martes, marzo 5, 2024

¿Cuáles son los cambios del tercer trimestre de embarazo que influyen en el proceso del parto?

Por DRA. ESTHER MUÑOZ. Miembro de TopDoctors

Durante el tercer trimestre del embarazo, el cuerpo de las mujeres experimenta una serie de cambios significativos que las preparan para el momento del parto y la transición a la vida fuera del útero del bebé. Estos cambios forman parte del proceso natural del parto y es importante que la paciente realice un seguimiento prenatal con su especialista en Ginecología.

Durante el tercer trimestre se puede experimentar acidez y reflujo gástrico

¿Qué cambios experimenta el cuerpo durante el tercer trimestre?

Durante esta etapa final del embarazo, el cuerpo de la mujer continúa adaptándose para dar la bienvenida a su bebé al mundo. Algunos de los cambios más destacados son:

Aumento del tamaño del útero: el útero sigue expandiéndose a medida que el bebé crece. Esto puede causar molestias, presión en la parte inferior del abdomen y a nivel de la zona baja de las costillas.

Presión en la vejiga: con el crecimiento del útero, puede aumentar la presión sobre la vejiga, lo que genera una necesidad más frecuente de orinar.

Acidez y reflujo gástrico: el aumento de tamaño del útero puede comprimir el estómago, por lo que la paciente puede experimentar acidez y reflujo gástrico.

Dificultad para respirar: el bebé en crecimiento puede presionar contra los pulmones de la madre, lo que puede provocar dificultad para respirar y sensación de falta de aire.

Cambios en el cuello uterino: en el tercer trimestre, el cuello uterino se vuelve más delgado y comienza a dilatarse en preparación para el parto.

Braxton Hicks: las contracciones de Braxton Hicks pueden intensificarse en esta etapa final. Se tratan de contracciones uterinas no regulares que preparan el útero para el parto.

Cambios en las articulaciones y ligamentos: debido a la producción de hormonas que relajan los ligamentos, algunas mujeres pueden experimentar una mayor laxitud en las articulaciones, especialmente en las caderas y la pelvis. Estos cambios son importantes para facilitar el paso del bebé durante el parto, pero también pueden causar incomodidad o dolor en algunas pacientes.

Preparación psicológica: durante el tercer trimestre, las futuras madres pueden experimentar una amplia gama de emociones a medida que se acerca el parto. La ansiedad, el nerviosismo y la emoción son respuestas comunes mientras se preparan para el nacimiento y el cuidado del bebé. Por este motivo, la preparación psicológica también es esencial para abordar el proceso del parto con confianza y una actitud positiva.

¿Cómo puedo prepararme para el parto?

Es fundamental que las mujeres embarazadas se preparen física y emocionalmente para el parto. Para lograr una preparación adecuada se pueden seguir algunas indicaciones:

Clases de preparación para el parto: asistir a clases de preparación para el parto puede proporcionar información importante sobre el proceso del parto, técnicas de respiración y relajación, así como consejos para el cuidado del recién nacido.

Cuidar la alimentación: dieta mediterránea rica en verduras, frutas, legumbres y buen aporte de proteína. Evitar bollería y productos procesados.

Mantenerse activa: realizar ejercicio suave y adecuado durante el embarazo, como caminar o yoga prenatal, puede fortalecer el cuerpo y facilitar el parto.

Control del peso: evitar incremento excesivo de peso.

Hablar con el médico: comunicarse abiertamente con el ginecólogo sobre las expectativas y dudas para el parto puede ayudar a crear un ambiente de apoyo y confianza.

¿Es recomendable un plan de parto personalizado?

Un plan de parto personalizado es una herramienta útil para comunicar las preferencias y deseos de la madre durante el parto. Esto puede incluir decisiones sobre el uso de medicamentos para el dolor, preferencias de posición para el parto y la participación de un acompañante.

¿Cuáles son las diferentes etapas del parto?

El trabajo de parto se divide en tres etapas:

Dilatación y borramiento del cuello uterino

En esta primera etapa, el cuello uterino se dilata y se adelgaza para permitir que el bebé salga del útero y pase a través del canal del parto.

Expulsión del bebé

Durante esta fase, el bebé es empujado a través del canal de parto y nace.

Alumbramiento de la placenta

Finalmente, la placenta se separa del útero y es expulsada.

¿Cómo se puede aliviar el dolor durante el parto?

Existen diversas opciones para aliviar el dolor durante el parto, que incluyen métodos farmacológicos como la analgesia epidural. Por otro lado, también hay técnicas no farmacológicas como la respiración controlada, masajes y la posición en la que la paciente se sienta más cómoda durante el trabajo de parto.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal