miércoles, julio 24, 2024

Enfermedad de Peyronie: ¿Cómo tratar la curvatura del pene?

Texto: DR. FRANÇOIS PEINADO IBARRA. Urologia en Madrid. Miembro Topdoctors

La enfermedad de Peyronie es una enfermedad de causa desconocida caracterizada por una placa fibrosa en el pene que produce una curvatura durante la erección.

Dependiendo de la extensión de la banda fibrosa, el proceso puede imposibilitar la penetración por el grado de curvatura en el pene o hacer que la erección resulte dolorosa. 

Síntomas de la enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie (EP) es muy frecuente pero poco comprendida. Se caracteriza por el dolor de pene, la curvatura durante la erección, disfunción sexual e inseguridad psicológica.

En ausencia de un tratamiento activo, la mayoría de los hombres experimentan síntomas que empeoran con el paso del tiempo, y solo son casos excepcionales los que informan de una resolución espontánea de la curvatura del pene u otra deformidad. Por el contrario, el dolor del pene suele mejorar o resolverse en la mayoría de los hombres.
 
Repercusiones psicológicas de esta enfermedad

Los hombres con esta patología pueden experimentar una angustia significativa, cuyo alcance no está necesariamente relacionado con el grado de curvatura ni con la deformidad del pene.

Las preocupaciones psicológicas relativas a la imagen personal, la apariencia y la conducta sexual, la baja autoestima, la ansiedad, la depresión y los problemas de pareja pueden contribuir al componente psicogénico de la disfunción eréctil (DE).
 
Las causas de la enfermedad de Peyronie

El origen exacto de esta enfermedad es todavía desconocido. La hipótesis más aceptada es que, en los individuos genéticamente predispuestos, los traumatismos o microtraumatismos repetitivos en el pene erecto provocan la inflamación, la degradación de la capa elástica y la formación de placas inelásticas.

Este proceso de cicatrización puede llevar a una serie de problemas, como deformidad del pene, disfunción eréctil o dolor durante la erección.

¿Cómo es el diagnóstico de la enfermedad de Peyronie?

Generalmente los pacientes tardan en acudir a consulta porque al comienzo del proceso no le dan importancia o creen que es una situación pasajera. Por esta razón, el tiempo medio en consultar con un especialista es de 12 meses.

Para detectar si existe la enfermedad de Peyronie se debe realizar una exploración física, en la cual el 90% de los pacientes se palpa una placa o dureza en el pene. Esta placa se suele situar en la mitad de los casos en el tercio medio del pene en su cara dorsal o superior.
Tras la exploración física, se realiza una ecografía de pene que constituye la prueba diagnóstica más importante para evaluar las distintas patologías que le afectan. Este estudio permite el análisis de las diferentes estructuras del pene: los cuerpos cavernosos responsables de la erección, el cuerpo esponjoso que incluye la uretra, y el resto de la vascularización compuesta por un complejo entramado arterial y venoso.

La prueba se realiza con el pene en flacidez y en erección, para poder determinar los cambios vasculares que se producen. La erección se consigue mediante una inyección indolora de una sustancia llamada Prostaglandina E1, que actúa sin necesidad de estimulación sexual.
Por último, la ecografía doppler ofrece una información más precisa sobre los flujos vasculares de las arterias del pene. Las ventajas que aporta este tipo de prueba son: no es invasiva, no es dolorosa y no emite radiaciones.
 
¿Existe tratamiento para la enfermedad de Peyronie?

A la hora de elegir el tratamiento, se debe tener en cuenta varios factores: el estadio de la enfermedad, la presencia de dolor, la gravedad y dirección de la curvatura, la longitud del pene, y la calidad de la función eréctil.
 
En la fase inicial/aguda de esta patología, los tratamientos no quirúrgicos tienen como objetivo aliviar el dolor del pene y minimizar la progresión de la enfermedad con la estabilización de la inflamación, la formación de placas y la deformación del pene.

Durante esta etapa es normal que se indique la administración de terapias orales, aunque hasta la fecha no existen datos sólidos que respalden su utilización como monoterapia para la enfermedad de Peyronie. Además, se puede indicar la terapia de tracción del pene y las inyecciones intralesionales dentro de la placa, dando lugar a mejoras modestas para muchos pacientes, especialmente cuando se usa al principio de la aparición de los síntomas.

Se han probado muchos tratamientos locales con inyección de diferentes sustancias en la placa, pero lo cierto es que no han demostrado una verdadera eficacia. En el año 2013 se aprobó el primer fármaco para el tratamiento de esta enfermedad: la colagenasa. Este tratamiento tiene unos resultados limitados reduciendo la curvatura en unos 15-17º en el mejor de los casos.

Frente a esa situación, también existe la opción de la cirugía. Esta se ofrece cuando los tratamientos médicos han fracasado y el grado de curvatura del pene imposibilita tener relaciones sexuales o cuando el paciente lo solicita debido a la repercusión psicológica que experimenta en su vida diaria.
Hasta la fecha, la cirugía de corrección de la curvatura del pene es el tratamiento principal para la deformidad del pene, con el consiguiente alivio de la angustia sexual.

Este tratamiento quirúrgico puede ser la plicatura del pene, la incisión de la placa, la escisión parcial o el injerto. Estas vías representan los enfoques más rápidos y fiables para corregir la curva peneana una vez que los síntomas se han estabilizado.

En el caso de pacientes que presentan disfunción eréctil y que no responden a tratamientos farmacológicos, también existe la colocación de prótesis de pene como alternativa.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal