jueves, junio 13, 2024

Un total de 20 alumnos realizan con éxito el primer curso de piloto de silla Joëllete en el Albergue Provincial Fuente de las Tablas

Redacción

Este pasado sábado 4 de marzo el Albergue Fuente de las Tablas de la Diputación de Cuenca servía de sede ideal para la realización del primer curso de silla Joëlette y barra direccional dentro del programa Senderos de Cuenca, que como se anunciaba hace pocas fechas en el acto de firma del convenio entre la Diputación de Cuenca y la Federación de Deportes de Montaña de Castilla-La Mancha, este año cuenta como novedad el Senderismo Inclusivo.

Comenzaba el curso en el interior del Albergue con la parte teórica que incluía una exposición sobre conducción de silla Joëlette y barra direccional, partes de estas herramientas y pautas básicas sobre como interactuar con estos colectivos. Una exposición realizada por Oscar Cardo y Cristina Medina, ambos técnicos de la Federación y titulados en deporte adaptado.

Más adelante se ha realizado la parte práctica y los 20 alumnos inscritos a este curso han podido ir probando dos sillas Joëlette, una adquirida recientemente por el Consejo Senderos de Cuenca con cargo al convenio y otra cedida por Amiab, para posteriormente irse ejercitando en los diferentes puestos y roles de esta silla. Una silla adaptada para transitar por caminos, sendas y distintos terrenos. Así han podido comprobar las capacidades para superar obstáculos de esta silla y comprobar de manera directa, las sensaciones de las personas que las usaran.

El mínimo de personas para conducir la silla Joëlette, depende del sendero elegido, pero se aconseja que sea de cuatro personas con cierta experiencia, siendo aconsejable la participación de más pilotos.

Tras la comida en el Albergue y ya en sesión vespertina se ha continuado con las prácticas, practicando con los ojos vendados por las proximidades del albergue, ayudados con las barras direccionales para deficientes visuales, invidentes o personas con cierta movilidad reducida. Haciendo un alumno de invidente y dos de guías con la ayuda de estas barras, realizando circuitos de diferentes dificultades y por variedad de terrenos.

El curso finalizó con una vertiginosa bajada a hacia el embalse de la Toba y una dura subida por un terreno muy irregular y lleno de escalones, demostrando las versatilidad de estas sillas para llegar casi a cualquier lugar.

Destacar el muy buen ambiente durante todo el transcurso de la jornada y las ganas de seguir progresando en este apasionante mundo del montañismo inclusivo adaptado.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal