domingo, noviembre 27, 2022

El agua turquesa de las Chorreras de Enguídanos, Cuenca

Texto y Fotos: Celia Albizu

Las Chorreras de Enguídanos puede ser aún un destino desconocido para muchos, pero este lugar gana cada vez más turistas gracias a sus aguas turquesas y sus paisajes de ensueño. Las Chorreras destacan por sus cascadas, gargantas, playas artificiales, rápidos, y pozas del río Cabriel, que dejan con la boca abierta a todos sus visitantes.

Aunque dentro de la provincia manchega encontramos distintas piscinas naturales, de entre todas ellas, mi favorita es Las Chorreras de Enguídanos. Este espectáculo natural está escondido entre un pequeño pueblo de 300 habitantes, Enguídanos, y el municipio de Víllora. Estas localidades se encuentran al este de la provincia, en la comarca de la Serranía Media, a unos 80 kilómetros de distancia de la ciudad de Cuenca. Las increíbles cascadas, saltos y pozas, se crean gracias a la unión de unas formaciones rocosas tobáceas muy antiguas con el río Cabriel, que destaca por ser uno de los ríos más limpios de Europa.

Cuando llegamos a la zona, tenemos la opción de hacer senderismo o de pararnos a darnos unos baños en las distintas pozas que hallemos a lo largo de nuestro recorrido. Si elegimos la primera opción nos encontraremos con una ruta que consiste en ir descendiendo poco a poco por el curso del río, siguiendo los carteles que indican el camino. Si preferimos pasar la tarde a remojo en las pozas, es muy recomendable llevar escarpines, ya que hay muchas rocas que resbalan. Eso sí, el Ayuntamiento indica que los baños en el río son responsabilidad del mismo bañista y hay algunas normas que se deben seguir, aunque son algo confusas. Lo que está claro es que se trata de una zona peligrosa por las enormes variaciones de caudal que sufre el río.

Aparte de estas dos alternativas, hay empresas de barranquismo y cada año se organizan excursiones en las que geólogos explican cómo se formó este paisaje natural.

Es importante saber que el acceso a este espacio está regulado, sobre todo en periodos de temporadas altas. El fin de esto es evitar las visitas en masa, ya que pueden ser perjudiciales para el entorno natural. Además, hay que pagar unos 10 euros para aparcar, y es recomendable reservar plaza de forma online para asegurarnos de que podremos entrar. También está la opción de ir en autobús.

Como bien anuncian en la página web oficial de las Chorreras de Cabriel, este 2021 se ha habilitado un nuevo servicio de restauración a la entrada del paraje natural. Su nombre es Tabernalia y ofrece un servicio de cafetería con bebidas y comidas que respetan el medio ambiente.

Hace unos años, este rincón mágico comenzó a ser conocido al incluirse en las guías turísticas, y el gobierno de Castilla-La Mancha consiguió que este espacio fuera declarado Monumento Natural en 2019. Además, este paraje ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el mismo año. Se trata de un terreno espectacular, pero muy frágil; por lo que debemos de cuidarlo entre todos.

Si queremos completar nuestra visita en Enguídanos y Víllora podemos visitar otros sitios como la playeta de la Lastra, la playeta de Víllora, el castillo de Enguídanos o el casco urbano de Víllora. También, dentro de la provincia de Cuenca, se puede ir a otras piscinas naturales como las pozas de Palomera, playa de Cañamares, área recreativa el Chantre o la Laguna del Tobar.

Artículos relacionados

1 comentario en “El agua turquesa de las Chorreras de Enguídanos, Cuenca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal