viernes, diciembre 2, 2022

Comer o no comer … Esa es la cuestión

Texto: Ana S. Diéguez

Reflexiones gastronómicas en momentos de pandemia

La oferta gastronómica actual nos desborda. Infinidad de restaurantes que a priori nos seducen con una atractiva carta que no siempre logra su objetivo. Conquistar al comensal.

Tras los críticos momentos que está atravesando el sector de la hostelería, muchos restaurantes se han visto obligados a echar el cierre. En muchos casos, una verdadera pena. Una terrible injusticia propiciada por la complicada situación. Sin ir más lejos, en Pozuelo el sorprendente Bite Club Pozuelo lamentablemente se vio obligado a tirar la toalla dejando una gran pérdida ya que su increíble equipo nos sorprendía en cada visita con innovadoras recetas que eran siempre un rotundo acierto.

Sorprendentemente, mientras muchos locales no han sido capaces de capear el temporal, un considerable número de intrépidos empresarios se han lanzado a arrancar con nuevas aperturas. Un claro ejemplo de ese afán de seguir luchando lo encontramos en Taberna EL BESQ. Un pequeño gran proyecto ubicado al lado del emblemático cine Morasol dónde su precursor, el simpatiquísimo José Galán nos recibe con una sencilla propuesta culinaria rebosante de sabor y de acertados bocados que triunfan nada más catarlos.

Vivimos en un país que destaca por su cultura gastronómica. Sabores tradicionales. Recetas mediterráneas. Locales innovadores. Una divertida mezcolanza que contribuye a llevar mejor estos difíciles momentos.

La cultura de ocio y la pasión por la gastronomía en España hace que nuestro país se sitúe con frecuencia en el punto de mira. Un orgullo que transmitimos y atrae a un necesario turismo que poco a poco se va reactivando.

Sorpresas. Decepciones. Grandes descubrimientos. Cuando nos decidimos a salir a comer generalmente corremos el riesgo de acertar o cometer una mala elección.

Si queremos ir a tiro fijo, los clásicos no fallan. En el barrio de Salamanca, concretamente en la elegante calle de Claudio Coello, encontramos un pedacito de Andalucía en plena capital. El restaurante La Giralda, nos conquista con unas de las mejores frituras que hemos probado y todo el carisma de su fundador, el imparable Carmelo Espinosa.

Para los amantes del arte culinario japonés, Yugo The Bunker constituye un rotundo acierto. Tanto en su versión más informal, en el espacio Gourmet Experience de El Corte Inglés de Callao, como en Yugo The Bunker, el incombustible Julián Mármol, nos enamora con una insuperable carta de corte nipón que ha recibido la ansiada estrella Michelin.

Si lo que queremos es disfrutar de un ambiente distendido en un precioso local sin necesidad de pagar una factura desorbitada, en Taberna Los Gallos encontraremos una deliciosa propuesta gastronómica a muy buen precio y un servicio que se esmera en hacernos felices.

Un restaurante para cada ocasión. Locales que nos sorprenden con estéticas cuidadas y maravillosas que nos trasladan a destinos paradisiacos cuando no podemos subirnos a un avión. En Thai Arturo Soria la paz se respira nada más cruzar su umbral. Un ansiado sosiego y un exotismo embriagador que nos conquista con increíbles aromas, sabores y matices. Un coqueto restaurante que irradia romanticismo por los cuatro costados y nos tienta a volver irremediablemente, mucho antes de lo que teníamos previsto.

No obstante, en ocasiones sencillamente lo que nos apetece es comer bien. Calidad. Sencillez. Buen servicio. En Materia Prima, un original concepto a escasos pasos del estadio Santiago Bernabéu nos ofrecen la opción de confeccionar nuestro menú cien por cien a medida. En sus vistosos mostradores exhiben majestuosamente formidables pescados y mariscos recién llegados de las lonjas para que seleccionemos lo que queremos consumir y su elaboración. Una agradable propuesta que nos permite elegir también el ticket medio en función de nuestro apetito.

Las opciones son infinitas. Por mucho que salgamos a comer y cenar fuera, la oferta gastronómica actual nos desborda. Muchos sitios por conocer. Gratas sorpresas. Algunas decepciones. Muchos platos que saborear y disfrutar…

A pesar de todo, insisto en que, sin duda, un factor que influye tremendamente en nuestra percepción es LA COMPAÑÍA. Elegir bien el restaurante y con quién deseamos compartir esos momentos. Bocados de felicidad que convertiremos en recuerdos inolvidables que muchas veces nos harán volver… mucho antes de lo que teníamos previsto.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal