lunes, marzo 4, 2024

Del 24 al 26 de febrero de 2023 los ucranianos de 30 ciudades españolas se unirán con Ucrania

Texto: Comunidad Ucraniana de España

El 24 de febrero de 2023 se marcarán 365 días de resistencia desde la invasión, a gran escala, de Rusia a Ucrania en una guerra de 9 años

Rendiremos homenaje al coraje del pueblo ucraniano y honraremos la memoria de miles de inocentes asesinados por la guerra genocida de agresión de Rusia contra Ucrania.

En la conferencia de las asociaciones ucranianas de toda España, llamamos a manifestarnos contra la invasión rusa de Ucrania a gran escala, que comenzó justamente hace 1 año, la madrugada del 24 de febrero de 2022, ¡y que todavía continúa!

En primer término, recordamos y honramos a todos los que ya no están con nosotros, a todas las personas que han sido víctimas de esta guerra. Las terribles masacres, como las de Bucha, Borodianka, Izium, Mariúpol, y otras muchas, han demostrado claramente que el objetivo de Rusia no es sólo la conquista de territorios, sino también el exterminio del pueblo ucraniano.

Las tropas rusas a su paso han cometido asesinatos sumarios y han cavado enormes fundiciones comunes para esconder sus crímenes. Han dejado a gente inocente violada, torturada y deportada, niños huérfanos, mujeres y hombres viudos, padres y madres con hijos asesinados, familias, rotas de dolor de por vida, ancianos que necesitaban paz y descanso, han vuelto a vivir la angustia y el miedo a tiempos pasados. Han provocado una catástrofe humanitaria con millones de refugiados, una brutal destrucción de nuestras ciudades, pueblos y patrimonio, así como el saqueo de nuestras cosechas, recursos e incluso nuestros hogares.

Los ucranianos saldremos a las calles de 30 ciudades de España para expresar nuestro rechazo total hacia la invasión rusa de Ucrania, al igual que en todas las guerras, y para decir un ROTUNDO:

¡NO al genocidio, a los crímenes contra humanidad y a los crímenes de guerra, a las masacres y torturas, ni a ninguna otra violación de los derechos humanos, ni durante la invasión rusa de Ucrania, ni en ninguna parte del mundo, NUNCA! Durante este duro año la Oficina del Fiscal General de Ucrania ha registrado más de 69.768 crímenes de guerra y agresión. Y entre niños y niñas de Ucrania la guerra ha provocado 461 muertes, 923 heridos, 344 desaparecidos, 16207 deportados, y todavía es imposible establecer los números exactos. También en los territorios ya liberados se han descubierto numerosas cámaras de tortura, incluso una destinada a menores de
edad.

¡NO a las violaciones de mujeres, hombres, niños y niñas, que se producen de las maneras más crueles imaginables por parte del ejército ruso! Según la ONU, las edades de las víctimas de estas agresiones sexuales están entre los 4 y 82 años. ¡Rechazamos la violencia sexual como arma de guerra!

¡NO a las deportaciones forzadas de familias, niños y niñas hacia la Federación Rusa! Según el Comisario de Derechos Humanos del Parlamento Ucraniano, hay datos que demuestran que al menos 2.800.000 civiles han sido deportados sin tener ningún conocimiento sobre su destino, ni siquiera si todavía siguen con vida. Y en los “campos de filtración” una vez más los derechos humanos son violados de forma flagrante.

¡NO a los bombardeos de nuestros pueblos y ciudades! ni al uso de armas de destrucción masiva, especialmente de armas prohibidas como las bombas de racimo, termobáricas o de fósforo, ni otras armas químicas ni biológicas, ni las minas antipersona o antitanque ¡con las que las tropas rusas han regado el territorio, ni a cualquier otra arma usada por el ejército ruso para matar a la población civil!

¡NO a las amenazas nucleares de Rusia, ni hacia Ucrania, ni hacia Europa, ni hacia cualquier otro país del mundo! Esta es la manera de actuar de un estado terrorista: el uso de la amenaza nuclear como estrategia coercitiva. Si la comunidad internacional cede ante el terrorismo ruso, habremos dado lugar a un peligroso precedente por el futuro del planeta. Los ucranianos, en cambio, SOMOS GENTE DE PAZ y esto lo demostramos en 1994 al firmar el Memorándum de Budapest, acuerdo por el que Ucrania renunció todas sus armas nucleares.

¡NO a la destrucción de viviendas, zonas residenciales, hospitales y otros centros sanitarios, infraestructuras esenciales para el bienestar fundamental del individuo, como el acceso a electricidad, el agua y la calefacción, guarderías, escuelas, universidades y todo tipo de centros de enseñanza, de edificios administrativos, religiosos y otros, del patrimonio histórico y cultural, de obras de arte, museos, bibliotecas y archivos, del patrimonio industrial y económico y todos los lugares que dan trabajo y dónde hay puestos de trabajo!

¡NO al sufrimiento de animales, a las víctimas silenciosas de la guerra, ni a los daños al medio ambiente, provocados por la invasión rusa!

¡NO a las inseguridades y violencias contra las mujeres y criaturas que salen del país en busca de refugio, causadas por las mafias de explotación sexual y laboral que despliegan sus redes de captación aprovechando la extrema vulnerabilidad!

¡DECLAREMOS que esta guerra, como todas las guerras del mundo, es intolerable! Mediante la violación brutal y demostrativa de todas las normas del derecho internacional, Rusia busca destruir la unidad de los países democráticos y volver al mundo de imperialismo y las guerras coloniales.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal