viernes, diciembre 9, 2022

Aitziber Garmendia estrena «Mantícora»

Redacción/ Fotos: Jesús Romero de Luque

Para muchos el rostro de Aitziber Garmendia puede resultar muy familiar. Es posible que sonrían ya que esta actriz se ha movido más en la comedia que en el drama. El 9 de diciembre y bajo la batuta del director Carlos Vermut, estrena «Mantícora«, una película que se mueve entre las paredes del misterio y el terror costumbrista. En esta breve entrevista nos desvela mucho más de este tan intrigante proyecto.

Aunque la pasión de esta actriz comienza por el teatro, Aitziber Garmendia se ha desenvuelto como pez en el agua tanto en la gran pantalla como en la televisión. Las tablas escénicas le han conferido parte de la profesional que es hoy. Obras como Sexberdinak, con la que sigue actualmente de gira, Losers, Los monólogos de Caperucita, El enjambre, con la que consigue el premio a mejor actriz de la unión de actores y Actrices vascas o Moko Zorrotza, son solo alguno de las más de 20 obras protagonizadas por la actriz. Cómo Dios manda de Paz Jiménez, Enjambre de Mireia Gabilondo, Ocho apellidos vascos de Emilio Martinez-Lázar,  Mantícora de Carlos Vermut o el cortometraje Mateoren Ama, de Aitor Arregui y José Mari Goenaga, son algunos de los títulos cinematográficos de esta actriz tan polifacética. Fuera de nuestras fronteras, en México concretamente, cabe destacar el premio mejor actriz que se llevó en el Festival Pantalla de Cristal de México,  por  el cortometraje Cenizas. La televisión la ha visto desfilar como actriz y como presentadora. Patria, El vecino o Allí abajo, son algunos de los títulos en los que hemos podido verla actuar.

Su faceta de presentadora de televisión le ha otorgado un sitio de honor en la televisión autonómica vasca con programas como Barra Librea de ETB.

En el largometraje su personaje, ¿es más de misterio o de terror? Desvélenos hasta donde se pueda desvelar.

Interpreto a Sandra, un personaje que se sitúa fuera del misterio o del terror. En ese mundo donde la razón, lo moralmente aceptable y la legalidad de los actos se tambalean. Sandra es un anclaje que sirve de referencia, un ser de luz, sin trampas ni acrobacias.

¿Qué tiene Sandra de Aitziber y viceversa?

Sandra tiene de Aitziber la sonrisa, la complicidad con sus compañer@s de trabajo y la cercanía. Me gustaría pensar que Aitziber tiene de Sandra la capacidad de liderar una empresa o un grupo de trabajo desde la empatía y el entusiasmo. Sandra es una apasionada de su trabajo, y en eso, ambas somos exactamente iguales.

Dicen que se mueve mejor en comedia ¿Cómo ha sido salirse de su zona de confort con Mantícora?

Todo un reto, pero he de confesar que jamás me había sentido tan cómoda fuera de mi zona de confort. He tenido que buscar mi «yo» serio, pero desde la verdad, sin sentirme disfrazada. Cuando se trabaja desde ese ángulo, todo es más fácil. Todo resulta mucho más sencillo.

¿En qué le ha echado el cable Carlos Vermut?

En la confianza. En la cercanía que ofrece. En la escucha. Me ha fascinado la firmeza con la que defiende sus ideas y, a su vez, la flexibilidad que adquiere a la hora de escuchar mis propuestas. Ha sido equilibrio en estado puro.

¿Cómo ha sido trabajar con un director de esta envergadura?

Es un director con una genialidad única, que crea guiones grandiosos y rueda películas maravillosas. Y en esa grandiosidad, consigue que ningún personaje parezca pequeño, tiene el don de dotar a cada personaje de un protagonismo propio, independientemente de los minutos que pueda aparecer en pantalla.

Se presentó la película en el Festival de Sitges y se dice que el público salió de la sala con “evidente agitación”. ¿Por qué recomendaría ver esta película?

Porque se sumerge en la oscuridad más profunda del ser humano. Recuerdo que cuando leí el guión me agitó profundamente. Es una película muy atrevida, incómoda, valiente y brutalmente honesta.

Mantícora nos enfrenta al espejo de nuestros miedos y tal vez miserias como seres humanos… ¿Qué le ha enseñado este largo a nivel personal?

A entender la diferencia entre lo que deseamos hacer y lo que realmente hacemos. Somos capaces de desear cosas horribles, pero, afortunadamente, como seres razonables que somos, no las llevamos a cabo. He podido ver la delgada línea entre lo moral y lo legal.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal