miércoles, mayo 22, 2024

Detrás de ‘El enjambre’: Los secretos de una novela cautivadora

Texto: Carlota Quilez

Hoy tenemos el privilegio de adentrarnos en los entresijos de una fascinante novela, «El enjambre”. Nos acompaña José Gil, quien nos llevará de la mano a través de su proceso creativo y revelará los desafíos y la inspiración detrás de esta cautivadora historia. Descubriremos cómo han tejido los autores, José Gil y Goretti Irisarri, una trama intrincada en medio de un período histórico complejo, y cómo los personajes han cobrado vida en medio de un enigmático enjambre de espionaje, misterio e intriga.

“El enjambre» se desarrolla en la Galicia de posguerra, en plena Segunda Guerra Mundial y bajo el régimen de Franco. ¿Qué os inspiró para situar la trama en este contexto histórico y geográfico?

Este libro está escrito a cuatro manos junto con mi socia, Goretti Irisarri, quien es gallega. Juntos decidimos que Vigo en 1941 sería el escenario ideal para desarrollar una trama de espías y un intrincado nudo de espionaje en la España de Franco.

Durante ese período histórico, Vigo se convirtió en un lugar clave, ya que los submarinos nazis recalaban en secreto allí. Además, todas las potencias involucradas en la Segunda Guerra Mundial estaban presentes: los americanos, algunos espías comunistas, los ingleses, los nazis y los espías franquistas. La convergencia de todas estas fuerzas creó un complejo entramado de intereses, donde cada grupo tramaba contra los demás. Esa combinación de factores históricos y geográficos nos permitió tejer una trama llena de intrigas y conspiraciones, dando vida a un escenario fascinante para los lectores mientras exploran este momento crucial de la historia española y mundial.

El protagonista, José Luis Merinero, es un obsesionado por encontrar a la autora del misterioso manuscrito. ¿Cómo describirías la evolución de este personaje a lo largo de la historia?

Es relevante destacar que en la historia hay dos protagonistas distintos. Uno de ellos es Merinero, quien es un sensor y recibe un manuscrito que habla sobre el robo de información de un cuaderno secreto nazi. La autora de este manuscrito es Elsa Braumann, quien también es una protagonista fundamental en la trama. Es fascinante notar cómo el libro en sí se convierte en una especie de historia dentro de otro libro, donde el lector, mientras lo lee, descubre tanto la historia de Elsa como el robo de información de los nazis.

Esta conexión entre los dos protagonistas y la trama que se desarrolla alrededor de ellos crea una experiencia de lectura cautivadora. A medida que avancé en la narración, pude presenciar la evolución de José Luis Merinero, su obsesión por encontrar a Elsa Braumann y descubrir la verdad detrás del manuscrito.

¿Cómo abordasteis la creación de esta novela dentro de otra novela?

Fue una de las cosas que más nos apasionó. Teníamos en realidad dos historias que se desarrollaban en paralelo, y esto nos brindó la forma perfecta de unirlas. A medida que fui escribiendo, me sumergí en la perspectiva de Merinero, un personaje oscuro y miserable atrapado en un infierno interior.

Sin embargo, todo cambia cuando llega a sus manos el manuscrito de Elsa. A través de la lectura, Merinero se da cuenta de que aún puede encontrar una especie de redención en su vida. A partir de ese momento, su búsqueda de Elsa se convierte en un camino hacia la salvación para ambos. Ella ha desaparecido, y nadie sabe nada de ella después de haber escrito el manuscrito.

¿Cómo describirías la evolución de Merinero?

Es realmente interesante y compleja. Comenzamos con un personaje extremadamente oscuro, un hombre que parece estar completamente perdido. Ha experimentado los horrores de la guerra desde el lado franquista y actualmente trabaja para el régimen de Franco, censurando libros y persiguiendo a espías republicanos, incluso llegando a matar personas en el proceso. Su camino parecía estar trazado hacia la oscuridad y la desesperación. Sin embargo, el desafío era lograr que este personaje, a pesar de todo lo que ha hecho, sea capaz de soltar sus sombras y conectar con el lector. Queríamos que encontrara un atisbo de luz, una posibilidad de redención. A partir de ahí, poco a poco, lo guiamos hacia esa luz, permitiendo que empatice con el lector y mostrando la oportunidad de salvarse.

Fue un proceso costoso, pero valió la pena, ya que la transformación de Merinero a lo largo de la historia le dio una profundidad y complejidad que lo convirtieron en un personaje realmente cautivador. A través de esta evolución, Merinero pasó de ser un hombre atrapado en la oscuridad a encontrar la posibilidad de redimirse y buscar la luz en su vida.

¿Qué aspectos del personaje de Elsa hicieron que Merinero se sintiera atraído por ella de manera tan intensa?

Lo que lleva a Merinero a sentir una intensa atracción hacia Elsa no es tanto un enamoramiento, sino más bien una fascinación. A lo largo de la novela, Merinero se encuentra inmerso en la búsqueda de los restos de su esposa, quien fue asesinada por los republicanos. La mayor parte del tiempo está preguntando a su superior, si han encontrado los huesos o el cuerpo de su esposa. A pesar de su tristeza y amor perdurable por su mujer, descubre en Elsa algo que lo cautiva profundamente. Ella se convierte en una figura fascinante para Merinero, y cada vez se siente más involucrado en la búsqueda que ella ha plasmado en su libro. De hecho, esa búsqueda también se convierte en la suya, ya que termina buscando la información del cuaderno nazi que Elsa ha escrito en su manuscrito.

¿Por qué decidisteis explorar estos temas en la novela y cómo se reflejan en la búsqueda de Merinero por descubrir el destino de Elsa Braumann?

Decidimos explorar estos temas en la novela porque son aspectos que tanto Goretti Irisarri como yo hemos abordado en nuestros trabajos literarios previos. Siempre nos han interesado los personajes oscuros y ambiguos, aquellos que no son completamente malos ni completamente buenos, sino que se mueven en una zona gris donde hay luces y sombras. La trama ambientada en la Segunda Guerra Mundial, la censura y el espionaje nos ofrecía un terreno fértil para desarrollar intrigantes aventuras. El contexto del espionaje encaja a la perfección para explorar múltiples aspectos, tanto positivos como negativos, de los personajes. Nos brinda un amplio abanico de posibilidades para adentrarnos en la complejidad de sus motivaciones y acciones. Al situar a Merinero en medio de esta trama de espionaje mientras busca descubrir el destino de Elsa Braumann, podemos indagar en las profundidades de su carácter y las razones detrás de su fascinación hacia ella.

¿Qué desafíos enfrentasteis al crear una historia ambientada en un período histórico tan complejo como la posguerra y la Segunda Guerra Mundial?

Uno de los principales desafíos que enfrentamos fue la cuestión de la documentación. Esta época es algo que no hemos vivido personalmente y nuestro conocimiento se basa principalmente en películas y referencias históricas lejanas. Por lo tanto, como escritor, tuve que llevar a cabo una minuciosa labor de documentación. La documentación fue esencial, no para saturar la novela con datos históricos exhaustivos, ya que no se trata de un ensayo, sino para crear un telón de fondo y un escenario auténtico en el que los personajes pudieran desenvolverse. Quería que el lector se sintiera inmerso en la atmósfera de la época, y eso requería una comprensión profunda de los eventos históricos, las costumbres y la cultura de ese período.

El reto estaba en equilibrar la precisión histórica con la narrativa y la evolución de los personajes. No quería que la historia se convirtiera en una lección de historia, sino que los elementos históricos sirvieran como un marco realista y enriquecedor para la trama y los protagonistas. Superar este desafío me permitió crear una historia más auténtica y emocionante, con personajes que se desenvolvían en un escenario histórico rico y complejo, lo que, a su vez, enriqueció la experiencia del lector al sumergirse en la novela.

Como autor, ¿Hubo alguna fuente de inspiración particular para esta historia?

Sí, como autor, tuvimos una fuente de inspiración particular para esta historia. Goretti Irisarri y yo hemos tenido experiencia como guionistas en el pasado, y sin duda, el cine ha ejercido una gran influencia en nosotros. En «La traductora«, que es la primera aventura de Elsa, nos inspiró en gran medida a través del estilo de Alfred Hitchcock y las historias de los años 50 con su característico tecnicolor. Estas películas presentan mujeres elegantes y misteriosas, sumergiéndonos en tramas de espías llenas de misterio e intriga. Además, el cine de espías de los años 70, como las películas «Chacal» y «El ojo de la aguja«, también dejó una huella significativa en nuestra obra, sobre todo en el tratamiento de los personajes. Estas películas influyeron en cómo desarrollamos y presentamos a los protagonistas de nuestra historia. La combinación de estas influencias cinematográficas nos permitió construir una narrativa con elementos visuales y estilísticos cautivadores, que enriquecieron la experiencia de la novela y nos brindaron un enfoque único para contar la historia de Elsa y Merinero.

¿Qué mensaje o reflexión esperas que los lectores se lleven después de leer «El enjambre»?

Después de leer «El enjambre«, espero que los lectores se lleven un mensaje de esperanza y optimismo. A pesar de que la historia se desarrolla en una época oscura y llena de drama y asesinatos, nuestro enfoque principal ha sido crear una narrativa más luminosa. Nos propusimos ofrecer un final positivo que deje al lector con una sonrisa en el rostro.

¿Cuál fue la parte más desafiante de crear su personaje dentro de la novela?

La parte más desafiante de crear mi personaje dentro de la novela fue todo en general, ya que esta historia resultó ser muy compleja. En comparación con la estructura de «La traductora«, que fue nuestra obra anterior y más simple, «El enjambre» es mucho más estructurada y cuenta con personajes más complejos, además de una trama más elaborada y complicada. El hecho de tener una novela dentro de otra añadió un nivel adicional de complejidad. Fue un reto mantener la coherencia y la cohesión en ambas tramas y asegurarnos de que interactuaran de manera significativa. Sin embargo, a pesar de las dificultades, fue gratificante ver cómo los personajes más complejos y la trama más elaborada se combinaron para crear una experiencia de lectura fascinante y enriquecedora. La respuesta positiva de los lectores, que expresan que les gusta precisamente esa complejidad, hace que todo el esfuerzo valga la pena.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal