jueves, diciembre 2, 2021

Comprar ahora

LAS MÁS SINGULARES Y DESCONOCIDAS TRADICIONES NAVIDEÑAS DE ESPAÑA Y SUS REGIONES

Texto: Héctor Aja

La navidad es esa época en la que uno se junta con su familia y comparte el amor, felicidad y estima que uno tiene. Sin embargo, se trata de una festividad religiosa de carácter cristiano y el verdadero significado de este evento es el nacimiento de Jesucristo. Si nos remontamos a sus orígenes, hace mucho tiempo, hace más de 2000 años, Dios envió al ángel Gabriel a una joven, cuyo nombre era María y vivía en Nazaret, que en ese momento se había comprometido con José. Ese mismo ángel le dijo a María que Dios la había bendecido y, en ese momento, iba a quedarse embarazada del Espíritu Santo e iba a dar luz a un niño llamado Jesús, quien se convertiría en el Hijo de Dios. El resto ya es historia. El 25 de diciembre, la fecha más importante de la temporada navideña, del año 1 a.C., seis días antes del cambio de era, Jesús nació en Belén de Judea.

Entre el 24 de diciembre y el 6 de enero, las calles de España cobran vida con una gran variedad de adornos navideños que iluminan las ciudades hasta convertirlas en unas preciosas postales y el ambiente que impera suele estar lleno de alegría y armonía familiar. De hecho, la Navidad en España comienza en torno al 22 de diciembre, cuando se celebra el Sorteo extraordinario de Navidad y se otorga el premio máximo que recibe el nombre de El Gordo, y después tiene lugar la víspera de Navidad, Nochebuena, que se celebra el 24 de diciembre y se organiza una cena familiar con comidas tradicionales y todo tipo de postres. Y los cristianos más devotos asisten en ese mismo día a la Misa del Gallo, donde los feligreses cantan villancicos para conmemorar el nacimiento del Hijo de Dios mientras tocan la guitarra, tambores y panderetas. Luego, el 25 de diciembre ya comienza la Navidad, y desde ese día tienen lugar varias tradiciones como en el caso del día 28 de diciembre, cuando se celebra el Día de los Inocentes, el 31 de diciembre, que es el último día del año y cuando el reloj marca la medianoche antes de recibir el año nuevo, la gente reunida en sus casas con sus respectivas familias se comen las 12 uvas de la suerte en los últimos segundos del año. Ya el 5 de enero se organizan varios desfiles con grandes carrozas para celebrar la llegada de los Tres Reyes Magos y, al día siguiente, todos los niños de España reciben los regalos nada más levantarse.

En algunas regiones de España tienen muchas tradiciones como en el caso del País Vasco, cuyas tradiciones tienen raíces paganas y esta época tiene lugar el 21 de diciembre durante la feria de Santo Tomás. Esta celebración tiene su origen en el siglo XIX, cuando los agricultores solían viajar a ciudades como San Sebastián durante el 21 de diciembre para pagar el alquiler a sus propietarios y aprovechaban para vender sus productos frescos en puestos de mercadillo, de modo que eso se convirtió en una costumbre hasta ahora. Durante ese día, cada vasco viste sus trajes típicos con su txapela (gorra tradicional vasca) u otros vestidos tradicionales de esa región. Uno de los alimentos que se consume es el Talo, que se tratan de unas golosinas hechas con una masa especial, muy parecida a una crepe de harina de maíz, agua y un poco de sal, y se envuelve alrededor de la Txistorra, que se trata de un embutido local y se asemeja bastante a lo que conocemos como chorizo. En el caso de la Nochebuena, algunas comunidades autónomas se preparan para recibir a Santa Claus y regiones como País Vasco reciben a Olentzero, su propia figura navideña, un anciano gordito y amable que trabaja en las minas, fuma pipa y vive en lo alto de una montaña. Y en el mismo día, Olentzero entra por las casas a través de la chimenea o trepa hasta el balcón y se encarga de repartir regalos a niños, e incluso carbón a todos aquellos niños que se han portado mal. 

En el caso de Cataluña, cuenta con su propia tradición navideña y en ella se hace gala de un pequeño tronco de madera con una cara sonriente que recibe el nombre de Caga Tió y cuenta con un sombrero rojo tradicional en Cataluña. Los niños tienen que ir “alimentándolo” con turrón, uno de los dulces más típicos de España en esta festividad, y mandarinas hasta Nochebuena, mientras lo cubren con una manta para que no pase frío. Una vez llega la víspera de Navidad, los niños tienen que cantar una canción de Caga Tió y reciben regalos debajo de la manta de esa misma figura. Otra de las figuras más típicas de esa región, con la que se suele decorar los belenes de Navidad, es el Caganer, que suele ser una figurita de un hombre agachado mientras atiende a sus necesidades fisiológicas y se trata de un símbolo de buena fortuna y fertilidad.

En la zona del Pirineo central, en Aragón, tiene lugar una tradición navideña similar a la de Cataluña, y es la quema del tronco o tronca de Navidad, o tizón de Nadal, para el solsticio de invierno. Un ritual ligado a los antepasados y al renacimiento, cuyas cenizas se repartían o se guardaban en el bosque. En algunas zonas del Alto Aragón, como el caso de Jaca, se sigue llevando a cabo de esta forma, de modo que se suelen realizar varios cánticos con los niños como protagonistas en muchas ocasiones. Finalmente, el 25 de diciembre se realiza la quema. Sin embargo, se dan varios tipos de rituales en torno a esta tradición, ya que una de ellas consiste en dejar un trozo de leña cerca de la chimenea o el árbol de Navidad, rellenarlo con un poco de vino, mientras se pronuncia una bendición. En otro caso, los niños suelen pegar golpes al mismo trozo de leña para que esta “cague” todas las gominolas y presentes que hay en su interior. Actualmente, esta tradición está desapareciendo cada vez más.

En Galicia, hay una tradición que surgió hace poco, a mediados de la década 2000, y se trata de un gigante de profesión carbonero, Apalpador, que surgió en las zonas montañosas del este de Lugo. Se trata de un anciano, de apariencia afable, con la barba roja con una boina y una chaqueta de colores y un pantalón lleno de parches. Y, según la leyenda, en Nochebuena y Nochevieja abandona las montañas para bajar a las aldeas y visitar de manera sigilosa a niños pequeños y comprobar si están lo suficientemente alimentados para luego dejarles un puñado de castañas y regalos para desearles un año nuevo a rebosar de felicidad y alimentos.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Marcas

YOGAGOYOGA

0
Marcas

ARTHURSEN

0
Marcas

ALGAMANIA

0

LO MÁS LEIDO

spot_img