domingo, noviembre 27, 2022

LA RUTA DEL CARES, LA MÁS SORPRENDENTE DE LOS PICOS DE EUROPA

Redacción

La Ruta del Cares o por la Garganta Divina es probablemente la ruta más conocida del Principado de Asturias. Este inigualable y famoso recorrido comienza en el pueblo asturiano de Poncebos para entrar en dirección sudeste en la garganta del río Cares, un espectacular desfiladero de montaña en los Picos de Europa.

Con un recorrido de 22 kilómetros (11km de ida), esta ruta tiene su fin en el pueblo leonés de Caín de Valdeón, aunque el tramo original del sendero es de 21 kilómetros que conecta los municipios de Poncebos y Posada de Valdeón, en León. A pesar de que no es un recorrido técnicamente difícil, no es apto para cualquiera. Para adentrarse en este camino hay que ser precavido y previsor y hay que llevar un buen equipaje, con buen calzado, ropa de abrigo e impermeable, aunque sea verano, protección solar, bebida y comida.

La profundidad del valle excavado por las verdes y cristalinas aguas del río Cares crean unos escenarios espectaculares que no dejan indiferente a ningún senderista que opta por la ruta: paisajes de roca, árboles en lugares imposibles, riscos prácticamente inaccesibles… Como último consejo para aquellos que se adentren en la ruta, es mejor realizar la ruta a paso tranquilo y realizando paradas para admirar bien cada entorno, además de para asegurarse bien de los posibles peligros.

El desfiladero del río Cares marca la división entre el Macizo Occidental de los Picos de Europa y el Macizo Central. Cabe recordar que los Picos de Europa son el primer Parque Nacional declarado en España junto con el de Ordesa y Monte Perdido, allá por 1918. Probablemente, el tramo más difícil sea el primero, desde el puente la Jaya hasta los Collados, el punto más alto de la ruta. Se trata de un tramo de subida de aproximadamente 2,5 kilómetros, en el que además de la pendiente, hay piedras sueltas que pueden incomodar la caminata. Los expertos insisten en que hay que tomarse este periodo con calma, sobre todo para aquellos casos que no estén acostumbrados, para poder afrontar bien el resto de recorrido. A lo largo de la subida se podrán ver varias casas abandonadas y cabras salvajes, siendo posible ver a estas últimas a lo largo de toda la ruta. Una vez llegados a los Collados, se podrá aprender sobre el proceso de construcción de la central hidroeléctrica.

Siguiendo la ruta, desde los Collados se inicia un segundo tramo muy diferente al anterior: prácticamente sin desnivel, llegando incluso a tener unos metros de ligero descenso. Se ofrecerán paisajes espectaculares gracias a que se pasará muy cerca de cascadas y tallados sobre la roca. A medida que se avanza en kilómetros, las vistas del desfiladero se van convirtiendo en más espectaculares debido a que se va ganando altura respecto al río.

En el tercer tramo se cruzará por primera vez el curso del río. Esta parte del camino tiene su inicio en Puente Bolín para seguir la senda por un estrecho sendero hasta volver a cruzar de nuevo el río en el Puente de los Rebecos, lugar desde donde se realiza una de las fotografías más características de la ruta del Cares. Para muchos, el último tramo es el más bello, pasando por un sorprendente túnel excavado en la roca. Además, a medida que se va llegando al destino final, el desfiladero se va ensanchando y en el río se forman pozas donde se puede disfrutar de un baño.

Tanto en Poncebos como en Caín de Valdeón hay varias casas rurales ideales para descansar y disfrutar de unos días en plena naturaleza. Ambos son pueblos muy pequeños, con pocos habitantes, pero rodeados de un paraje natural espectacular. En Caín destaca la pequeña iglesia de la aldea, la Iglesia de Nuestra Señora de la Corona, una ejemplo del arte tradicional montañés y que cada 8 de septiembre celebra sus fiestas patronales. En los mismos parajes se encuentran otras poblaciones destacadas, como Posada de Valdeón, con la Iglesia de Santa Eulalia con pinturas al fresco que datan del siglo XVI, o Santa Marina de Valdeón. También existe la posibilidad de realizar otros paseos por bosques de la zona o ascensiones a las cumbres de los Picos de Europa, como el mirador del Tombo o del Puerto de Panderruedas, así como las ascensiones al pico Gildar o al Pico Cebolleda, entre otras muchas opciones.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal