martes, marzo 5, 2024

Un Refugio Colectivo construye la primera casa de acogida sostenible en Guinea Bisáu para mujeres que sufren violencia de género

Redacción

El Colectivo ha sido premiado por la construcción de una casa de acogida para las mujeres que sufren violencia de género, en Bafata, Guinea Bisáu.

Arup ha aportado su experiencia y conocimiento técnico a una construcción que se ha levantado con bloques elaborados con tierra del propio solar por la población local involucrada en el proyecto.

Cuando finalice su construcción la casa acogerá a más de 50 mujeres que han sufrido violencia de genero.

Un Refugio Colectivo, una organización de arquitectos que busca promover la justicia socioambiental a través de intervenciones construidas, ha recibido el primer premio de INTBAU Architecture Challenge por su proyecto «Encuentro entre tradición e innovación: La Casa de la Mujer».

Esta casa de acogida para mujeres víctimas de violencia de género en Bafatá, Guinea Bisáu, ha sido desarrollada en colaboración con la Fundación Anabella, que apoya a mujeres que sufren violencia de género, y Arup, la firma global de desarrollo sostenible. Este pionero proyecto – es la primera casa de acogida en el país- tiene el objetivo ofrecer alojamiento, asesoramiento y apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género, y proporcionales fuentes de sustento para ser económicamente independientes.

Arup ha participado asesorando en el proceso de construcción del refugio. De este modo, ha acompañado a la ONG aportando su conocimiento técnico para el diseño de las cimentaciones, cubierta de madera y estructura elaborada con bloques de tierra comprimida (BTC), un método de construcción sostenible por su baja huella de carbono, ya que se elaboran in situ por la población local con la tierra del propio solar.

En esta línea, el jurado seleccionó los proyectos que demostraban un profundo conocimiento de las tradiciones constructivas locales y cómo estas podían adaptarse, mejorarse y reproducirse para satisfacer las necesidades de la comunidad. Así, ha sido premiado por su gran conocimiento del contexto elegido, y, sobre todo, de las necesidades de las comunidades locales, siendo un ejemplo de adaptación innovadora de formas y técnicas tradicionales que busca reunir a la población local en una estrategia de construcción autosuficiente. 
Por su parte, David Rutter, coordinador del proyecto por parte de Arup en España, apunta que “estamos encantados de colaborar con Un Refugio Colectivo y la Fundación Anabella, aportando nuestro conocimiento y experiencia para contribuir al desarrollo de las mujeres en Guinea Bisáu a través de este proyecto que prioriza sus necesidades y pone la sostenibilidad en el centro del diseño”.

Laia García, cofundadora de Un Refugio Colectivo, comenta que “es un orgullo para nosotros recibir el reconocimiento de una institución como INTBAU con el primer premio por nuestro proyecto en Guinea-Bissau. Haber trabajado de la mano de ARUP durante el proceso de diseño nos ha resultado muy útil e inspirador, contando con un equipo excelente de profesionales que han aportado siempre una mirada sostenible a la construcción de la primera casa de mujeres en el país”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal