jueves, junio 13, 2024

Beatriz Del Monte: “Hay que encontrar un equilibrio entre la manera en la que te han enseñado a amar y la que tú tienes de amar”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: B.D.M.

Beatriz Del Monte tiene 27 años y se dedica a las Artes Escénicas, de manera más profesional a la Danza y al Teatro Físico. Apasionada del baile y la música disfruta con cada obra que crea, pero también le gusta escribir, por lo que esa unión de artes le hace ser alguien muy especial.

Beatriz sabe lo que quiere, sabe lo que desea trasmitir y tiene claro hasta donde no le gustaría llegar. Lleva un año trabajando en un EP, que de momento no tiene título y que lo está sacando por singles. Sabe que está en un momento vital, en el que se ha encontrado con fuerza y confianza para desarrollar una carrera musical, lleva mucho tiempo componiendo canciones que nunca había grabado ni producido musicalmente, al menos de una manera tan profesional. Inmersa e involucrada en ese proyecto llamado Bewis De la Rosa, donde la música será uno de sus ejes en este 2022, también tiene cabida “No hay jazmines sin tomates”, una obra escrita y dirigida por ella y que forma parte de Malditas Lagartijas, compañía que fundó en 2014. “Este año va a estar un poco como atravesado por estos proyectos, que son la música, la danza y el teatro físico”, reconoce Beatriz.

Beatriz Del Monte es artista desde pequeña, se considera una persona inquieta a la que le gusta bailar y cantar desde que era una niña. “En mi casa siempre estaba bailando y cantando, por lo que mis padres me apuntaron a clases de danza. Empecé mi formación haciendo danza española, clásica y urbana”, recuerda. Tiempo después se centró en las danzas urbanas, compitiendo a nivel nacional tanto en grupo como en solitario. Al cumplir los 18 años quería ir a la universidad, por lo que debía elegir carrera, hizo el grado de Artes Visuales y Danza, iniciándose en la Danza Contemporánea que se convertiría en el motor de todo lo que hacía. No terminó el Grado, porque decidió presentarse a la prueba de acceso para el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, en Madrid, especializándose en coreografía. “Después de graduarme, me fui a Asturias un año, a poner en practica todo lo que había aprendido. Cogí una casa en la montaña con un espacio escénico, que es un poco mi proyección de futuro, tener una casa en la naturaleza con una sala polivalente para crear y generar espacios artísticos. Allí se generan obras como: `Un huevo, cuatro sardinas´ y `Gatx Pacx´, utilizando el texto dentro de las creaciones. La palabra me encanta y me gusta mucho escribir”, nos cuenta Beatriz. Decidió estudiar y profundizar más en el teatro y el texto, por lo que se fue a Sevilla, al Centro de Investigación Teatral TNT-Atalaya, donde hizo un postgrado. Participó en la Ópera de los Tres Centavos dirigida por Sario Téllez y es en el 2020 cuando escribe “No Hay Jazmines sin Tomates”. Su aprendizaje ha ido acompañado de creaciones de obras y aunque en la música no ha podido formarse como le hubiera gustado, son disciplinas que requieren mucho tiempo, ahora le ha tocado priorizar en ella. “Por eso ahora estoy centrada en la música, llevo escribiendo canciones desde que soy adolescente. Al haber bailado mucho tiempo hip hop, y haber estado dentro de esa cultura, el rap era algo que me venía muy directamente. Todo eso me ha llevado a tener esa necesidad de escribir en ese código del rap. Ahora estoy haciendo un curso online de producción musical, porque quiero ir por ese camino los próximos dos años”.

Háblanos de Malditas Lagartijas

Malditas Lagartijas, mi compañía, es el proyecto en el que están enmarcadas mis obras, que es el nombre que le doy a todos los proyectos que hago de danza y teatro físico. Durante mucho tiempo he sido yo sola, pero ahora cuento con otras dos personas en la interpretación. Somos tres en escena, además de Nuria Gil que lleva la parte técnica y la producción, hay un equipo más amplio que nos han hecho la visual y todo lo referente al diseño gráfico. La música también es original, compuesta, especialmente para la obra, por Serenata Inmediata que es un grupo de dos personas de Asturias. El nombre de Malditas Lagartijas viene por un solo que hice y se llamaba así, fue la primera experiencia que tuve como creadora e intérprete de mis propias creaciones. A partir de ahí empecé a generar otras piezas como “Un huevo, cuatro sardinas”, que habla sobre la historia de mi bisabuela, tratando un poco la Memoria Histórica y el papel de las mujeres en la guerra y la postguerra. Luego está “Gatx Pacx” o “Entraña Limonera” que es sobre María Zambrano, “Traigo un cerdo en mi maleta” y “Alpiste para cabezas tristes” que ha sido una de las que se ha movido mucho durante este último año. La última creación es “No hay jazmines sin tomates”, es una obra de danza y teatro físico, que incluye tanto texto como cuerpo y que es la que estoy promocionando ahora. Vamos a estar en Madrid con ella, en varias salas dentro de La Red de Teatros Alternativos. Estamos muy contentos, a partir de marzo habrá mucho rodaje de la pieza. Ahora mismo estamos focalizadas, desde la compañía, en generar un equipo de trabajo de verdad, con el que ir caminando de la mano en las diferentes creaciones que haga. Siento que lo estoy consiguiendo después de las creaciones anteriores, con “No hay jazmines sin tomates” se está materializando la compañía Malditas Lagartijas.

Tu proyecto musical, Bewis De la Rosa y el videoclip de la canción “A sal”, ¿Cuál es el estilo de tu música?   

La letra de la canción es mía y la producción musical de G.Rams y Araceli Sound  studio en Rivas. El video clip está dirigido por Laura Cortés y la dirección de fotografía la ha hecho Jorge Parejo. Mi estilo está dentro del Hip Hop y atravesada por letras de Rap, pero tratamos que los sonidos tengan influencia del Latin. A Sal” tiene influencias del Dance Hall y estamos investigando en ver cuál es el sonido que más se adapta a mi manera de componer. Esta canción es un canto al amor libre, al amarse a una misma, primero, para poder amar al resto, al cuestionar la manera de amar que se nos ha propuesto desde que somos pequeñas, al menos a mi generación. Hay que encontrar un equilibrio entre la manera en la que te han enseñado a amar y la que tú tienes de amar.

¿Qué te dice la gente después de escuchar por primera vez esta canción?

La mayoría de los feedback que he recibido han sido bastante buenos. La gente me ha dicho que es una canción con mucha fuerza y que cuesta coger el mensaje la primera vez que la escuchas. Hay que escucharla varias veces, además el Rap (en esta canción) juega con las palabras y con la sonoridad que tienen, quedándote con la rítmica más que con el contenido. A su vez, mi manera de trabajar, cuando escribo, es desde la metáfora, una metáfora muy surrealista en la que a veces lo que digo no suena de una manera racional. Por eso creo, que a la hora de escucharla cada persona la recibirá desde un punto diferente y sentirá diferentes sensaciones.

¿Qué te gustaría trasmitir con tu música? ¿Con qué idea quieres que se queden?

El otro día Laura, con la que he hecho el video clip, me decía una cosa muy bonita y que me gustó mucho escucharla: que el canto que hago es un canto a la transformación. Creo que es lo que siempre pretendo hacer, más allá de decirle a la gente lo que tiene o no que hacer, primero me lo digo a mi misma y eso creo, que en consecuencia, hace que quien lo escucha se replantee ciertas cosas. Pienso que vivimos en un mundo muy sesgado y muy binario, donde todo es blanco o negro, donde eres hombre o mujer, donde te gustan los chicos o te gustan las chicas. Siempre hablo desde el amor y desde las relaciones personales que establecemos, hablo mucho de ello. Esa necesidad que tengo de hablar de esto es por lo que te decía antes, creo que se nos ha enseñado una manera o un camino muy concreto, que esta genial quien lo quiera tomar, pero pienso que tiene que haber otras alternativas y para que las haya tiene que haber un desarrollo personal en cada individuo, que te lleve a poder saber lo que quieres y tratar de ir a por ello. Es un canto a la esperanza, que cada persona sepa si está haciendo lo correcto para conseguir su meta, dejando a un lado la queja. Mi Rap no es un rap de queja, me puedo quejar en algunas ocasiones de cosas, pero voy más allá, antes de quejarte replantéate si lo que estás haciendo te va a llevar a donde de verdad quieres estar.

Tengo curiosidad por saber algo, ¿Por qué todas tus obras hacen alusión a alimentos, flores o animales?

Creo que es algo muy personal, pero si lo miro en perspectiva, creo que es algo que nos une a todas, desde un punto muy natural. Como que este mundo se está llevando por delante todo lo que nos une con la tierra y con las raíces, tengo una necesidad personal, y creo que es colectiva, de reconectar con lo más sencillo, que a estas alturas se ha perdido. Me he criado junto a mis abuelos y he pasado las vacaciones con ellos en Villamayor de Santiago, siento la manera de relacionarse en los pueblos o en núcleos pequeños cercanos a la naturaleza. Una manera muy sana y sencilla que estoy segura acabaría con esta ansiedad y este ritmo frenético que tenemos en las ciudades. En el querer conseguir cosas materiales que nos hará felices. La felicidad está en lo más sencillo, oler una flor, pasear por el campo, comerte un buen puchero con la gente que quieres o tener una conexión con los animales de manera respetuosa.

Las zonas rurales y el campo son tu fuente de inspiración, ¿No?

Si, y la cotidianidad de los hogares. Pequeñas cosas, como una comida preparada con cariño, poder hacer una reunión familiar en la que cada uno aporta algo de su casa, el intercambio de las huertas, son formas y maneras de hacer que se han perdido, incluso en los pueblos se han perdido, que es lo triste, y eso me inspira muchísimo. A nivel estético, la casa de mis abuelos, los veranos en el pueblo, las fiestas y las tradiciones. Con lo antiguo siento verdadero romanticismo, creo que me viene por haber pasado mucho tiempo con mis familiares mayores.

¿Qué vamos a encontrar en “No Hay jazmines sin tomates”?

Pienso que no hay que terminar con las tradiciones, sino que hay que revisarlas. Muchas veces por creer que estábamos avanzando hemos acabado con las tradiciones, en lugar de revisarlas desde el contexto actual. Por suerte, hay muchos artistas que están haciendo esa revisión de sus raíces y viendo hacia donde pueden llevarlas, quedándose con lo que sigue aportando y rechazando lo que se ha quedado obsoleto, añadiendo nuevas miradas. Es verdad, que hemos avanzado en muchas cosas, como en poder hablar sobre la diversidad en cuanto al género o a la sexualidad, pero siempre, queramos o no, lo tradicional va a estar ahí y dependerá de nosotras si simplemente la observamos o la queremos cambiar. Esta obra, “No hay Jazmines sin tomates”, trata sobre la verbena madrileña de San Antonio de la Florida, creada por la modistillas madrileñas, y tiene una tradición, que en la pila bautismal de la ermita de San Antonio, las mujeres solteras, en edad de casamiento, iban a la fuente y arrojaban alfileres, después metían la mano dentro tres veces, dependiendo de los alfileres que se quedaban clavados, se suponía que eran los pretendientes o novios que iban a tener ese año. Lo que pretende esta obra es hacer una revisión de como las fiestas populares que tenemos actualmente, han ido retroalimentando los roles patriarcales, como que tenías que tener novios. Vale, no dejemos de alabar el amor, el encuentro, el azar y los rituales, pero a lo mejor hay que transformarlo y le tenemos que pedir a esos alfileres otra cosa o desde otro lugar. Se hace referencia a otras verbenas, bailes y como han ido cambiando. Tiene cuatro personajes, cuatro arquetipos que no son personas, si no que están representando a los diferentes roles de la sociedad. Tenemos a la Vieja, que es la tradición, la represento yo; está Ella, que son los colectivos oprimidos sobre los que se ha ejercido el poder; Ruido, que es el ruido social que está alerta a una posibilidad de cambio y está Barbas, que es el patriarcado, representado por un muñeco de trapo. Se creó gracias a una residencia que nos dieron a través de Larumbe Danza, compañía residente de Coslada y a través del apoyo del ayuntamiento, la concejalía de cultura y de la de igualdad. Nos dieron un espacio que es el teatro La Jaramilla y lo tuvimos durante dos meses para poder crear la pieza. La financiación se hizo a través del mecenazgo Verkami, y hubo ayuda familiar, además de la que puse yo con mi compañía. Vamos a estar programadas en Espacio DT, donde además nos han dado una ayuda en residencia, tanto económica como en espacio.

¿Hasta dónde te gustaría llegar?

Hasta donde llegue, pero sin parar y con muchas ganas. Es una buena pregunta porque no la se contestar, y esas son las mejores preguntas, las que no sabes contestar. Pero sé que hasta donde pueda seguir aprendiendo y no esté limitada por algo o alguien que pretenda limitar lo que quiero comunicar. Mientras sienta algo de libertad y sienta que estoy en aprendizaje, que mire hacia atrás y vea que voy para delante, creo que donde esté es donde tengo que estar. No tengo esa mentalidad del sueño capitalista, pero claro que me gustaría cantar en un palacio gigante con mucha gente gritando o actuar en un teatro donde pueda llegar ese mensaje a muchas personas, eso significaría que algo estamos haciendo bien como sociedad, porque creo que el mensaje que propongo es una mejora. Si a mí me dicen lo que tengo que cantar, yo no quiero llegar a llenar un gran recinto, prefiero cantar para menos gente cantando lo que quiero cantar. Yo en este punto de mi carrera no estoy dispuesta a pasar ciertos techos solo porque si, solo por llegar a tener lo que la gente considera éxito. Lo hablo mucho con mi padre, yo creo que ahora tengo éxito porque estoy haciendo lo que quiero y tengo 27 años, lo que hago va conforme a mis ideas y principios. Pero reconozco que no estoy agarrada a ellos, dudo de ellos cada día, porque hay que dudar también de lo que uno cree que sabe.

https://www.instagram.com/bewisdelarosa/

https://www.instagram.com/malditaslagartijas/?hl=es

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal