martes, septiembre 27, 2022

El Alhambra Palace del siglo XXI ha dado un paso más en su reinvención contemporánea con la creación de un ‘huerto urbano ecológico’

Redacción

Recuperar la esencia agrícola del Al-Ándalus con hortalizas, frutas y verduras frescas de cosecha propia. Éste es el ilusionante reto de un hotel centenario … ¡que apuesta por la innovación y la sostenibilidad! El Alhambra Palace del siglo XXI ha dado un paso más en su reinvención contemporánea con la creación de un ‘huerto urbano ecológico’. Un gran proyecto de su chef, Esaú Hita, para que este ‘palacio de los sueños’ siga alimentando nuevas experiencias, gustativas y sensoriales

Este proyecto surge con la idea de desarrollar un ‘huerto urbano ecológico’ en el espacio de su recién renovada terraza almenada. Los clientes podrán disfrutar de las vistas del huerto desde nuestras terrazas panorámicas. Cuenta con un punto importante a su favor, ya que el propio hotel se halla dentro del enclave de la Alhambra, en el cuál su Patronato ha recuperado y habilitado para su visita las huertas de la Alhambra, apoyándose en el estudio de la agricultura del Al-Ándalus cuyos archivos históricos han permitido detallar datos acerca de los cultivos y las especies agrícolas de las huertas del Generalife.

Disponer de este ‘huerto urbano ecológico’ permitirá al hotel muchas ventajas; como ofrecer a los huéspedes hortalizas y verduras frescas, recién cortadas; potenciar el factor decorativo con bonitas composiciones de formas y colores en los bancales y lograr que la oferta gastronómica gire en torno a la época, proponiendo cocina de temporada y dando protagonismo al producto; o potenciar la apuesta por la huella de carbono, tanto por el trato de residuos (convirtiéndolos en compostaje) como por la apuesta por la ecología.

          Un ‘huerto ecológico’ es un espacio en el que se cultivan –para ser usados en la cocina– plantas hortícolas, pequeños frutales y aromáticas sin utilizar productos químicos, libre de pesticidas o abonos artificiales. En él se llevan a cabo técnicas tradicionales que favorecen la biodiversidad, como la asociación y rotación de cultivos, el uso de compost y otros fertilizantes naturales o la lucha integrada para la eliminación de plagas. Un factor importante es la biodiversidad; o sea, que haya varios tipos de plantas diferentes. Y también el ‘cultivo asociado’, que consiste en plantar dos o más especies en cierta cercanía que provoque una relación competitiva y complementaria a la vez. Gracias a ello hay un mejor aprovechamiento y rendimiento de la tierra, del agua y del espacio; mucho mejor que en los monocultivos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal