miércoles, abril 17, 2024

Eva Marí: «Los colegios están muy involucrados en el tema del Buylling»

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: E.M.

Las noticias sobre el buylling siguen ocupando las primeras páginas de los medios de comunicación. Es algo que sigue sucediendo y parece que cada vez va a más. No hemos adelantado nada, cada vez hay más casos de acoso escolar y algunos acaban muy mal. Tenemos que poner de nuestra parte, tenemos que hablar con nuestros hijos e hijas y, sobre todo, hay que dar charlas en los colegios e institutos.

Eva Marí es coach y entre las cosas maravillosas que hace, que son muchas, forma parte de un equipo formado por el actor Javier Losán, Alejandro Ruiz de Pedro, abogado especializado en derecho penal y por ella, que en algún momento decidieron visitar colegios e institutos para dar charlas a profesores y alumnos sobre el Buylling. Están haciendo una gran labor y, además, de una manera altruista, porque es necesario hablar de este gran problema, porque es vital que los chicos y chicas acosados puedan contar lo que está sucediendo. Después de la visita a los centros, dejan un buzón allí, para que, de manera anónima, los alumnos y alumnas que estén sufriendo buylling, así como los que sepan que en ese centro está habiendo acoso, dejen allí sus «denuncias». Además, han habilitado una dirección de correo electrónico stopacosoybandas@hotmail.com para que quien necesite ayuda pueda escribir, de manera anónima también.

Seguís dando charlas en colegios e institutos, me gustaría saber si os llaman desde los centros o sois vosotros los que ofrecéis estas charlas

Pues hay de todo. Una de las grandes problemáticas que hay en Madrid ahora mismo son las bandas latinas, es una problemática que existe y que tienen los niños. Porque están en los patios de los colegios, aunque pensamos que están en discotecas o sitios de este tipo, pero no. Es una problemática añadida al bullying y al acoso. Entonces fue cuando me puse a buscar los centros educativos con más bandas latinas y con más problemática sobre este tema, ahí es donde me puse a llamar yo, porque creí que era necesario. Pero también nos llaman directamente los colegios, ya sean concertados, públicos o privados, profesores o padres que nos han visto o AMPAS. El pasado 12 de mayo Alejandro y yo estuvimos una charla en un instituto de Guadarrama, en Madrid, donde además se hizo una mesa redonda con una asociación para tratar temas de suicidio. Por eso te digo que hay un poco de todo, pero si te puedo decir que los colegios están muy involucrados en este tema.

¿Las charlas están dirigidas tanto a alumnos como a profesores?

Realmente, lo que nosotros ofrecemos son charlas para los alumnos, charlas de una hora y media muy interactivas. La dividimos en secciones, Javier Losán cuenta más su parte personal, el problema que tuvo con el bullying cuando estaba estudiando y cómo lo solucionó, yo, que soy la parte más emocional, el porqué nos ocurre lo que ocurre y por qué acosa el acosador, y después está Alejandro Ruiz, que es ya la parte más chunga. En todo este recorrido ellos están constantemente hablando, no nos subimos en un estrado ni nada, les hacemos preguntas. Cuanto más mayores son más vergüenza les da, pero luego creo que hacemos magia, porque se empiezan a relajar. Relamente no vamos a dar la chapa, yo voy a escuchar y, por supuesto, no les contamos la teoría. Te la puedo decir para ayudarte en alguna reflexión, para ayudarte a ti, pero yo necesito saber cómo estas, y creo que es una de las cosas que más necesitan los jóvenes. ¿Alguien se para a ver qué me pasa? … Entonces se crea esa conexión mágica y es cuando empiezan a participar y a hablar, es una pasada.

Cuando algún chico o chica participa y levanta la mano, ¿qué notáis en ellos?

Primero debo decir que los niños tienen como mucho miedo a hablar y a expresarse, miedo al ridículo. Al principio lo que se ve es que están muy concienciados de que esto ocurre, es como un silencio pactado, está pasando en mi colegio, a lo mejor me está pasando a mi o un compañero me lo está haciendo, es un tema un poco tabú. Sale de todo cuando los niños hablan, lo hacen de experiencias personales, y cuando el niño habla ves la reacción de los demás. En uno de los ultimos colegios, un chico tartamudeaba un poco y lo bonito fue que todos los demás le estaban animando para hablar, y habló varias veces. En otros colegios no pasa eso, a lo mejor hay un niño que es más tímido o que tiene otra orientación sexual y ves que habla mientras que otro compañero se empieza a reír, es ahí cuando intervenimos, porque ves un poquito lo que ocurre. Hay de todo, se crean un montón de sensaciones; niños que lloran, que se sienten aludidos… Cada colegio, cada niño y cada zona es un mundo.

Foto de Eva, Javier y Alejandro en un centro educativo después de dar la charla sobre Buylling

¿En algún momento os habéis encontrado algún alumno que haya levantado la mano y haya dicho: “yo estoy sufriendo bullying” delante de todos los compañeros?

Si, sí que lo han dicho, o directamente se ha puesto a llorar. Es cuando te das cuenta de lo mal que lo estaba pasando. Me acuerdo que en Burgos, en un colegio concertado, donde fuimos por primera vez por una niña que nos llamó y que nos contó que un niño de allí la estaba acosando. Y sí que sale, tienen esa fuerza de decirlo y eso es muy bueno. Hace poco, fue el Plan Director a un colegio, este plan persigue prevenir cualquier riesgo que afecte a la seguridad y el bienestar de nuestros menores en la escuela y su entorno, y gracias a la empatía del Plan Director que hace guardia civil y policía local, una niña denunció que había varios niños acosados sexualmente por un profesor. Fijaros la importancia de acercarse a un niño, fue capaz de decir algo que no se atrevía a decir. Hay niños que saben que lo que está ocurriendo no está bien, y muchas veces no piden ayuda por vergüenza o por miedo, o si la relación en casa no es buena, o si está ocurriendo en casa, que hay veces que el maltrato es en casa, eso lo dejamos muy claro siempre en las charlas. Cualquier ayuda extra es bienvenida.

La mayoría de las veces, cuando un niño o niña es acosado, es él o ella la que tiene que abandonar el centro escolar…

Si, en este tema del bullying lo importante es no prejuiciar. Para buscar soluciones en este tema hay que buscarlas desde arriba, no te puedes posicionar ni con el niño, ni con el profesor, ni con el colegio, porque si lo haces, pierdes realmente el foco. En un colegio el que acosa puede ser el profesor, en otro es el niño que está mintiendo… encontrar la verdad es muy complicado, en este tema del acoso también hay personas y niños que se están beneficiando. En un colegio nos dijeron que había niños que se daban golpes a ellos mismos en el patio para hacer creer que le estaban pegando. Siempre está la picaresca en todo, una niña porque le guste un chico puede decir una burrada de ese chico… Es muy difícil y debemos pensar que los profesores no paran.

Yo he estado dentro de los colegios, soy muy cercana, veo cómo trabajan y las horas que están, muchas veces faltan profesores que hay que suplir, están a mil cosas. Este tema es suficientemente serio como para haber una persona dedicado solo a ello, pero ya sabes, en el momento en que hay dinero nunca se quiere poner. A veces harán la vista gorda, sí, yo he visto colegios en los que ha habido un poco de reticencia, pero nos han dejado entrar. Ves comentarios, sobre todo en colegios de pago, siempre piensan que si tú vas y hay acoso en el colegio, es un fallo suyo, y tampoco es así, esto es un problema de convivencia de niños. Lo bueno es saber que hay un problema y poner medios para solucionarlo con ayuda de profesionales. Tengo un problema ¿Qué puedo hacer? Lo importante es tomar medidas por parte del colegio en el sentido de no esconderlo. Estoy segura de que habrá colegios que sí, habrá colegios que no y habrá niños que se aprovechen de esto. Es muy complicado, por eso es importante no prejuiciar, cada colegio es diferente y es muy difícil encontrar la verdad, es casi de abogados, cada uno va a decir una versión. Si no hay personas para trabajar en esto, complicado. Yo quiero saber si los protocolos existen de verdad, ¿Qué es eso del protocolo? ¿Qué personas hay para esto? ¿Qué se hace? ¿Qué no se hace? No es lo mismo escuchar de los padres cuando hay un protocolo, hablar con el profesor… Yo he visto colegios muy implicados, colegios que pasan, alumnos que se aprovechan y padres histéricos, es que hay de todo.

Eva Marí con el actor Javier Losan

Si unos padres piensan que a su hijo le están acosando, ¿qué es lo primero que hay que hacer? suponiendo que el niño o la niña lo cuente

Por supuesto ir al colegio. Ir al colegio a contarlo, suponiendo que es en el colegio, porque puede ser en el patio, o un amigo, o que le haya pasado algo en la calle. Si el acoso se ha producido fuera del centro escolar hay que ir a denunciar a la Guardia Civil.

Supongamos que vas al colegio, y en el colegio te dicen que no ha pasado nada, pero la situación sigue, ¿cuál es el siguiente paso?

No tengo ni idea, la verdad, y sí que me gustaría saberlo, es una de las cosas que le pregunté a Alejandro, lo del tema del protocolo, si existe o no. Supongo, que si un niño viene con denuncias de algo, tendrán que abrir un protocolo. Yo quiero saber si existe realmente, si cada colegio tiene uno o si realmente la Comunidad de Madrid tiene un protocolo común de actuación. Es algo que quiero saber y en lo que me quiero informar, pero es que no lo sé, no sé cómo va.

Desde casa, ¿qué pueden hacer los padres? A la hora de tratar, de hablar, de explicar a sus hijos que están sufriendo bullying

Lo primero de todo, cuando un niño te viene con cualquier tema que le preocupe, lo que hay que hacer es escuchar. Una de las cosas que más nos ocurre a los padres es que vamos a tope, y el “niño no molestes”, “eso son tonterías”, y empezamos a negarnos lo que él está viviendo. Tenemos que estar muy pendientes de ellos para saber si está ocurriendo de verdad o es llamada de atención. Porque como digo, los niños hasta cierta edad, sí que se aprovechan de este tipo de situaciones, son egoístas, sobre todo los adolescentes. Eso se pasa con los años. Hay que registrar si son llamadas de atención o si les está pasando algo. Como por ejemplo la bulimia, no es lo mismo no comer por llamar la atención, porque no comer es como ”quiero que el padre esté presente”, porque es la única manera de que el padre esté conmigo dándome la cuchara. ¿Qué tengo que reforzar esta vinculación negativa? Ya, pero es la única manera de que esté ahí, es duro, pero es así. Tengo que reconocer si es eso, abarcarlo y estar más con mi hijo o ver si realmente tiene un trastorno alimenticio. Hay una asociación contra el suicidio de un señor que su hija se suicidó con 20 años, y dice que una de las cosas más importantes es escucharlos, porque no les tomamos en serio. Es verdad que nos vacilan mucho, porque tienes que estar muy pendiente de saber lo que es en cada momento y darles tranquilidad. No nos podemos poner nosotros nerviosos, no podemos ir al colegio hechos un obelisco, tenemos que darles esa tranquilidad y luego, poco a poco, darles recursos. Si necesitan psicólogos, si necesitan una denuncia… pero lo primero es la escucha, que es lo más complicado, escuchar.

Alejandro Ruiz y Javier Losan en una de las charlas en un centro escolar

El bullying está en un punto álgido ahora mismo, es decir, sigue pasando ¿Haría falta que desde algún organismo se pusieran serios y se involucrasen?

Es un trabajo a 3 bandas. Primero, vamos muy muy tarde, y lo estamos viendo. Cada año que pasa, cada mes que pasa, va más rápido, entonces, si no ponemos soluciones cada vez el ritmo será mayor, hay que poner foco en esto. Y lo que digo siempre, foco es inversión, si queremos que algo vaya bien habrá que invertir en ello. Si queremos que un hospital funcione, habrá que invertir en médicos y enfermeras, pues esto es lo mismo, es lo primero que hay que hacer. Hay un trabajo detrás también, de padres, de colegio y de niños. Si uno de los tres falla, falla todo el sistema. En primer lugar los padres, la educación que les dan a los niños. ¿Por qué los niños están como están ahora mismo? Porque los padres trabajan, están cansados, los niños no hablan con ellos, como no están con ellos lo suplen con cosas. Los niños está claro que se dan cuenta de eso y se aprovechan, pero luego se dan cuenta de que eso está vacío, que no le está llenando su parte emocional. Ni siquiera ellos registran que necesitan a sus padres, no se dan cuenta, pero poco a poco lo ven en su vida. Tenemos que cambiar un poco la forma en la que estamos viviendo, porque los niños de hoy en día viene ligada a la educación de sus padres, no los estamos atendiendo. Es lo que digo yo, son muy grandes en tamaño, pero más pequeños que nunca. Tienen la frustración muy alta, ¿por qué?, porque los niños hoy en día no se aburren. Podemos ver en cualquier sitio un niño pequeño con un móvil en la mano, que eso crea adicción, no se aburre y es un estímulo fácil. El niño cuando se aburre tiene una pantalla, un móvil, un juego… y la función de aburrirse es básico porque entra la creatividad, la creatividad te ayuda a salir de los problemas, si no hemos aprendido a salir de los problemas, cualquier cosa nos va a frustrar. Todo es una bola, y empieza en la familia para continuar en el colegio. ¿Qué pasa? Que un profesor no puede hacer nada cuando ya el niño trae problemas desde casa. Alejandro Ruíz, compañero de las charlas, decía en una entrevista que antes, cuando ibas al cole y hacías algo malo allí, te llevabas la bronca del cole y la bronca en casa, ahora haces algo malo en el cole y viene el padre a protestar al colegio. También cuenta, que cuando pillan en algo a un niño de 12 o 14 años, por peleas de bandas, que está detenido porque ha acuchillado a alguien, viene la madre y dice que no, que su hijo es buenísimo. Y claro te quedas blanco, es la negación de lo que hacen nuestros hijos y es la falta de responsabilidad. Esto se arregla, sólo si las tres partes están de acuerdo y en la misma línea, si cada uno tira para un lado, malo. Cada uno tiene su punto de responsabilidad y el que seguro que menos tiene es el niño. Se educa en casa y se enseña en el colegio, tienen que ser los tres y, por supuesto, una inversión económica. El problema es que se necesita inversión en los colegios, porque en las casas no puedes hacer nada, ¿quién va a dar clase a padres?, ¿quién educa al educador?, pero en el colegio sí. Hay que implantar un departamento sobre esto, con psicólogos y orientadores, como si tienes que meter a un policía cada dos colegios, si hay que hacerlo se hace, pero todo es pasta, y ya ahí no nos mola.

Un niño que acosa y se demuestra ¿qué le pasa?

Primero la expulsión, el problema de la expulsión es que el niño tiene que estar escolarizado. Es como los casos de violación en menores, ahí entraría el tema del porno y de las referencias que los niños cogen sobre las relaciones entre hombre y mujer, que pienso les está liando bastante y en del que no voy a hablar. Cuando se produce una vilación y el que la comete es menor de edad, ese menor es inimputable ¿qué pasa? que se le echa de ese instituto, pero como tiene que estar escolarizado va a otro. Así no se soluciona nada, da igual, porque como es menor e inimputable, puede acuchillar, violar, etc, y no pasa nada. Se le echa, pero ese niño tiene que estar en otro colegio, tiene que estar escolarizado. No se imputa con cierta edad porque «se supone» que no son ni maduros ni conscientes de lo que hacen. ¿Qué ocurre ahora? Que cualquier niño o niña puede ser violador o acosador, porque no tienen referencias de lo que está bien o lo que está mal. Las relaciones entre hombre y mujer que tienen de ejemplo es el porno, la sumisión de la mujer que tiene que acabar de la misma forma porque le mola.

Hace unos días vi un tweet de un médico que me dejó alucinando, de una chica de 16 años que decía “Es que a mi chico le gustan las mayores barbaridades, ¿Cómo puedo hacer para hacerlo sin que me duela?” Claro, estas viendo las relaciones que tienen, y no solo eso, el chico está viendo que yo puedo coger a alguien y violarlo porque lo ve. No es que esos niños sean malos, es que no tienen referencias. Nosotros hemos pasado de 0 a 100, cuando éramos pequeños tu padre te venía con una historia, te pegaba un guantazo y se acababa la tontería, y ahora hemos pasado a explicar todo. Hemos pasado de autoridad máxima a explicarlo todo. Los niños necesitan autoridad, porque así ellos ven los límites. Si no tienen límites, no saben cuáles son. Son posibles delincuentes porque no saben que hay cosas que no se pueden hacer, porque ven algo y no actúan, porque no pasa nada si le toco la teta a esta chica… Es un tema de autoridad, y eso es trabajo de los padres, los niños necesitan saber los límites, y aquí tenemos un gran problema.

Buzón de los que dejan en los centros

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal