jueves, diciembre 1, 2022

PARQUES NATURALES DE CASTILLA-LA MANCHA, PARA EVADIRSE Y DISFRUTAR DE LA NATURALEZA

Redacción

En Castilla-La Mancha se encuentran importantes y atractivos espacios naturales donde, además de poder aprender de la cultura y gastronomía manchegas, se puede relajar uno disfrutando de la tranquilidad y relajación que inspiran. Exuberante naturaleza, parajes únicos y pequeños pueblos con encanto. Esta comunidad conserva una riqueza paisajística espectacular, con una variada fauna salvaje y especies vegetales de gran valor.

Castilla-La Mancha cuenta con dos Parques Nacionales: Cabañeros y las Tablas de Daimiel. Pero también alberga otros parques naturales, como el Alto Tajo, las Lagunas de Ruidera, el Hayedo de Tejera Negra o las Hoces del Cabriel. A continuación, se detallan algunos de estos espacios ideales para disfrutar de un fin de semana alejado del bullicio de la ciudad y poder realizar diferentes rutas senderistas.

Parque Natural de las Lagunas de Ruidera

Las Lagunas de Ruidera, en Ciudad Real, es una de las mejores maravillas naturales de España. Sus aguas ricas en carbonatos han formado impresionantes barreras que dejan ver espectaculares cascadas entre una laguna y otra. A lo largo del parque se encuentran formaciones boscosas autóctonas y vegetación palustre entre las que viven más de 250 especies de vertebrados. Por este parque se pueden realizar diferentes rutas senderistas para disfrutar de las alteraciones paisajísticas que ofrece y aprender sobre el funcionamiento del sistema lagunar.

Hayedo de Tejera Negra

Se encuentra en Cantalojas, al noroeste de la provincia de Guadalajara. Cuenta con un excepcional microclima de esta parte del macizo de Ayllón, donde en las zonas umbrías se mantienen con una alta humedad y las precipitaciones son abundantes durante todo el año. Este hayedo se encuentra entre los caudales de los ríos Lillas y Zarzas y, entre el frondoso bosque, se encuentran altas y afiladas crestas rocosas. Además, no solamente se encuentran hayas, también robles, pinos, acebos, olmos o abedules.

Parque Natural del Alto Tajo

Este espacio se encuentra en el Sistema Ibérico, entre la provincia de Guadalajara y el noroeste de la provincia de Cuenca. Son relevantes sus extensos pinares silvestres, laricino y resinero, y el bosque de ribera que crece a lo largo de los ríos y arroyos. Tiene una excepcional importancia su sistema de hoces fluviales, calificadas como uno de los más importantes de España y con una gran diversidad geológica, botánica y faunística.

Cabañeros y las Tablas de Daimiel

Estos dos Parques Nacionales son lugares únicos, donde se pueden divisar especies emblemáticas de flora y fauna, como águilas imperiales, cigüeñas negras, ciervos o jabalíes. Las Tablas de Daimiel destaca por el protagonismo del agua y de las aves y su importancia natural, como un humedal prácticamente único en Europa, ha llevado a este espacio a considerarse como Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Por su parte, en Cabañeros sobrevive intacto un gran bosque mediterráneo y resalta por ofrecer un paisaje de rañas, llanuras y bosque abierto. En él se encuentran más de mil especies vegetales, fósiles del Ordovícico y cabañas de carboneros, que dan nombre a este gran espacio natural.

Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

Esta reserva natural se sitúa en el límite oriental de la provincia de Cuenca. Las aguas del río Cabriel, principal afluente del Júcar, transcurren sirviendo de frontera para las provincias de Cuenca, Valencia y Albacete. Este espacio natural destaca por contrastar con los parajes que lo rodean, ya que en él se encuentran impresionantes formas labradas por los procesos erosivos en los Cuchillos de Contreras, las Hoces del Cabriel y el Valle de Fonseca. Las Hoces se caracterizan por los escarpes y farallones rocosos de hasta cien metros de desnivel, mientras que los Cuchillos se distinguen por su morfología puntiaguda.

Parque Natural del Río Dulce

Su aspecto más característico es la excavación por el río de un profundo cañón en estratos de calizas. Alrededor se encuentran bosques que cubren las laderas compuestas fundamentalmente por encina y quejido. El río Dulce cuenta también con barreras y terrazas travertínicas, además de un meandro encajado y abandonado espectacular. Una ruta por este espacio natural se puede combinar con la visita a la cercana Sigüenza, una localidad que destaca por su conjunto histórico, con preciosas piezas medievales, renacentistas, barrocas y neoclásicas. Entre su patrimonio destaca su catedral, la Casa del Doncel, la Iglesia de San Vicente o las murallas. También conviene acercarse a localidades como Joadra, Saúca y Pelegrina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal