sábado, marzo 2, 2024

Cuca Escribano: «No es fácil autoproducirse, pero creo que es algo muy interesante»

Texto: Teresa Loscertales / Fotos: Luis Castilla e Instagram

Cuca Escribano es una reconocida actriz española nacida en Madrid, comenzó su trayectoria en los años 90 en el mundo del teatro, donde participó en diversas producciones de prestigio. Nos habla de «El síndrome del copiloto» obra producida por ella con su productora “Avanti Teatro” que tiene junto a Eduardo Velasco. En televisión, ha participado en numerosas series y programas, destacando su papel en la exitosa serie «La reina del sur«. Cuca Escribano es muy apreciada y respetada en el mundo del arte dramático en España, gracias a su experiencia en los diversos géneros y formatos como actriz.

«El síndrome del copiloto» es una adaptación de una parte de «Mujeres que compra flores» ¿Cómo surgió esta idea?

Pues mira, yo soy amiga de Vanessa Montfort que es la novelista de «Mujeres que compra flores» y un día hablando me dijo que, dentro de la novela, la historia de Marina, personaje protagonista, nació casi como un monologo, pero después fue creciendo y se convirtió en novela y Vanessa Montfort podía perfectamente adaptarlo o retomarlo. Entonces, me ofreció producirla con mi productora “Avanti Teatro”, aunque llevábamos tiempo sin producir nada. Claramente le dije que sí, que ella se pusiera con el texto que yo me ponía con la preproducción. De esto hace ya 4 años.

Entonces has sido productora de este proyecto ¿Cómo es producir una obra de teatro?

Hicimos la producción con la compañía Avanti Teatro que tengo junto con Eduardo Velasco y supongo que para los productores que se dedican solo a eso pues será más fácil que para mí, pero lo difícil es producirlo y actuarlo, porque, sobre todo, los meses de los ensayos he tenido que estar muy concentrada para llevar las dos tareas acabo. También es muy bonito, creo que los actores muchas veces deberíamos de convertirnos en nuestros propios productores, porque no siempre nos llegan los textos o proyectos que queremos y creo que como artistas que somos, tenemos la capacidad y el deber de intentarlo, claro que es más fácil para un pintor que se pone con su pintura y su lienzo, pero para nosotros es más difícil, porque siempre dependemos de una estructura y de un grupo. No es fácil autoproducirse, pero creo que es muy interesante.

¿Y te ha dirigido algo Vanessa Montfort?

Sí, Vanessa Montfort ha dirigido «El síndrome del copiloto». Al final, yo lo producía y lo actuaba, ella lo adoptó y lo dirigió.

¿Qué ha sido para ti lo más complicado de esta obra?

Pues tiene que ver más con lo personal, cada proyecto es un reto y yo aquí me he enfrentado a mis propios miedos, como lo hace el personaje de Marina. Es una mujer que va a tirar las cenizas de su marido en Tánger cumpliendo su última voluntad, en un barco en el cual, ella no sabe navegar porque siempre había ido en el lugar del copiloto, así que tiene que enfrentarse a peligros reales como pueden ser marejadas o el estrecho, que es muy complicado de navegar, y sobre todo a su miedo de pensar que no es capaz de tomar el timón de su propia vida. De alguna manera, yo como productora, he sentido ese miedo de no saber si soy capaz de tomar el timón. Al final, ha sido un aprendizaje.

Cuca con el Premio recibido en el ASWAN International Women Film Festival

¿Qué intención o que esperabais provocar al público con «El síndrome del copiloto» ?

Pues mira, te voy a leer algo muy bonito que nos dijo una chica al salir de » El síndrome del copiloto«: “Cuca, me gustaría darte las gracias por lo magistral que estuviste ayer, era la segunda vez que os veía y enormes, anoche fui con mi madre y tengo que confesarte que iba un poco nerviosa, hace 5 meses que mi padre falleció y me daba cosilla ver cómo estaría mi madre viendo la obra. Tu personaje le dio faro, le dio luz y al salir, me dijo que era como haber recibido una señal de guía, una señal de por donde seguir ahora, me dijo que lo que había vivido era maravilloso pero que era hora de pilotar su vida. Gracias por haber alumbrado a mi madre”. O sea, para que te voy a explicar más, esto era lo que queríamos.

¿Qué feedback o comentarios habéis recibido del espectador?

Sí, ha sido brutal. El público siempre aplaude de pie. Es verdad, que el final de la obra es muy bonito y esperanzador, porque de alguna manera ella acaba pilotando ese barco y lo logra de una manera muy hermosa, después de una tormenta hasta con el mástil roto, pero con la fuerza y la seguridad de que puede.

Hablando un poquito de tu papel de Sheila en «La reina del sur» que salió ya la tercera temporada en enero, ¿Qué ha significado en tu vida personal y profesional este personaje?

El rodaje de «La reina del sur» es algo muy especial. Es una serie que fue la pionera como narco-serie y encima protagonizada por una mujer, aunque luego ha evolucionado, ya hemos dejado atrás el narco y muchas otras cosas, pero comenzó siendo eso. Pionera también en hacerlo con actores con diferente acento de un mismo idioma, ya que había actores de Latinoamérica. Es muy bonito trabajar con gente de otros países y estar concentrados todos fuera de nuestro país, porque se crea una especie de camaradería, nos convertimos en una familia. Para mí, vitalmente ha sido muy importante, alguno de mis mejores amigos ya en la vida están dentro de la serie. Después, la experiencia de rodar fuera es muy enriquecedora.

«La Reina del Sur»

Tengo entendido que se ha grabado en bastantes localizaciones espectaculares y zonas naturales de Latinoamérica

Sí, la primera temporada querían enseñar Europa y en la tercera querían mostrar la grandeza de Latinoamérica, pero además los sitios que no son tan conocidos. En aquel momento estábamos recién salidos de la pandemia en el año 2021 y había muchísimas restricciones, de hecho, en Argentina estuvimos a punto de no ir. En la Patagonia, nos sucedió que íbamos a ir a grabar y al final no pudimos, porque básicamente el país estaba casi cerrado cuando fuimos. Fue duro, pero también eso, nos hizo más piña, porque no podíamos salir y contagiarnos. Si esto sucedía, tendríamos que parar el rodaje, un rodaje que es internacional, con gente de muchísimos países en el que cada día cuesta una fortuna. Hemos tenido un cuidado extremo, las cenas y todo era entre nosotros. Al final, esta tercera temporada fue dura, pero a la vez muy bonita.

¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos que nos puedas contar?

Uno que se puede contar muy poquito, porque es personal y es de teatro también, pero está muy verde todavía. También, estoy preparando la nueva temporada del «El síndrome del copiloto» y ahora en mayo, cerramos la obra del copiloto porque en verano no actuamos y ya no volvemos hasta septiembre. Pero bueno, esta es la cotidianidad de un actor, de pronto no tienes nada como de repente te llega dos guiones y tienes que decir que no a uno de ellos.

Y ya para cerrar, me gustaría saber un poco tu opinión de cómo ves el futuro tanto del teatro como del cine

En España se está haciendo un cine maravilloso. El otro día vi «Cinco lobitos» que me encantó. Encima con muchísimas directoras jóvenes contando historias y con personajes femeninos muy interesantes. El cine en España está conectando y cambiando a fuerza de buenas películas. Siempre parece que estamos con problemas, pero siempre seguimos, siempre seguiremos yendo al teatro. Pasó una cosa en pandemia y es que después de esa etapa la gente tenía muchas ganas de ir al teatro, al directo. Yo creo que lo “no enlatado” siempre va a funcionar, para mí el teatro no me preocupa. El cine con las plataformas es más complicado, porque estamos cambiando la manera de consumir y estas plataformas invierten mucho más en series que logran enganchar al espectador. Al final, yo soy siempre muy positiva y creo que nos adaptaremos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal