viernes, julio 12, 2024

La amistad entre Shostakovich y Sollertinsky inspira el viaje musical y coreográfico de la compañía Becuadro Teatro

Redacción/ Fotos: León Velásquez

Becuadro Teatro se inspira para este montaje en la relación entre el compositor Shostakovich y el musicólogo Sollertinsky, y en la correspondencia que ambos intercambiaron durante años.

La compañía Becuadro Teatro, capitaneada por Julio Provencio, presenta en la madrileña sala Cuarta Pared Sollertinsky, una propuesta multidisciplinar que toma como punto de partida el Trío nº 2 de Dimitri Shostakovich, que además es interpretado en directo durante el espectáculo. Shostakovich dedicó esta composición a la memoria de su amigo Ivan Sollertinsky, musicólogo y profundo conocedor de la cultura de su tiempo, fallecido en 1944.

Con este montaje, Julio Provencio vuelve a apostar por una creación ambiciosa, explorando nuevos terrenos dramatúrgicos más allá del texto, con un espectáculo en el que música, teatro y movimiento dialogan en igualdad de condiciones. Para esta ocasión ha contado con un extenso reparto de nueve intérpretes, seis de ellos actores y performers, y tres músicos.

La amistad y el diálogo entre Sollertinsky y Shostakovich, reflejados en el recientemente publicado volumen epistolar La música bajo el Terror, sirven de trampolín a este montaje para poner el foco en la fuerza de la amistad, en la gestión de la pérdida y en la relación de los artistas con el tiempo y circunstancias que les toca vivir. A pesar de partir de la amistad entre estas dos personalidades rusas, la propuesta no habla directamente de Shostakovich ni de Sollertinsky, sino que se inspira en ellos para centrarse en temas como la amistad y la creación. De ese modo, al igual que en la relación entre ellos, en la propuesta de Becuadro Teatro hay alguien que muere y alguien que celebra, asistimos a un intercambio epistolar y además se escucha el trío que Shostakovich dedicó a su amigo Sollertinsky.

En escena, dos mujeres esperan al público para hacerle partícipe de un viaje: el improbable camino que va de la una a la otra. Siguiendo el rastro que ha ido dejando la ausencia de Marta, una amiga en común, van trenzando palabras, músicas y gestos, convocando a otros cuerpos con los que celebrar. El resultado es un proceso en marcha, donde los mensajes intercambiados dialogan con los intentos (a veces completos, a veces fallidos) por recorrer y dar sentido a ese camino que las separa.

Iván Sollertinsky fue un musicólogo ruso que entre los años 20 y 40 del siglo XX estudió la creación musical y escénica dentro y fuera de su país. Fue amigo y promotor de numerosos compositores y creadores de su época, entre ellos, y muy especialmente, Dimitri Shostakovich, con quien mantuvo una fuerte amistad y un continuo intercambio epistolar de casi dos décadas. Gracias al apoyo de Sollertinsky, Shostakovich mantuvo la fe y la energía en la composición a pesar de todos los obstáculos que le fueron poniendo a lo largo de su juventud. Y cuando fue Sollertinsky el que encontró esos obstáculos, Shostakovich le ayudó a mantener unas condiciones de vida dignas.

Tras la inesperada muerte de Sollertinsky en 1944, con solo 41 años, Shostakovich le dedicó el trío para violoncello, violín y piano en el que venía trabajando desde hacía unos meses. En este espectáculo, Sollertinsky casi no aparece, funciona como una inspiración, un paisaje de fondo, un sustrato emocional. Pero sin Sollertinsky, este espectáculo no existiría, del mismo modo que sin Sollertinsky, Shostakovich no habría podido ser el que fue (y viceversa).

Julio Provencio es director de escena, dramaturgo y docente, entre otras labores teatrales. Con su compañía, Becuadro Teatro, estrenó en 2016 su texto Placenta, presentado en el Teatro Guindalera de Madrid. En 2017 estrena en coproducción con La Belloch Teatro Cuando caiga la nieve, con texto de Javier Vicedo Alós, que se programa en temporada en Madrid en cuatro ocasiones, en el teatro Fernán Gómez y en Cuarta Pared, además de una larga gira por España. En 2020 estrena otro de sus textos, …and breathe normally (…y respiren con normalidad), que se puede ver de nuevo en el Fernán Gómez, así como en Barcelona, Ciudad Real, Santa Cruz de Tenerife o Montpellier. Su último estreno ha sido Érase una vez un G.I. Joe en la Cólquide de Uganda, un ambicioso proyecto, con hasta 17 intérpretes en escena, y texto de Paloma Arroyo dirigido por Ana Contreras. Paralelamente ha realizado distintos trabajos de producción para diversas instituciones y compañías (Teatro Guindalera, Angélica Liddell-Atra Bilis, La Belloch Teatro, De La Purissima, Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, Teatralia…), así como ayudantías de dirección en diversas instituciones y compañías tanto nacionales como internacionales. Actualmente, es docente de la ESADCYL, Escuela de Arte Dramático de Castilla y León, con sede en Valladolid. Otro de sus últimos trabajos como director ha sido 337 km, un texto de Manuel Benito con producción de La Belloch Teatro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal