miércoles, julio 24, 2024

María Suarez: «Mi máximo referente en este deporte siempre será mi padre»

Texto: Sandra de Arriba Fidalgo/ Fotos: M.S.

María Suárez Alonso es una Ponferradina de 25 años que ha sido capaz de compaginar sus estudios en la universidad, con el tenis de alta competición. Superando el reto de hacer compatibles ambas cosas, María es graduada en Derecho por la Universidad del Atlántico Medio (en su formato a distancia) desde junio de 2022, y tras superar la fase previa del II Torneo Internacional Ciudad de Orense, es desde agosto de este mismo año, clasificada en el ranking internacional de la Federación Internacional de Tenis.

María comenzó a jugar al tenis desde muy pequeña. Su padre también jugaba y competía en este mismo deporte, y como hobby para pasar más tiempo junto a él, agarró su primera raqueta con 4 años. A los 6 años empezó a entrenar en la escuela de tenis del Club de Tenis Ponferrada. A partir de entonces, fue pasando por manos de diferentes entrenadores, y con tan solo 10 años, comenzó a jugar con más seriedad iniciándose en la competición local y metiéndose poco a poco en el nivel provincial.

En la actualidad, María reside en Valladolid; entrena y presenta a la competición a un grupo de chicas, continúa con su formación académica a distancia, y el tenis para ella sigue siendo una parte muy importante de su vida en la que cada vez se profesionaliza más.

¿Cuál ha sido tu mayor logro dentro de este mundo?

Destacaría muchos momentos de mi carrera deportiva, pero creo que el mayor logro hasta la fecha ha sido conseguir mis primeros puntos internacionales (en agosto de 2022). Como consecuencia de los tres puntos internacionales conseguidos, logré aparecer por primera vez en el Ranking Internacional de la ITF (International Tennis Federation). En aquel momento, me posicioné como la número 1040, y actualmente, me ubico en el número 1064 del ranking internacional.

¿Tienes algún ritual antes de los partidos?

Antes de entrar en pista, me gusta mucho calentar con mi música, totalmente apartada de la gente y sola, porque me ayuda a concentrarme. Luego, dentro de la pista, sí que es verdad que tengo pequeñas manías que me ayudan con la concentración. Entre ellas, por ejemplo: en el primer juego de cada set nunca saco la toalla a la valla, siempre la dejo en el banco, y cuando en los demás juegos saco la toalla a la pista, siempre cuento 4 cuadraditos hacia la derecha para colgarla.

¿Quién es tu principal referente en este deporte?

Si hablamos a nivel de jugadores profesionales, siempre he tenido dos referentes en la cabeza: Rafael Nadal y Roger Federer. El primero yo creo que un poco por lo que nos transmite a todos; sus valores, su trabajo, su constancia… al final nos ha demostrado que no tiene una técnica espectacular, pero se nutre de otras muchas cosas, y por eso yo creo que es un ejemplo y se ha convertido en un referente para tanta gente. Y, por otro lado, Roger Federer me cautiva por su clase, su elegancia y su saber estar… además de tener una técnica impoluta, que desde luego siempre me ha llamado la atención.

Pero, por otro lado, si me llevo la pregunta más al terreno personal, te diría que mi referente ha sido, es y será siempre sin ningún tipo de duda; mi padre. Al final, él fue quien me puso mi primera raqueta en la mano y durante toda mi vida, le he visto jugar y competir, y siempre he soñado con ser capaz de conseguir la mitad de los títulos autonómicos que él había conseguido. Él es quien me ha entrenado toda la vida, quien ha hecho miles de kilómetros a mi lado, el que ha sacrificado muchísimas horas de su tiempo libre por entrenarme y acompañarme. Y el hecho de que por suerte y gracias a su incansable apoyo, haya conseguido superarlo, se lo debo a él. Por lo que siempre será mi máximo referente en este deporte.

¿Además de jugar al tenis, a qué te dedicas? ¿Cómo lo compaginas?

Llevo toda mi vida compaginando el tenis con los estudios, la realidad es que hasta que terminé bachillerato, fue relativamente sencillo, pero en el momento en el que empecé la universidad, es cierto que las cosas se me complicaron un poco. Este verano me he graduado en Derecho en la Universidad del Atlántico Medio con su formato a distancia y actualmente estoy cursando a distancia el Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Nebrija. Para poder compaginar ambas cosas, siempre he tenido que optar por formatos semipresenciales o a distancia, porque, al fin y al cabo, ha sido la única manera en la que me he podido permitir mantener el ritmo académico al mismo tiempo que continúo con mis entrenamientos y competiciones.

¿Cuándo consideras que comenzaste a jugar a nivel profesional?

Empecé a competir a los 10 años, pero yo creo que es a partir de los 15 años cuando consigo varios títulos autonómicos y me doy la oportunidad de empezar a probarme en el circuito nacional de alto nivel. A partir de entonces, y a los 16 años, comienzo a aparecer en mis primeros torneos internacionales.

¿En algún momento has sentido ganas de tirar la toalla y abandonar?

La verdad es que sí, creo que se me ha pasado por la cabeza más de una y de dos veces. Al final, son muchas horas, es mucho trabajo y mucho sacrificio, son muchos kilómetros y muchos desplazamientos que en varias ocasiones me han quitado tiempo de otras muchas cosas.

Hoy en día, no me arrepiento para nada. Pero sí es verdad, que hubo un punto de inflexión en mi carrera, en el que ya no sabía si tanto esfuerzo compensaba de verdad. Esta “crisis” vino desencadenada por una lesión de hombro bastante complicada que aún arrastro hoy en día y con la que desgraciadamente en ocasiones sigo teniendo recaídas. A causa de esta lesión, durante una temporada me vi más fuera que dentro de todo esto y con la incertidumbre de no saber si podría volver al nivel que había alcanzado, a disfrutar, o sencillamente a poder jugar sin dolor. En ese momento, sí que es verdad que llegué a pensar que todo el trabajo que estaba haciendo para poder recuperarme no valía la pena y se me pasó por la cabeza abandonar. Por suerte, hoy en día no me arrepiento de todo ese esfuerzo, me siento orgullosa de haber continuado, sigo con ganas, y la verdad es que estoy muy contenta.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal