viernes, diciembre 2, 2022

Fidel Ortega Dueñas: “La premisa de la Asociación San Juan es una premisa verde, sostenible e inclusiva”

Texto: Sandra Cuenca /Fotos: F.O.D.

El Centro de Pedagogía Curativa y Terapia Social San Juan, se encuentra ubicado en Adeje, Santa Cruz de Tenerife. Fundado en 1994 por Fidel Ortega y Sabine Hermann, se ha convertido en un referente para personas necesitadas de cuidados especiales.

Fidel Ortega nació en un pueblo de la provincia de Cuenca, Casas de Haro, y recuerda que sus padres, desde que era muy pequeño, le inculcaron el servicio a los demás, “todos los vecinos acudían a nuestra casa a buscar el pan de cada día, ya que soy hijo de humildes panaderos”. Terminó la escolarización obligatoria con catorce años y comenzó como “Don Quijote” sus andaduras por el mundo. “Mis pasos me llevaron a Alicante, al País Vasco, Albacete y más tarde a Suiza, allí comencé a recoger los regalos que ofrece la vida”. En 1986 llega a la Fondation Perceval, en Saint Prex-Suiza, donde por primera vez encuentra la antroposofía y esa manera de compartir la vida con personas necesitadas de cuidados especiales, a los que él llama “compañeros”. Reconoce que fueron años muy profundos, de aprendizaje y formación, para afrontar lo que más tarde habría de llegar. Se formó en Pedagogía Curativa y en Socioterapia, y en 1992, junto a su esposa, Sabine Hermann, ponen rumbo a Tenerife. Es allí, donde un grupo de familias les solicita para impulsar una comunidad terapéutica en torno a personas necesitadas de cuidados especiales. Así nace, en 1994, el Centro de Pedagogía Curativa y Terapia Social San Juan, del cual son fundadores y donde la dirección es su tarea principal desde hace ya casi treinta años.

¿Cómo trabajáis en el Centro con todas esas personas especiales?

En el centro, somos conscientes de la creciente dificultad que tienen las personas con discapacidad intelectual para una adecuada integración, por lo que nos pusimos en marcha para crear un espacio, una comunidad viva y activa donde la inclusión sea más bien a la inversa, es decir, generar espacios educativos, de vida y trabajo donde cada uno pueda aportar su forma de ser y sus peculiaridades. No nos fijamos tanto en los impedimentos, sino en los talentos de las personas, cuidando y poniendo en valor esos talentos es cuando pueden trascenderse los impedimentos. Nos caracterizamos por ser una comunidad educativa y terapéutica, en torno a personas necesitadas de cuidados anímicos especiales: niños, adolescentes y adultos. Más que ser meramente un lugar de prestación de servicios, entendemos que las necesidades de los miembros de la institución están cubiertas, si cada uno de sus miembros, independientemente del grado de dependencia que presenten, se siente reconocido, aceptado e incluido, ofreciendo también esa posibilidad de ocupar su espacio de pleno derecho en el seno de la institución y en el entorno social al que pertenecen. Desde ese trabajo individual que le permita avanzar en su saber ser, saber estar y el saber hacer. Se generan sinergias que posibilitan situarnos de forma mancomunada en la creación y generación de cultura, asegurando respuestas realistas a las necesidades individuales y colectivas, realizando una apuesta muy manifiesta: los aportes propios al aporte cultural y social del entorno más inmediato. La asociación tiene 3 vías: la atención educativa y terapéutica hacia los niños y adolescentes, sin olvidar la transición a la vida adulta; tenemos también un Centro de día en el que las personas adultas acuden a desarrollar su ámbito laboral y sociocultural, y más tarde surgió la necesidad de crear lugares de vida, así nacieron las Casas Hogar San Juan.

Fidel y Sabine con Don Paco, el voluntario más joven de la Asociación, programa Envejecimiento Activo.

¿Cuántas Casas Hogar tenéis ahora?

La primera se puso en marcha en el año 2000, en ella conviven 12 compañeros con su equipo de acompañantes, la segunda la hemos inaugurado recientemente, en el mes de noviembre del pasado año,  en plena aborigen de la pandemia,  pues más que amedrentarnos nosotros nos pusimos en marcha. Se aumentó el número de beneficiarios en el centro de día y también se creó este nuevo recurso que se llama Casa Hogar Los Poetas, donde ahora mismo residen siete personas adultas necesitadas de cuidados especiales.

¿Cómo es trabajar con personas dependientes y con discapacidad intelectual?  

Yo creo que todos recordamos a ese maestro de nuestra niñez, el que alcanzó ese reconocimiento de la veneración y el respeto por su calidad humana. Generalmente, de lo que se trata es un poco de eso, de encontrar la interactividad y el reconocimiento mutuo, no quedarnos en los estereotipos sino conectar con el núcleo espiritual que vive detrás de cada una de esas personas. Es un núcleo que está intacto y que ese envoltorio deficitario, muchas veces, no les deja manifestarse. Creando ese vínculo profundo y espiritual con esas personas para que aquellas trabas que la vida del alma puedan generar, como pueden ser  en su capacidad o no de pensar, en sentir o de hacer, que lo podamos transcender y que el núcleo pueda manifestarse y hacerse participe de la vida. Muchas veces lo que descubrimos es que ellos son nuestros maestros, porque ponen en evidencia nuestras dificultades de desarrollo anímico, a veces nos encuentran deprimidos o frustrados, sumidos en nuestros pensamientos y si lo vemos con la debida perspectiva, la mente es la autocompasión, nos advierte que nuestro crecimiento en años no siempre ha sido acompañado por una madurez uniforme. Y también descubrimos que nuestro pensar es una actividad que llega  a eclipsar los sentimientos, a veces los suprimen demasiado, otras veces los altera y, la agitación se hace evidente en la voluntad, impidiéndonos a nosotros mismos actuar como quisiéramos. Pero ellos nos sirven de maestros y de panaceas para encontrar esa tranquilidad o momento mágico que nos brindan al elegir una vida junto a nosotros.

Fomentáis la educación, pero explícame, ¿Qué es la pedagogía curativa?

Es la educación especial de la pedagogía Waldorf, y lo llamamos pedagogía curativa, puede sonar algo peyorativo lo de curativo, pero es así, teniendo en cuenta la transversalidad de las necesidades del niño. Desde la educación podemos hacer un tipo de aporte, pero no solamente esto es lo importante, también necesitan una habilidad domestica adecuada y un ritmo en su día a día pleno de experiencias enriquecedoras, el aporte médico y la intervención terapéutica específica completan el ámbito de acción. Entonces, la característica de esta pedagogía es que no solamente es la cuestión de aula, estrictamente, sino que tiene en cuenta las necesidades y las oportunidades que surgen de las 24 horas del día y los 365 días del año. La intervención pedagógico curativa es multidisciplinar, las acciones que se proponen tienen su base en un minucioso diagnóstico que orienta las líneas de actuación necesarias para un adecuado y equilibrado desarrollo del infante de forma abarcante y transversal, cuidado el desarrollo físico, anímico y espiritual. 

Huerto situado en el Centro

Tenéis talleres, y los jóvenes aprenden un oficio…

Claro, llegado el momento de la transición a la vida adulta, los jóvenes lo que necesitan es una integración adaptada y apropiada, es el momento de la elección del modo de vida, de las posibilidades de inclusión laboral. Nos fijamos mucho en proporcionarles la posibilidad de hacer aprendizajes en todo lo que tiene que ver con la artesanía. Porque toda la cuestión artesanal tiene implícito el bien y buen hacer. Por ejemplo, el taller de lana, no es un taller al uso, porque comenzamos con la crianza de las ovejas, después hay que hacer la trasquila,  después hay que lavar la lana, darle el tinte, cardar, hilar… pasar al paño y no nos quedamos ahí, sino que también creamos innovación aportando nuevas formas de trabajar la lana. Eso lo podemos aplicar a todo: lanas/textil, velas, papel reciclado/encuadernación, cerámica, carpintería, esencias y jabones, etc. Sin olvidarnos de nuestra dedicación incondicional con el trabajo de la tierra, la huerta y la granja. En cada una de esas actividades cada persona tiene la posibilidad de encontrar su lugar de trabajo y hacer su maestría, poniendo su quehacer al servicio de la comunidad y la sociedad en general.

¿Cuántas personas tenéis en el Centro?

En la actualidad el centro de día acoge a 45 personas adultas, necesitadas de cuidados especiales. En los contenidos de la actividad de este centro de día, al lado del desarrollo socio profesional,  encontramos el diagnostico, el acompañamiento, la atención y cuidados, ahí salen actividades artísticas, terapéuticas y curativas, como puede ser euritmia, pintura, música, canto, teatro, danzas folclóricas, masajes y ejercicios de fisioterapia, hidromasajes o baños terapéuticos en piscina.  Todas esas actividades son generadoras de bienestar y que pueden llamarse terapéutico curativas. Hemos hablado antes de la educación, formación e integración laboral, que todas las personas necesitan. Al contrario que los trabajos mecánicos, el trabajo artesanal es portador de cualidades y su práctica despierta en el hombre muchas potencialidades que a veces están escondidas y que enriquecen su personalidad, que le hacen sensible hacia el mundo que le rodea. Esta calidad en el trabajo aporta una gran dimensión terapéutica. En este centro de día lo que también hay es el mantenimiento de nuestra vida comunitaria, hay que mantener los jardines, los espacios, hay que hacer la cocina, hacer la compra, lavandería, etc. Toda una serie de actividades de la vida diaria que son imprescindibles y que también son fuente de aprendizaje. Paralelamente a esto hay que crear y proporcionar una vida sociocultural, nosotros lo que hacemos es seguir el ritmo del año a través de las fiestas tradicionales y participamos muy activamente, generando nuestra propia actividad o participando en el entorno. Se hacen campos de vacaciones, excursiones, vamos a conciertos y exposiciones, un sinfín grande de actividades. Luego, algo que pusimos en marcha fue la creación de la Federación hispano-portuguesa de pedagogía curativa y terapia social. Esta, acoge a 5 instituciones que están repartidas por el territorio hispano- portugués, yo tengo el honor de ser el presidente de esta federación desde sus inicios, hace ya once años. La actividad y objetivos de esta federación es variada: incentivar la formación especifica de profesionales, promover la investigación, concienciar y defender derechos/deberes, etc…   quizás, uno de los mayores y mas reconfortantes logros alcanzados por la federación sean los  Congresos de Compañeros. Hemos establecido una red de intercambio entre instituciones y yo creo que el culmen es la celebración de este congreso de compañeros, que hacemos de manera bianual en nuestro territorio hispano-portugués, es una maravilla.

Taller de cerámica

Sois una Asociación sin ánimo de lucro, ¿recibís ayuda del Gobierno o de otras entidades?

Si, recibimos ayudas. La verdad es que cuando comenzamos fue todo muy complejo y difícil, eran los años 90 y no había tanto a disposición para las personas necesitadas de cuidados especiales. Debemos tener en cuenta que la declaración de la ONU del día internacional de las personas con discapacidad que les ha dado visibilidad, fue en el año 2003, ósea que prácticamente lo que ocurría en aquel tiempo es que estaban sin reconocimiento explicito y a expensas de la caridad divina. Pero desde ahí se han ido dando pasos, se ha ido viendo la necesidad de propiciar a estas personas el acceso a la educación, al trabajo y a una vida digna. Nosotros tenemos ahora mismo convenio y colaboración con el Gobierno de Canarias, somos entidad colaboradora en la prestación de servicios Sociales y Sociosanitarios. También hemos establecido convenios de colaboración con los ayuntamientos de la comarca. Eso nos apoya generando el 65 o 70% de las necesidades en el gasto corriente, hablando de economía y, el resto hay que generarlo para permitir cubrir esas necesidades. Al mismo tiempo, echamos mano de socios, colaboradores, amigos, de entidades no gubernamentales para lo que es la ampliación, conservación de las infraestructuras o del equipamiento necesario para llegar a hacer nuestra vida posible.

Todo lo que hacéis en los talleres lo ponéis a la venta ¿no?

Nuestra producción tampoco es una producción enorme, tenemos limitaciones. Nuestra huerta y granja son de autoconsumo. Sí que cuidamos mucho lo que producimos y esto lo que nos da es poner en valor el trabajo. Acudimos a las ferias de artesanía locales  y en los hoteles de la zona, que está orientada al turismo, algunos han querido colaborar con nosotros venden nuestros artículos Arte-Sano San Juan. En este tiempo de Navidad, generalmente siempre habíamos hecho el mercadillo de Navidad, donde siempre acude muchísima gente. Pero ahora, por la Covid, es impensable, por lo que hemos abierto esta tiendecilla durante el periodo de adviento y que nos permite mantener el contacto con todas esas personas que colaboran con nosotros. Luego hacemos intervenciones escultóricas en varios lugares de la isla, en parques, por ejemplo y tenemos varias intervenciones de escultura, sobre todo en madera y hierro y piedra.

Productos fabricados en San Juan

La Asociación San Juan trabaja por el bienestar de muchas personas y no tienen una meta final, “la premisa de la Asociación es una premisa verde, sostenible e inclusiva. Queremos continuar trabajando y encontrar, en la medida de lo posible, la sostenibilidad, no solo para dar seguridad al presente, sino a medio y largo plazo. Queremos que sea inclusiva para todas esas personas que llegan y tocan a nuestra puerta”, cuenta Fidel. Cree, que vivimos en una época de desafíos que demanda responsabilidad, una responsabilidad que no se puede adquirir si nos quedamos solo en lo superficial. “Mientras que lo que hagamos sea verdadero, tendrá su continuidad y, seguirá creciendo como lo lleva haciendo desde hace casi treinta años”.  En el equipo educativo San Juan trabajan, actualmente, cuarenta profesionales, pero además tienen un programa de voluntariado de cooperación internacional.  En este voluntariado se acogen diez jóvenes todos los años, que llegan principalmente de Alemania y pasan un año allí. “El estar aquí con nosotros les sirve además para conocer una cultura nueva y un idioma nuevo, así como orientación para estudios futuros”. Al centro no solo acuden personas de las Islas, ya que hay familias de la península que han encontrado en San Juan el lugar perfecto para sus hijos. Fidel se siente muy agradecido por ello. “Existe un ser social capaz de mover montañas, es el aliado que surge del verdadero encuentro entre personas”. “Hagamos de las situaciones de dependencia un himno a la sana convivencia”

Mail: secretariado@asociacionsanjuan.es

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal