lunes, junio 27, 2022

El divorcio más allá de los sesenta años

Redacción

Entrevista a Felipe Mateo Bueno www.mateobuenoabogado.com

Desde que en España se aprobara la ley del divorcio en el año 1981 los datos de edades han cambiado sustancialmente. ¿Se divorcian más ahora las parejas mayores, es decir, los senior, los mayores de sesenta años. Hablamos con un abogado experto en derecho de familia, Felipe Mateo Bueno sobre su percepción.

¿Han aumentado los divorcios en personas mayores de sesenta años con respecto a, por ejemplo, hace diez años?

Curiosamente la franja de edad de personas mayores de 60 años es la que menos se divorcia. Prueba de ello son los datos del año 2020 en los que el mayor número de divorcios se produjo en las parejas de 40 a 49 años, seguidos de las parejas de 50 a 59 años y encontrándonos en tercer lugar a las parejas de 30 a 39 años. En mi opinión, a la vista de lo que veo en mi día a día como abogado de familia, diría que no han aumentado significativamente los divorcios en personas mayores de 60 años.

¿A qué lo atribuye?

El hecho de que el colectivo de personas mayores de 60 años sea el que menos se divorcia, en mi opinión, es debido a que las parejas que no funcionan se divorcian antes de alcanzar dicha edad. Así mismo, una vez alcanzada esa edad, muchas parejas –aunque su relación no funcione– no dan el paso de divorciarse porque no les conviene o, dicho de otra manera, siguen juntos por «interés».

¿Suelen tomar ellas o ellos la decisión?

No dispongo de datos oficiales para dar una respuesta. Pero, a la vista de lo que veo y escucho en el desarrollo de mi profesión como abogado de familia, podría decirse que, en lo que a esta cuestión se refiere, hay un «empate técnico».

¿Cuáles suelen ser los motivos?

Son muchas las causas que pueden dar lugar a un divorcio. Sin embargo –y en contra de lo que pueda pensarse–, la primera causa de divorcio es la familia. En los matrimonios más jóvenes el detonante suele ser el nacimiento de un hijo. Así, una gran mayoría de divorcios se produce en los cinco años siguientes al nacimiento de un hijo. En otros casos, bien podría decirse que muchos divorcios se producen porque uno de los cónyuges no ha sabido cortar el «cordón umbilical» con su familia o, dicho en términos coloquiales, poner a su familia en su sitio, permitiendo todo tipo de intromisiones en su matrimonio, lo que a la larga acaba terminando con la relación de pareja.

Otro dato curioso es que muchos divorcios se producen una vez que los padres de alguno de los cónyuges han fallecido. Es como si la persona no se atreviera a dar el paso de divorciarse hasta que sus padres –ambos o uno de ellos– han fallecido.

Finalmente –aunque pueda pensarse lo contrario– la realidad nos muestra que, los divorcios por la «intromisión» o existencia de terceras personas, son minoritarios.

Imagino que a esas edades desaparece el problema de la custodia, ¿cuáles son, sin embargo, los motivos de desencuentro?

Cuando el amor se termina solo se discute de dinero y, si en la ruptura no hay hijos o estos ya son independientes, la cuestión económica es la única cuestión por la que litigar. En estos casos, la cuestión relativa a posibles pensiones compensatorias toma un especial protagonismo ya que, dada la edad –mayores de 60 años– la incorporación o reincorporación al mercado laboral es complicada por no decir imposible y, si no se ha cotizado lo suficiente, no se va a poder obtener una pensión de jubilación.

Después de la pensión compensatoria la cuestión principal es la liquidación de la sociedad de gananciales, es decir, cómo se reparte esa pareja el patrimonio acumulado a lo largo de toda una vida.

¿Tiene en su despacho alguna anécdota sobre esto?

Sí. La clienta más mayor que he tenido fue una señora de 82 años. No la he olvidado. Cuando acudió a mi despacho para divorciarse lo primero que me dijo fue «He decidido que lo que me quede de vida quiero vivirlo». En este caso quien tomó la decisión, obviamente, fue ella y la lección que me dejó–nos dejó– es que nunca es tarde para terminar una relación que no funciona.

Artículos relacionados

1 comentario en “El divorcio más allá de los sesenta años”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal