lunes, septiembre 26, 2022

Cómo moverse más después de las vacaciones sin encerrarse en un gimnasio

Texto: Alexia Bonanno

Acaban las vacaciones, vuelves a la rutina y retomas el camino a la oficina. Durante estas semanas la verdad que has disfrutado, las cenas con amigos, las cervecitas después de un día de playa o esas barbacoas antes de salir de fiesta. Entonces, es muy probable que tengas un poco de mala consciencia por no haber mantenido ese Summer Body que tenías antes de empezar esta desconexión de tu día a día. Pero ¿Qué más da? No hay que culpabilizar, has pasado ratos increíbles y has fabricado nuevos recuerdos. Ahora tienes todo el tiempo para retomar una actividad física. De todas formas, estos momentos son necesarios. Al igual que sientan bien las vacaciones para descansar del trabajo, también vienen bien para que el cuerpo descanse y no termines quemado.

Lo que viene en mente es ir a un gimnasio, pero no es la única alternativa. Después de haber pasado estos días al sol no nos apetece encerrarnos en una sala rodeada de gente sudorosa, para eso nos subimos al metro. Entonces ¿Cómo retomar una actividad física sin tener la impresión de que sea un castigo? Para obligaciones ya hay suficientes durante el resto del día, entonces, aprovechemos para juntar el deporte con diversión.

Estar fuera porque aún hace bueno

Nos hemos quejado mucho este verano del calor que ha hecho y que sigue haciendo. Sin embargo, dentro de unos meses nos quejaremos del frío y echaremos de menos los días en los que se podía salir a la calle sin cuatro capas de ropa. No siempre sabemos qué hacer, salir a correr vale, pero ¿si no nos gusta? Claro, no somos todos especialistas y no sabemos qué podemos hacer y necesitamos la motivación y el conocimiento de profesionales. Las opciones son múltiples. En todas las ciudades se han ido creando grupos de entrenos al aire libre que te llevan a hacer todo tipo de actividades al aire libre. Existen todo tipo de actividades, de los grupos de running, a las clases de yoga al aire libre, pasando por los gimnasios al aire libre. Ahora solo te queda decidir el deporte que quieres practicar y disfrutar del sol.

Compartir momento con los peques

Los niños son bolas de energía y esa energía es contagiosa. Después de un día de trabajo al igual que quieres desconector a ellos les pasa lo mismo tras un día de clase. Aprovechar esos momentos con ellos para jugar o practicar una actividad física no solo beneficiosa para la salud de ambas partas, sino que además es una manera de compartir recuerdos, estrechar lazos y una vuelta en infancia para nosotros olvidando las preocupaciones cotidianas. Bajar al parque, jugar con ellos a la pelota y correr del tobogante al columpio cansara y es una manera de moverse sin darse cuenta del esfuerzo que estás produciendo. Practicar un deporte con tu hijo además de crear tu momento con él y descubrirle también es algo que puedes ir cultivando año tras años. Con el tiempo verás como el alumno supera al maestro.  

Probar cosas nuevas y conocer a gente

En septiembre es la vuelta al cole y también cuando empiezan las nuevas actividades físicas. Nunca es muy tarde para descubrir un nuevo deporte y justamente ahora es el momento idóneo del año porque es cuando se suelen proponer clases y horarios para los principiantes. La timidez y la vergüenza nos son excusas para no apuntarse. Además, al estar con gente del mismo nivel es una posibilidad para conocer a gente nueva y abrir nuevos horizontes. Existen muchísimos deportes extremadamente divertidos como el baile en el que te cansaras pasándotelo genial. Los beneficios de cambiar y probar nuevas actividades harán que desarrolles nuevas competencias que a lo mejor se trabajas en tu deporte anterior como el trabajo en equipo, la fuerza, el cardio, la proyección, el equilibrio, la confianza, la responsabilidad o la agilidad.

Aprovechar un rato libre

No siempre es fácil reservarse un momento diario para hacer deporte. Las obligaciones del trabajo o de la familia a veces solo nos dejan un par de minutos libres al día. Por eso hay que aprovechar cada momento para solicitar nuestros músculos. Si te desplazas en transportes públicos una opción es la de bajarte dos paradas antes y terminar un trayecto andando. No solo te mueves más, sino que también disfrutas para tomar un poco el aire. Otro momento en el que puedes aprovechar es cuando paseas a tu mascota. Puedes alargar un poco el paseo o ir a correr con tu perro. Ese momento será tan beneficioso tanto para ti como para él. Otro cambio que podemos hacer es remplazar el ascensor por las escaleras. Es verdad que muchas veces la pereza y el calor son muy persuasivos pero este simple cambio fortalece tus músculos de las piernas y mejora tu capacidad respiratoria. Por último, un elemento que puedes añadir a tu vida es la música. Esta al acompañarte en tus actividades diarias como andar, cocinar o hacer las tareas del hogar impondrá su ritmo y de manera inconsciente te vendrán ganas de bailar. No solo te moverás más sino que te lo hará más ameno.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal