo soy emprendedora, soy autónoma pero también tengo otro trabajo por cuenta ajena hasta que consiga lanzar el producto. Porque esto hay que concebirlo como una carrera de fondo, no es algo a corto plazo, sino a medio-largo plazo. Mi sueño o la idea que tengo es poder dedicarme de lleno y dejar mi trabajo actual, dedicarme 100% a la crianza, producción y comercialización de la lana.

¿En algún momento sentiste miedo, preocupación o te sentiste intimidada por abrir un negocio en una zona rural?

Por ser una zona rural no, si he sentido miedo en algún momento es por la incertidumbre de no saber si vas a conseguir salir adelante por la época con la que estamos, con la pandemia y los problemas que ha traído, pero no por hacerlo en una zona rural. Yo creo que precisamente esa es la parte de mi negocio que menos preocupación o miedo me ha generado, porque estoy convencida de que el entorno rural es un sitio ideal para desarrollar un negocio donde hay muchas oportunidades si las sabes aprovechar. Y es un entorno donde todo el mundo te conoce desde siempre y sientes el apoyo de la comunidad, y si encima, con un negocio rural puedes ayudar a todos los negocios que hay a tu alrededor, bienvenido sea.

¿Qué acogida ha tenido el negocio en el pueblo? ¿Te visitan mucho en la granja?

Estoy en una zona que forma parte de un sendero, la subida al embalse del Juncal, y hay mucha gente que pasa por ahí en bicicleta, andando, se para y mira a las alpacas, pregunta, saca fotos, saca vídeos…También la gente del pueblo, al pasar, ya que es una zona tranquila, se da cuenta de si ha nacido una nueva, preguntan por alguna en concreto, sí que me visitan mucho la verdad. Es una cosa que está en desarrollo: la mejora de la granja para poder recibir visitas como grupos, familias, asociaciones… por hacer una ruta. Visitas del estilo “conoce a las alpacas y dales de comer” por eso estoy rehabilitando la zona y gestionando eso, que será uno de los pilares del negocio.

¿Cómo es de importante mantener la lana lo más natural y ecológica posible?

El tema del calentamiento global y ,gestión de residuos, es de máxima importancia. No solo lo que comemos sino también lo que vestimos, actualmente todo el tema de acrílicos está hecho de plástico y la base de eso es petróleo, por lo que creo que es importante que se opte por fibras naturales. La lana de alpaca es hipoalergénica, existen 22 colores naturales, no tienes que recurrir a los tintes a no ser que se quieran colores muy concretos. Además una prenda de alpaca es perdurable, puedes durar años.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Marcas

YOGAGOYOGA

0
Marcas

ARTHURSEN

0
Marcas

ALGAMANIA

0

LO MÁS LEIDO

spot_img