miércoles, febrero 21, 2024

La cerveza trapense y su sello auténtico, sinónimos de calidad cervecera

Redacción

Hay doce cervecerías en el mundo con la etiqueta de Authentic Trappist Product y tres de ellas son de la región valona: Chimay, Rochefort y Orval

En Bélgica, la bebida dorada por antonomasia es Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Unesco desde 2016, lo cual ya dice mucho de su personalidad. En Valonia, al sur del país, poseen una producción que supera las 500 variedades de cerveza, por lo que su territorio está surcado por todo tipo de locales típicos donde se elabora o degusta. Muchos de ellos están vinculadas a abadías, entre las cuales resaltan las singulares cervezas trapenses, fabricadas por monjes de la orden cisterciense en los propios monasterios.

Para que una cerveza pueda estar considerada trapista debe cumplir con tres requisitos básicos: que estén elaboradas dentro del mismo monasterio o abadía, que la producción esté supervisada por los monjes, y que los beneficios extraídos se destinen al propio sustento de la comunidad. Actualmente solo se elabora este tipo de cerveza en 12 de los 171 monasterios que existen en el mundo. En Bélgica es donde se encuentran la gran mayoría de ellos, concretamente seis, que, de estos, tres se sitúan en la región valona y producen las cervezas Chimay, Rochefort y Orval.

Para aquellos que quieran degustarla en su entorno original, la asociación Sentiers de Grand Randonnée (Senderos de Gran Recorrido) ha concebido el primer itinerario temático que conecta las tres abadías. Se trata de un recorrido a pie con un total de 290 km a través de los verdes paisajes de la región para descubrir de primera mano las abadías donde se elaboran estas cervezas. La primera etapa es desde Chimay hasta Rochefort, contando con 174 km; la segunda etapa son los 116 km restantes desde Rochefort hasta Orval.

Chimay

La historia de Chimay se remonta al siglo XIX con un objetivo muy local. Fue en el 1862 cuando la cervecería en el interior de la Abadía de Scourmont se fundó gracias a la abundancia en agua que poseían y decidieron producir cerveza. Su secreto reside en la materia prima utilizada, con los mejores ingredientes naturales y la misma cepa de levadura que llevan usando desde 1948.

Contemplar los jardines o visitar la iglesia son algunas de las actividades que se pueden realizar como parte de la Chimay Experience, que, en realidad, es una oda a la cultura cervecera. Tan solo a unos pasos de la abadía, en el Espacio Chimay, se encuentra una exposición interactiva permanente que precisamente se adentra en descubrir los secretos de la elaboración de las cervezas de Chimay y de sus quesos.

Además, en el mismo lugar de la exposición, se encuentra el Auberge de Poteaupré, que en un ambiente cálido y rural, brinda la oportunidad de degustar las cervezas y quesos que se llevan produciendo desde el 1876, donde utilizan los restos del cereal con el que se produce la cerveza para alimentar a las vacas que producen leche con la que se elabora su maravilloso queso.

Rochefort

Tras la primera parada de rigor, un recorrido de 174 km a pie, en coche o bicicleta entre los senderos de Valonia lleva hasta la localidad de Rochefort, donde se encuentra la Abadía de Notre-Dame de Saint- Remy, conocida por la elaboración de las cervezas Trappistes Rochefort desde 1899.

La excelencia de los materiales hace de las cervezas Rochefort únicas. El agua se extrae de un pozo situado en el propio monasterio. En la fábrica, cerrada al público, se usan maltas tipo pilsner y Munich. El azúcar moreno o blanco, es clave para su alta graduación. La abadía también prepara queso, siguiendo las recetas antiguas de los monjes trapenses.

La iglesia se encuentra abierta cara el público y los productos trapenses de la abadía también se pueden degustar en los establecimientos de la región.

Orval

Después de la indispensable parada en Rochefort, toca seguir el camino para llegar a los encantos de Orval, con destino a la Abadía de Notre-Dame de Orval, una de las más importantes de Bélgica.

La cervecería trapense, situada en el interior de la abadía, lleva funcionando desde 1931 con la receta creada por el maestro cervecero Pappenheimer. Merece la pena adentrarse en el jardín de plantas medicinales y el museo monástico dedicado a la arquitectura de la abadía, la siderurgia y la exposición Arte Sagrado. Son también de gran interés las ruinas que han sobrevivido a la destrucción del monasterio durante la Revolución Francesa y la abadía, reconstruida en el 1926. Por supuesto, una visita a Orval no puede acabar sin una degustación de la cerveza homónima y los quesos trapenses, los cuales se pueden probar en l’Ange Gardien, un lugar sorprendente que contribuye a la reputación del fabuloso sitio de Orval y al crecimiento turístico de toda una región.

No puede faltar una parada gastronómica a diez minutos en coche de la abadía para los amantes del chocolate en Florenville, Les Chocolats d’Édouard, una tienda que ofrece mil y un sabores chocolateados y un espacio de degustación relajante.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal