sábado, noviembre 26, 2022

Sabores del campo a la mesa

Redacción

Una cocina con marcado carácter. Platos que evocan sabores naturales y nos recuerdan otras épocas. Una cocina que sabe a fuego, a puchero y al lento borboteo de una olla.

Ingredientes con carácter inundan el recetario seguntino de elaboraciones ancestrales cargadas de sabor y alimentos contundentes. Una tierra recia de gente trabajadora que se alimentaba de lo que la naturaleza le ofrecía. Esto terminó derivando en un recetario con mucha personalidad.

Crovina-con-cremoso-de-hinojo-y-dashi-de-congrio-seco-foto-david-Maldonado-con-el-morro-fino

No debemos olvidar que la actual Sigüenza se asienta sobre los pilares de una ciudad medieval. En una Castilla que siempre fue tierra de labradores, de artesanos y de gente humilde. Pero también fue un tierra de nobles y de reyes.  Dio como resultado un recetario donde se combinan los ingredientes más humildes, como son los cereales o las legumbres, con otros más suntuosos como pueden ser las piezas nobles de caza, manjares de nuestros ríos como las truchas o cangrejos, así como los corderos de carne suave y grasa aromática o la sutileza aromática que nos aportan productos como la trufa, la miel o el tomillo.

Espeto-de-sardina-con-salmorejo-de-remolacha-foto-david-Maldonado-con-el-morro-fino

​La cocina de Sigüenza se nutre de los productos que ofrece nuestra tierra. Productos que  aun a día de hoy, muchos de ellos siguen siendo productos salvajes. Productos de estos que cuesta encontrar, aquellos que aun a día de hoy apenas han sido castigados o modificados por la mano del hombre. La caza, la trufa, las setas, aromáticas incluso la miel y algunos de los cereales que se siguen cultivando de una forma profundamente respetuosa, son la base de nuestro recetario tradicional.

RelaisChateaux_Restaurante-_Steak-tartar-de-vaca-vieja-con-tuétano-asado-y-chips-2

​Estos productos salvajes son capaces de capturar los sabores del campo y transportarlos a nuestras mesas con una fuerza y contundencia que pocos otros pueden hacerlo. Nada mejor que un guiso de legumbres con una buena pieza de caza, ya sea perdiz, liebre o pichón. O un estofado de carne con setas  tan potentes como los níscalos o boletus que se recogen cada otoño en nuestros pinares y montes. Y cómo obviar unos buenos huevos fritos con trufa, y de remate un postre con la miel de romero. Puro sabor a Sigüenza.

Trucha-laqueada-con-salsa-Hoisin-sus-huevas-y-hojas-de-shiso-en-tempura-

​En definitiva, la cocina seguntina es rica en sabores, rica en cultura, rica en tradición, rica en ingredientes, y rica, rica, rica.

Samuel Moreno Gordo

Molino de Alcuneza Relais & Châteaux

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal