viernes, diciembre 9, 2022

Amanda Ríos: “Esta profesión te hace reflexionar sobre la vida”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: A.R.

La actriz malagueña, Amanda Ríos, acaba de estrenar en Amazon Prime la tercera temporada de “Desaparecidos”, donde da vida a Azhar, una joven policía.

A Amanda la hemos conocido por su papel de Azhar en la serie “Desaparecidos”, donde ha demostrado con creces que es una gran actriz. Se ha metido en la piel de una policía que, a lo largo de estas tres temporadas, ha ido evolucionando y que ha conseguido enamorar al público. Es pura alegría, no pierde la sonrisa en toda la entrevista, pero además vive con muchísima pasión su trabajo de actriz, es su vida.

La actriz nos cuenta que supo que quería ser actriz desde bien pequeña, después de ver la mítica serie “Siete Vidas”. Nos cuenta, que yendo un día en el coche con su madre, hablando de la vida, esta le preguntó qué quería ser de mayor, Amanda veía lo que hacían esas personas en esa serie, pero no sabía muy bien que era, por lo que contestó que a ella le gustaba mucho lo que hacían en la serie. “Mi madre me dijo que ellos eran actores y actrices y me preguntó si era lo que yo quería hacer”, recuerda Amanda. A raíz de ahí llamaron a un amigo de la familia, para meterla en un curso y ver si le gustaba aquello o no, pero sobre todo saber cómo se sentía allí. “Me fui a hacer un curso de verano a Málaga, a una escuela, y cuando volví me vine súper arriba, me encantó, porque el chico que daba las clases acababa de terminar dirección y venía con muchas ganas e ilusión. Yo tenía 13 años. Después estuve en grupos de teatro y en la Escuela de Arte Dramático”. 

Estabas haciendo teatro cuando te llaman para participar en la serie “Desaparecidos”, ¿qué pensaste en ese momento?

Me quedé en shock, eso es lo primero que recuerdo. Yo había hecho el casting y me olvidé, cuando me llamó la directora no sabía realmente para que me estaba llamando, estaba inmersa en las funciones de teatro. Después me dio muchísima alegría. En casa estaba mi amigo Rubén que había venido de mi pueblo, me puse a saltar como una loca y no hizo falta que le contara la razón, sin hablarle supo lo que me pasaba. Una vez que supe el reparto y el nivel del personaje, pensé que nos estábamos metiendo en algo muy grande, pero al final las ganas vencen al miedo.

¿Cómo ha sido trabajar con Juan Echanove y Elvira Mínguez? Son de lo mejor que tenemos en España…

Muy bueno, ha sido una experiencia maravillosa. Yo siempre digo que aprendo mucho de ellos, la trayectoria que tienen da para tener una mirada muy concreta del trabajo, por lo que de cualquier cosa, por muy pequeña que sea, sacan cosas muy interesantes. Hay una lectura y una mirada maravillosa, lo hacen todo muy fácil y crean un espacio entre los compañeros muy divertido, son muy generosos y siempre hay una risa. Al final pasamos muchas horas juntos y los rodajes son tremendos, hay que saltar obstáculos y mientras mejor ambiente haya y lo hagan fácil, es fantástico.

El personaje que interpretas, Azhar, ¿tuviste que preparártelo de alguna manera especial?

Al principio cogí una coach porque era mi primer proyecto en televisión y quería ir como un poco más tranquila, más preparada, al menos para arrancar las primeras semanas. Luego ha sido todo muy bonito, porque lo que arrancó la serie fue Miguel Ángel Vivas, él viene del cine, le encantan los actores e hicimos muchos ensayos. Tomábamos el café todos juntos y poníamos cosas en común…dejar que la magia suceda con los compañeros en el momento y que fluya. Por eso no es solo el trabajo que tu traes, es permitir que lo que sucede con los otros te vaya construyendo también. La relación que tiene Azhar con Sebas se ha ido creando por ese trabajo conjunto, una relación de compañeros que es casi como la de hermanos.

El personaje de Azhar ha tenido una evolución brutal a lo largo de estas tres temporadas y en la segunda el cambio es muy importante…

Sí, porque de repente la estamos viendo. En la primera temporada van acabando los capítulos y dices: “Bueno, ¿y esta?”, Miguel Ángel hablaba de la similitud con los médicos que llegan un poco novatos al empezar a trabajar y están viendo si de verdad les gusta el trabajo, enfrentándose incluso al hecho de tener que decirle, en un momento dado, a un familiar que una persona ha muerto. Ese recorrido que hacen es el que Miguel Ángel pensó que podíamos hacer conmigo. Azhar es una chica joven que llega a la comisaría y se da cuenta que le gusta el trabajo, que su jefe, Echanove, le da trabajos y que cuando llegamos a la segunda temporada esto está instalado, es decir, ella ya lleva allí un tiempo, sabe hacer su trabajo y se mete de lleno. De hecho, sin hacer spoiler, se involucra con Carmen para poder ayudarla en ese caso tan particular que tiene con su hijo.

¿Ha habido algo difícil a la hora de interpretar a Azhar?

Lo que más me ha costado en estas temporadas es haber hablado tantos idiomas, (risas) hablo inglés, francés, árabe clásico… y ahí hay que echarle mucho tiempo. Cada vez admiro más a la gente que se marcha a trabajar fuera, que es capaz de hacer una película o una serie en el extranjero, porque de verdad que son muchas horas de trabajo y de que se entienda lo que dices, que lo hagas con la mayor naturalidad. Eso fue un gran reto para mí.

¿No habías estudiado antes ninguno de estos idiomas?

El inglés si, estuve viviendo un año en Londres, pero con el resto no. Yo no sabía nada de árabe, es verdad que alguna vez había estudiado algo hace años, me ponía cursos cuando iba en el metro, casualidades de la vida… pero no, no lo hablaba.

Ya se puede ver la tercera temporada de “Desaparecidos” en Amazon, para los que aún no la hayan visto, ¿qué se van a encontrar los espectadores?

Hay una cosa que a mí me gusta mucho, y es la propuesta de temas que se ponen sobre la mesa. Aparecen temas como el vientre de alquiler, chicos homosexuales en países donde no existen las leyes LGTBI… estos temas me parecen muy interesantes. Estamos trabajando con desaparecidos y de repente, como de lejos, se están planteando una serie de cuestiones que a día de hoy las estamos viviendo. Sobre mi personaje y hablando un poco de lo que comentábamos antes, Azhar está ya muy instalada en el grupo, ella tiene ganas de crecer, ganas de poder ir tomando iniciativas y que en un momento dado pueda decirle a Santiago si puede comenzar una investigación. Todos ven que ella que puede seguir creciendo como policía. A nivel personal tiene ganas de que le pasen cosas, todo quedo un poco en el aire con el informático, tomar la iniciativa y enamorarse.

En la segunda temporada parece que se acerca a él, pero sales casi corriendo…

Es que esto es como la vida (ríe)

La serie ha tenido mucho éxito en sus dos primeras temporadas, esta tercera está triunfando, de hecho, en la primera semana entró en el Top 10 de la plataforma, ¿te ha cambiado la vida de alguna manera?

Yo noté el cambio cuando la emitieron en Tele 5, porque es verdad que las plataformas están abiertas a un público más joven, creo, pero el hecho de pasar a una cadena de televisión en abierto, hizo que saliera a la calle y que la gente me reconociera, me parara para darme la enhorabuena y me pidieran una foto. Ahora vamos a ir viendo esta tercera temporada que trae.

Amanda, si no hubieras sido actriz, ¿a qué te hubieras dedicado?

A mí siempre me ha gustado mucho la Historia del Arte, así que no se si de repente hubiera hecho esa carrera. También me gusta la psicología, de hecho, ahora voy a empezar un curso para formarme como terapeuta. Creo que me gustan las personas y por eso soy actriz, es querer contar a los otros y entenderlos.

¿Qué te ha enseñado esta profesión?

Muchas cosas. Esta profesión te hace reflexionar sobre la vida. Azhar, por ejemplo, ella está muy centrada en su trabajo y de repente le gusta el chaval, pero sin darse cuenta se ve envuelta en movidas del curro, eso es la vida, eso es lo que nos pasa a veces. Es como que te gusta alguien y te encuentras de frente con tus propios miedos. Hay una cosa de Azhar que me hace mucha gracia, “consejos tengo y para mí no tengo”, a veces queremos ayudar a los demás y les aconsejamos, pero luego no sabemos qué hacer con nosotros mismos.

¿Algún proyecto nuevo que nos puedas contar?

Una semana antes de estrenar la tercera temporada de “Desaparecidos” he estrenado el primer Podcast de ficción, para Spotify, que se llama “El sonido del crimen”. Ahí estoy haciendo un personaje de una profesora de universidad y, la verdad, es que somos un grupo muy interesante. Está Marta Etura, Ariadna Gil, Javier Pereira… Ya se puede escuchar completa. Habla de un grupo de policías que ayudan en una investigación a través de los sonidos, es decir, qué sonidos se producen cuando hacemos una llamada, cuando grabas un mensaje de voz, etc. Los guionistas han generado una historia de ficción que pudiéramos seguir de manera auditiva, está tan bien hecho que es como si lo estuvieras viendo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal