martes, marzo 5, 2024

Claves del proyecto de ley contra el desperdicio alimentario

Redacción

Bene Bono analiza los puntos clave del proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, aprobado la semana pasada por el Consejo de Ministros

El desperdicio alimentario sigue siendo un tema crucial en el ámbito social y económico, además de tener una grave implicación en las condiciones del entorno natural y el medio ambiente. Con la aprobación la semana pasada del proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, Bene Bono, startup que salva frutas y verduras ecológicas e imperfectas, analiza los puntos clave que marcarán, debido a esta la Ley, el rumbo del desperdicio alimentario durante los próximos años.

En el mundo se desperdicia un 30% de los alimentos que se producen, tal y como estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En este contexto, con este proyecto de ley, España se dota de un marco legal para prevenir pérdidas y controlar el desperdicio alimentario y contribuir a mitigar estos números, por el cual se establece que todos los agentes involucrados en la cadena alimentaria deberán contar, de forma obligatoria, con un plan de prevención de pérdidas y desperdicio.

Así, Bene Bono, comprometida con la lucha anti-desperdicio alimentario desde su nacimiento en Francia, ha analizado algunos de los puntos que incluirá la Ley:

Productos imperfectos: dentro de las medidas incluidas sobre buenas prácticas, la Ley contempla que se incentive la comercialización de productos con fechas de caducidad próximas o de consumo preferente. Además, incluye la venta de productos imperfectos, de temporada y ecológicos. En esta línea, desde Bene Bono, mantienen su compromiso de dar una segunda vida a los alimentos que son rechazados por las grandes superficies, pero que están en perfectas condiciones para su consumo.

Prevención de pérdidas y despilfarro: se apunta a que la prioridad para prevenir las pérdidas sea siempre el consumo humano de los productos, lo que incluye que las empresas de hostelería tendrán que poner a disposición de los consumidores opciones para que se lleven los productos no consumidos. También, se contempla la donación, mediante convenios de colaboración, o la redistribución de alimentos. Así, se contribuye a la vez a satisfacer las necesidades alimentarias de la población más vulnerable. Por otro lado, para evitar el despilfarro, además del consumo se apunta a la transformación de los alimentos en otros subproductos como alimentos, zumos o piensos, siempre y cuando las condiciones para ello sean óptimas.

Optimización del trabajo y recursos naturales: otro de los objetivos de la norma pone el foco en la conservación de los recursos naturales, así como el correcto aprovechamiento de las prácticas tanto de producción como planificación y comercialización de los productos.

Concienciación: tras su tramitación parlamentaria, la ley pretende sensibilizar a la sociedad de la importancia que tiene el desperdicio alimentario en los diferentes ámbitos, de forma que las alarmantes cifras se reduzcan y las prácticas correctas queden integradas.

“Todavía queda mucho camino por recorrer respecto al desperdicio alimentario, además de diversos campos de mejora en los que promover el cambio de hábitos y la concienciación. Lo realmente importante es que estas medidas, una vez entre la Ley en vigor, se apliquen correctamente de forma que se alcance el efecto deseado”, indica Sven Ripoche, cofundador de Bene Bono.

Más de 330 toneladas salvadas en cinco comunidades autónomas

Tras su llegada a Madrid, Bene Bono ha expandido durante este año de operaciones en España sus cestas de productos ecológicos a Barcelona, Valencia, Bilbao, Vitoria y Zaragoza, con una previsión de llegar a varias ciudades más durante 2024. De hecho, gracias a su actividad, ya son más de 330 las toneladas que han salvado desde su llegada a España, contribuyendo a una reducción de 99.000 kg de CO2 y ahorrando 165 millones de litros de agua.

”Desde Bene Bono apoyamos completamente este necesario proyecto de Ley, que se alinea con nuestra propuesta y compromiso por conseguir mitigar el desperdicio alimentario. Así, nos situamos al lado de la administración en una posición de completa colaboración para conseguir trabajar por este objetivo y concienciar de la necesidad de conseguir buenas prácticas contra la pérdida y desperdicio de alimentos”, concluye Ripoche.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal