viernes, abril 19, 2024

Dos vuelcos de sabor y de «Kalma»

Redacción

Todos apuestan por incluirlos en sus menús. Es un emblema de la cocina española y a nadie le pasa inadvertido cuando acude a un restaurante a comer. El cocido madrileño es más que un plato, es una institución en sí mismo. Hay quienes presumen, y no sin argumentos, de contar con la mejor receta, pero algunos pasan por alto la importancia del producto. En Kalma, restaurante a la carta de cocina mediterránea del Madrid Marriott Auditorium se sirve a la vieja usanza, con olla de barro y mucho esmero..

El cocido madrileño es un plato tradicional de la gastronomía de Madrid, con orígenes que se remontan a la Edad Media. Su precursor fue la ‘olla podrida’, una comida popular entre las clases altas españolas durante el Siglo de Oro. La inclusión del garbanzo, traído de América en el siglo XVI, se convirtió en un ingrediente fundamental del cocido. Durante el siglo XIX, el cocido madrileño se popularizó en las tabernas de Madrid, convirtiéndose en un símbolo de la cocina madrileña.

Cada jueves, hay un rincón de la capital en el que se sirve un auténtico cocido madrileño a la antigua usanza. Madrid Marriott Auditorium abre las puertas de su baluarte gastronómico, el restaurante Kalma, donde el equipo liderado por el chef Javier Sáez-Bravo sorprende a los comensales más exigentes en cada servicio. Por un precio de 22€, se puede disfrutar de aperitivo y del plato principal, el suculento cocido a dos vuelcos. En el primer vuelco, disfruta del sutil aroma de la sopa con verduras y fideos. En el segundo vuelco, un rico compendio de garbanzos, chorizo, morcilla, ternera y gallina. Más que un plato, una tradición madrileña que mezcla perfectamente los ingredientes locales y el aporte de nutrientes como el omega-6 y omega-3. Con un valor nutricional de, 270 Kcal / 100 gr, podemos decir que saldremos ‘bien comidos’ del Kalma.

El cocido madrileño a dos vuelcos se ha convertido en algo más que un plato. Todo lo que envuelve a esta receta ha terminado por desembocar en un ritual, una verdadera vigilia en la que los detalles siempre están presentes. Servir la sopa de fideos, los garbanzos con las verduras y la carne… los japoneses tiene su ceremonia del té, ¡pero nosotros tenemos la ceremonia del cocido madrileño!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal