lunes, mayo 27, 2024

‘Ilustraciones, otra forma de narrar’ de Miguel Zorita, hasta el 28 de abril, en el Espacio Cultural El Molino

Redacción

La muestra la componen 26 cuadros, fundamentalmente retratos, elaborados con distintas técnicas pictóricas, que se pueden admirar en el horario habitual de la sala de exposiciones en el Espacio Cultural El Molino de Almonacid de Zorita: viernes, de 16 a 20 horas, el sábado, de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas, y el domingo, de 10 a 14 horas

Desde el pasado viernes, 5 de abril, y hasta el próximo día 28, se puede admirar, en El Molino, de Almonacid de Zorita, la exposición ‘Ilustraciones, otra forma de narrar’, obra de Miguel Zorita.

Nacido en Madrid, en 1985, Miguel Zorita es licenciado en Bellas Artes, pintor, ilustrador, escritor, profesor y colaborador de distintos medios de comunicación. Como pintor, ha realizado varias exposiciones a nivel nacional e internacional, al tiempo que como ilustrador, ha colaborado con editoriales como Susaeta, Aguilar o ABC.

A finales del año 2022 ya presentó, en este mismo espacio cultural al que ahora vuelve, ‘Construyendo la historia’, una exposición artística multidisciplinar con la que se adentraba en los secretos de varios monumentos españoles, desde un punto de vista arquitectónico.

A su segunda muestra en Almonacid de Zorita trae “un pequeño recopilatorio” de su ya dilatada trayectoria como ilustrador, que inició hace 18 años, “dibujando para libros de distinta temática, muchos de ellos, vinculados a enclaves de la provincia de Guadalajara”, explica el autor.

La muestra la componen 26 cuadros, fundamentalmente retratos, realizados con técnicas diversas: óleo, lápiz y carboncillo o lápiz sepia, entre las más tradicionales, que mezcla con otros procedimientos, como la pintura digital, pero sin llegar a usar la Inteligencia Artificial.

La mayoría de las ilustraciones de la muestra tienen una temática histórica. Es el caso de las que, recogidas también en el libro ‘Alcarria Bruja’ escrito por Javier Fernández Ortea, se pueden admirar ahora en Almonacid. Recrean el proceso inquisitorial a las conocidas como las Brujas de Pareja. “Las ilustraciones nos permiten visualizar cómo eran los aparatos de tortura y escenas que, de otra manera y con el devenir de los siglos, afortunadamente, nos resultan incomprensibles”, explica Zorita.

También hay una serie de ilustraciones dedicadas al yacimiento de Caraca, uno de los grandes emplazamientos arqueológicos de la provincia de Guadalajara, “en el que tengo el honor de trabajar como dibujante”, señala. En este caso, el trabajo de Miguel Zorita ayuda a comprender el contexto en el que han aparecido algunas piezas y también a visibilizar los espacios que se están excavando, “algo que resulta mucho más sencillo a través de la ilustración”.

Por otro lado, también hay dibujos dedicados a temas más vinculados con las leyendas, pero igualmente alcarreñas, como las del libro «Martinico, el duende de Mondéjar» o a la literatura infantil como los que se incluyen en el libro de las aventuras de Lupi “escrito por mis buenos amigos Raúl y Paula Ferrero”.

En la exposición también se puede admirar una galería de personajes históricos reconstruidos puesto que, aunque nunca fueron retratados, “sí tenemos descripciones de su personalidad, genio y temperamento como para poder especular con qué gestos o qué poses

les hubiese gustado pasar a la posteridad”, afirma Miguel. Es el caso de García de Silva y Figueroa que fue un soldado, diplomático, erudito y explorador español, embajador de Felipe III. “Su rostro no se conocía, por lo que lo he recreado, partiendo de esas semblanzas escritas”, señala. Otro de los retratos más impactantes de la muestra es el de Juan de Tassis y Peralta, II conde de Villamediana, poeta español del Barroco. La interpretación de Miguel Zorita refleja el carácter socarrón de este aristócrata, “uno de los máximos exponentes de la poesía satírica del Siglo de Oro”, explica el autor, a quien ha dibujado con el famoso cuello de lechuguilla, puesto que murió antes de que tuviera lugar la reforma del código de vestimenta.

Todos los retratos de la exposición tienen alma, “algo que la IA no puede conseguir”, afirma. Solo hay que mirar con detenimiento al óleo que representa a otro misterioso personaje: el inquisidor Juan de Espina. “Fue constructor de autómatas y el custodio de los manuscritos de Leonardo Da Vinci que se conservan en España. Sabemos que era una persona con una parte introspectiva, pero también muy divertido, que llegó a escribir versos satíricos”, señala Zorita. La medio sonrisa con la que lo refleja hace intuir su personalidad. Y lo mismo ocurre con Juan de Zapata, comunero de Madrid, otro personaje del que no se conservan retratos. “Lo he dibujado partiendo de su armadura, que se puede admirar en la Armería Real de Madrid. Tanto a él como a sus antepasados les apodaban los arriscados o arriesgados. Y desde luego que lo fue, desafiando a Carlos V”, explica.

Miguel es el cronista oficial de Brea de Tajo, localidad vecina de Almonacid, pero ya en la Comunidad de Madrid. “Hay una conexión cultural entre los pueblos a los que une el río Tajo, que sobrepasa sus fronteras”, señala el autor, quien manifiesta su afecto por Almonacid, “un municipio en el que me siento querido” y su reconocimiento hacia sus iniciativas culturales.

Esta es la razón por la que ha elegido una ilustración muy concreta para el cartel de la exposición, que tiene como fondo precisamente el Tajo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal