martes, noviembre 29, 2022

Duelos y Quebrantos. La cocina del Quijote

Texto y Fotos: Ydondecomemos.com

“En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, alarga antiguas, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados…” (El Quijote. 1605)

 Seguro que todos conocéis la famosa introducción de nuestro ingenioso hidalgo Alonso Quijano en el célebre libro Don Quijote de la Mancha. Con esta descripción de lo que come cada sábado, duelos y quebrantos, Miguel de Cervantes nos ofrece la referencia culinaria más discutida de la literatura de la época moderna. La interpretación dominante es que este plato se prepara con huevos revueltos, torreznos y chorizo, pero otras líneas en materia gastronómica se decantan por una elaboración a base de huevos y algún elemento de despojo como por ejemplo los sesos de cabra o de cordero.

Hasta la Real Academia de la Lengua (RAE) no pasa por alto la importancia histórica y literaria de este plato y define los “duelos y quebrantos” como: «Fritada hecha con huevos y grosura de animales, especialmente torreznos o sesos, alimentos compatibles con la abstinencia parcial que por precepto eclesiástico se guardaba los sábados en los reinos de Castilla».

Y cuatro siglos después seguimos reviviendo en nuestros fogones este plato que dio vida a un humilde hidalgo caballero estandarte de la literatura universal.

Receta duelos y quebrantos

Ingredientes:

-3 huevos

-100 gr. de panceta de cerdo

-Jamón y picadillo de chorizo

-Sesos de cordero

-Aceite de oliva

-1 cucharada de vinagre

-Sal

-Pimienta

-Una hoja de laurel

Elaboración:

-Freír el jamón, el picadillo y la panceta en trozos, en una sartén amplia, utilizando la propia grasa que sueltan los torreznos.

-Por otro lado, cocer los sesos con el laurel, el vinagre y la sal. Se limpian, se trocean y se saltean en un poco de aceite de oliva.

-Por último, se baten los huevos, se salpimientan y se hace un revuelto con los ingredientes anteriores.

Para darles un toque tradicional, se puede servir en una cazuela de barro y adornado con pan frito.

http://www.ydondecomemos.com/

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal