miércoles, febrero 21, 2024

Las imágenes y recuerdos de Alcorlo de Agustín Esteban, en el otoño cultural de Cogolludo

Redacción

Agustín Esteban, nacido en Alcorlo en el año 1967, acercó hasta el salón de Plenos de Cogolludo sus imágenes y recuerdos sobre su pueblo. El casco urbano yace bajo las aguas de un pantano que ahora mismo, embalsa el 37% de su capacidad, y que, por lo tanto, casi deja ver parajes como las eras, donde en los años setenta, había un campo de fútbol.

Y por ahí empezó la charla, puesto que en aquel terreno de juego en cuesta, con dos porterías hechas de chopo y sujetas con piedras -era eso o nada- el Ciclón de Cogolludo, el glorioso equipo de fútbol local, disputó un partido contra el Alcorlo.

Presente en la sala estaba Carlos Moreno, que jugó aquel partido. “En la primera parte, nos tocó jugar cuesta abajo. Y les metimos cinco. Pero en la segunda, fue al revés. Fueron ellos los que nos marcaron otros tantos. El último fue controvertido. El portero la paró, pero se metió dentro de la portería con el balón. Y surgió la polémica”. Acabó en el bar… del pueblo, con unos botellines.

Agustín Esteban, que ya había hablado sobre Alcorlo en Cogolludo en una ocasión anterior, no se centró esta vez tanto en el recuerdo doloroso de la demolición de las casas, a partir del 29 de enero de 1982, para evitar que lugareños continuaran ocupándolas, o de cómo las aguas engulleron al pueblo, en mayo de aquel año. Su charla, basada en asombrosas imágenes y videos que ha ido recopilando, o tomando él mismo, en los últimos 25 años, se centró en contar cómo está el pueblo ahora. En sus paisajes y reuniones periódicas. Porque estar, está.

Recordó Agustín cómo el agua había ido difuminando los recuerdos, y que las reuniones por San Bartolomé -el 24 de agosto- habían perdido fuerza, hasta que se constituyó la Asociación de Amigos de Alcorlo, en los primeros años del siglo XXI. Poco a poco, la celebración de San Bartolomé se recuperó, y, después de la ampliación con un gran porche que llevo a cabo el Ayuntamiento de La Toba de la Ermita de Alcorlo, el lugar de las celebraciones, el número de personas ha ido subiendo hasta las 500 que se juntan ahora.

El pueblo tiene su web, www.alcorlo.com y el pantano y su historia también: www.alcorlopantano.com En todo caso, resulta inevitable la nostalgia, y aunque “Alcorlo desapareció para el bien común y no hay esperanza ninguna de que vuelva”, según razonaba Agustín, y aunque él, nacido allí, no se fue llorando del pueblo, “en realidad me fui pensando que mi vida iba a cambiar para bien”, con el paso de los años, se ha hecho consciente de que le falta algo. Le falta, como al resto de los alcorleños, nada más y nada menos, que su pueblo. “Mis primos, que vivían en Guadalajara, no tenían que trabajar en el campo, tenían más tiempo libre, y vestían mejor. Así que me fui contento del pueblo. Pero cuanto te haces, mayor la cosa cambia…” Y ahí, se hace el silencio.

Pero Agustín es un terremoto, de ideas y de emociones, así que supo transmitir a la sala, prácticamente llena para la ocasión, la alegría de la fiesta de San Bartolomé, y de San Antonio, cuando se produce el reencuentro de alcorleños que llevan décadas sin verse, en algunas ocasiones.

En todo caso, la Ermita del Pantano, donde está ahora el cementerio del pueblo, es un lugar especial. Cuidado con cariño por los lugareños, el propio Agustín, con ayuda de algunos paisanos, ha construido un monolito, iluminado, desde el que se puede ver la Estrella Polar, esa que siempre está en el mismo sitio. Todo un referente para quienes echan de menos el lugar donde nacieron. Le sucede como a aquel pueblo de Alcorlo. También ahora está siempre en el mismo sitio. En el corazón de los que allí nacieron.

Intenso otoño cultural

Continúa el intenso otoño cultural en Cogolludo. Este pasado sábado, 2 de diciembre, se celebró en el Palacio de los Duques de Medinaceli en Cogolludo, el Día del Voluntario de Cruz Roja.

El Salón Rico acogió distintos talleres antes de que las autoridades locales y provinciales inaugurasen el evento.

Eusebio Robles, viceconsejero de Administración Local y Coordinación Administrativa y Rafael Pérez Fernández, teniente alcalde del ayuntamiento serrano, destacaron la labor de la Cruz Roja en la comarca, así como el gran papel que lleva a cabo su voluntariado.

El colofón a la mañana lo puso la coral de San Sebastián de los Reyes que ante un abarrotado Salón Rico deleitó a los presentes con un repertorio amplio y variado que encandiló al público asistente.

Posteriormente hubo una comida popular en las escuelas de la villa ducal para los integrantes de esta coral y voluntarios.

Después de comer, la oficina de turismo realizó dos visitas guiadas con todos los participantes para enseñar y dar a conocer la gran historia y arte que tiene Cogolludo.

En lo que queda de Puente de la Constitución, hay otras dos citas más. Hoy, viernes, 8 de diciembre, está previsto, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, un recital de poesía por parte de Alfonso Domingo “Kazo”.

Plato fuerte del fin de semana será la conferencia, igualmente en el Salón de Plenos, sobre las huellas de la Guerra Civil en Cogolludo, por parte del coronel José Romero Serrano y por Alfonso López Beltrán.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal