martes, marzo 5, 2024

La restauración seguntina está de moda

Redacción

El Restaurante Bajá, en Pelegrina, obtuvo, en el Museo Paleontológico de Cuenca, uno de los ‘Broches gastronómicos del medio rural 2023’, mientras que El Molino de Alcuneza, esta vez en Taracón, se llevó el premio a la Empresa Responsable en la séptima edición de los Premios al Mérito Empresarial de Castilla-La Mancha

El Gobierno regional y la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha han concedido, en la tercera edición de los ‘Broches gastronómicos del medio rural 2023’, uno de estos galardones a Restaurante Bajá (Pelegrina-Sigüenza). Lo hacía ayer, en el Museo Paleontológico de Cuenca que albergó la entrega.

Los ‘Broches Gastronómicos’ destacan la capacidad de los premiados para unir las producciones agroalimentarias con la restauración y la gastronomía en Castilla-La Mancha.

Fieles defensores del producto de kilómetro cero, sus propietarios, Sergio Bajá y Ana Puerta, se abastecen, en todo aquello que les es posible con producto local, o, al menos de la provincia de Guadalajara.

Para Sergio Baja, “éste es, nunca mejor dicho, el broche de oro a un gran año en lo que a reconocimientos se refiere”. Y es que el premio de ayer se une al ‘Solete’ de la Guía Repsol que obtenían en junio pasado, al ‘Plato de oro’ concedido por Radio Turismo, al Chapeau Blanc, de la misma emisora, y a su reconocimiento en revistas especializadas como Elle Gastronómica. “Agradecemos este año maravilloso al trabajo que todo nuestro equipo lleva realizando desde hace 18, que son los que llevamos trabajando en Pelegrina”.

Por su parte, Ana Puerta ponía en valor la apuesta de Restaurante Bajá por la economía circular con “una cocina de producto y cercanía respetuosa con el medio ambiente” y daba las gracias “a los proveedores, que nos sirven en un pueblo tan pequeño como Pelegrina” y a sus “clientes que cada semana nos hacen llevar a cabo nuestros sueño”.

También ayer, por la tarde, el Gobierno de Castilla-La Mancha reconocía, en esta ocasión en Tarancón (Cuenca) la labor del Molino de Alcuneza en la séptima edición de los Premios al Mérito Empresarial de Castilla-La Mancha, distinguiendo su esfuerzo, el compromiso con la sociedad, la apuesta por la sostenibilidad y el trabajo conjunto del tejido empresarial de la región, en la categoría de ‘Empresa Responsable’.

Hace unos días, El Molino de Alcuneza no solo renovaba la Estrella Michelin que ostenta desde 2018, sino que unía a ella la prestigiosa Estrella Verde, un distintivo en forma de hoja que se otorga desde hace tres ediciones a aquellos restaurantes que comparten la filosofía de respeto a la naturaleza y sus ritmos, y llevan a cabo iniciativas que contribuyen a preservar el medio ambiente mediante la gestión de recursos y la eliminación de residuos.

La impecable trayectoria de El Molino de Alcuneza era puesta en valor por el Gobierno regional en la gala de los MEÉM´23. Recogió el premio Blanca Moreno, empresaria que gestiona el complejo junto a su hermano Samuel. En sus palabras de agradecimiento, Blanca extendió el mérito del premio a sus padres, “que nos inculcaron valores sociales y amor por el territorio” y a su equipo “que ha comprendido nuestra visión, no solo de la hostelería y la restauración, sino también del mundo, y contribuyen decisivamente a que El Molino sea lo que es hoy día”. Blanca recordó que se dedican a la “hospitalidad” y a crear “experiencias memorables”, pero también afirmó que se esfuerzan mucho “por crear prosperidad, cuidando de nuestros trabajadores, de nuestros proveedores y de nuestra tierra”. Por último, asumió públicamente el compromiso de seguir trabajando “de manera regenerativa y con la excelencia como meta, generando impacto positivo en nuestro territorio”.

Por último, el barman Nacho Álvarez Oter, camarero de Kiosko El Triunfo ha sido recientemente semifinalista en el Concurso Camarero del Año en un evento celebrado en Murcia. Nacho presentó un plato frío llamado «Perdigacho en pan de espelta», el cóctel de trago corto nombrado «Conde de romanones», el «Fino seguntino 3.0» y un cóctel con base de café y ColaCao en polvo. Como siempre, con los productos de Sigüenza por delante.

La concejala de Turismo del Ayuntamiento de Sigüenza, y diputada provincial de Turismo, Arantxa Pérez, felicitaba a ambas empresas, Restaurante Bajá y Molino de Alcuneza y al barman. “Estamos muy orgullosos de nuestra hostelería y restauración, primero por su gran calidad, pero también porque todos ellos, allá donde van, acompañan el nombre de Sigüenza y su comarca al suyo propio, como es el caso de los dos premiados en el día de ayer: Restaurante Bajá y Molino de Alcuneza y de Nacho Álvarez”, señala la concejala. A esta felicitación se une la de María Jesús Merino, alcaldesa de Sigüenza. “A las puertas ya del año del IX Centenario, los premios que reciben nuestros profesionales de la hostelería y restauración confirman que Sigüenza es una de las capitales gastronómicas de la región, desde la tradición, el buen gusto y el respeto por el medio ambiente, condiciones, todas ellas, que refuerzan nuestra candidatura a Patrimonio Mundial”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal