viernes, diciembre 2, 2022

Un paseo por los Mercados de España

Texto: S.C.

Hay mercados que son mucho más que establecimientos donde hacer la compra, son lugares para pasear, para curiosear, y sobre todo para disfrutar. En España podemos encontrar mercados espectaculares, tanto por sus productos y olores, como por su arquitectura muy singular 

En España podemos encontrar una gran variedad de mercados, algunos muy antiguos. No solo se puede ir a comprar, puedes ir a pasear o a tomarte algún refrigerio acompañado de una buena tapa. La mayoría de ellos tienen mucha historia, impregnados de una esencia mágica que conseguirá enamorarnos a primera vista.

En Valencia podemos encontrar el Mercado de Colón, concebido y realizado por Francisco Mora Berenguer entre los años 1914 y 1916. Es una representación de la arquitectura del modernismo valenciano de principios de siglo XX, con una importante influencia de Gaudí. Hay que destacar el diseño de sus columnas de fundición de hierro, el ladrillo y la cerámica ornamental. Después de la restauración que culminó en el 2003, el mercado de Colón se transformó en un centro de hostelería, con una horchatería tradicional, cervecerías y restaurantes que conviven con una floristería. Los tres únicos establecimientos originales que perduran son una charcutería delicatesen, una pescadería y una frutería.

Valencia. Mercado de Colón

Si hay un mercado famoso a nivel mundial es La Boquería, en Barcelona. Situado en el centro de la ciudad, en la Rambla, es un punto de encuentro para los barceloneses y un lugar que merece la pena visitar. Inaugurado en 1836 como mercado al aire libre, es en 1914 cuando se cubre definitivamente. El exterior del edificio es una estructura metálica y de vidrio, pero si algo llama la atención es su interior. Es en 1985 cuando se lleva a cabo la remodelación del mercado, y entre 1998 y 2001 se reforma el espacio de venta, según el proyecto de Lluis Clotet e Ignacio Paricio. Se quería mostrar el mercado no como un edificio cerrado, si no como una plaza porticada cubierta. Allí se puede comprar todo tipo de productos frescos, pero también es una atracción turística.

Barcelona. La Boquería.

En la capital, Madrid, podemos encontrar El Mercado de San Miguel. Inaugurado hace cien años como mercado de abastos, en la actualidad este edificio histórico es uno de los principales mercados gastronómicos del mundo, ya que permite a sus visitantes hacer un recorrido por los sabores de cada rincón de España. Podemos degustar desde jamón ibérico o el marisco más fresco llegado desde Galicia, hasta los arroces mediterráneos, los quesos de Castilla o Asturias. A nivel arquitectónico cabe destacar que conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX, tiene dos plantas y una superficie de mil doscientos metros cuadrados. El Mercado de San Miguel tiene más de diez millones de visitantes al año.

Madrid. Mercado de San Miguel.

Si nos vamos hasta Málaga encontraremos el Mercado Central de Atarazanas, que se encuentra en el lugar donde se disponían los astilleros nazaríes en el siglo XIV, que tras la conquista cristiana de la ciudad fueron utilizados como almacén, arsenal, hospital militar y cuartel. Entre 2008 y 2010 se llevó a cabo una nueva reforma con el objetivo de recuperar su diseño original, incluyendo la puesta en valor de la Puerta de Atarazanas y de los restos arqueológicos aparecidos en el subsuelo. Podremos encontrar gran variedad de puestos muy variopintos,  excelentes carnes, chacinas y quesos de diferentes denominaciones de origen, pescados y mariscos frescos de diferentes zonas, frutas de temporada, encurtidos y especias, sin faltar los panes elaborados con mucho cariño. El recinto dispone de varios bares y restaurantes donde poder disfrutar de los sabores de la gastronomía malagueña.

Al norte, en Bilbao deberíamos visitar el Mercado de la Ribera, que ha conseguido mantener su esencia a lo largo de su historia, que suma ya varios siglos. Su principal valor es la tradicional calidad, variedad y frescura del género que ofrece, así como todos los productos de su entorno rural y costero. En 1990 fue distinguido con el Guiness al Mercado Municipal de Abastos más completo, siendo en aquel momento el mayor mercado cubierto de toda Europa. El edificio, a pesar de la reforma, sigue siendo “La Plaza” de toda la vida.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal