jueves, diciembre 1, 2022

Javi Fermín: “Para mí es tan importante la influencia de Antonio Vega como la de Paul McCartney”

Texto: Javier Cuenca/ Fotos: J.F.

Publica “El caso de las joyas robadas”, donde reinterpreta en clave jazzística clásicos del pop español como “Déjame” o “Una décima de segundo”

¿Se habrían imaginado alguna vez que clásicos del pop español como “Salta”, de Tequila, o “Déjame”, de Los Secretos, pudieran sonar a ritmo de swing? ¿O que “Una décima de segundo”, de Antonio Vega, se pudiera teñir de elementos del smooth jazz? Pues existe un músico llamado Javi Fermín que pensaba que podía ser así y lo ha logrado: lo que empezaron siendo versiones para sus conciertos en directo han terminado fructificando en un disco titulado “El caso de las joyas robadas”, que ha visto la luz recientemente. Hablamos con él para profundizar en esta peculiar aventura sonora.

Se autodenomina un “detective de canciones” porque, dice, se dedica a recuperar músicas perdidas. Javi Fermín, músico y publicista (nadie es perfecto, afirma), asegura que fundamentalmente es un autor y que contar historias es tan natural en él como respirar. En 2015 publicó su primer trabajo, “Soy un antiguo”, con canciones propias, pero ahora ve la luz “El caso de las joyas robadas”, un disco en el que reinterpreta en clave de swing y jazz cinco clásicos del pop español entre los que se encuentran éxitos como “Adiós, papá”, de Los Ronaldos, “Salta”, de Tequila, o “Déjame”, de Los secretos. Toda una proeza.

Mi labor como detective de canciones, de recuperar músicas perdidas, tiene que ver con los estilos que no están en la primera línea de la moda, con sonoridades que están cerca de mis referencias, con recuperar el valor de la canción frente a lo industrial. Tiene que ver, al fin y al cabo, con recuperar lo esencial de la música, una estética y una unidad básica que es la canción, que es lo que emociona”, cuenta el músico a Más Noticias.

Javi quiere dejar claro que es ante todo un autor de canciones, y que “El caso de las joyas robadas” funciona como mecanismo de ensamblaje entre esa faceta, la de compositor, y la de intérprete, a través de unos temas que ya formaban parte de su repertorio en directo. “Digamos que me permití el homenaje humilde de convertirlo en un proyecto discográfico. Es un ciclo que no va a dejar de estar, pero que discográficamente será simplemente un puente hacia otro disco de canciones de autor, que es lo que yo soy”, precisa.

Una música irrepetible

Ciñéndonos a este peculiar disco de versiones, comenta nuestro entrevistado que las canciones estaban ya muy trabajadas en los directos, pero al llevarlas al estudio de grabación y confrontarlas con el productor han variado sustancialmente. “Pero la semilla ya estaba”, insiste, “y para mí es tan importante la influencia de Antonio Vega como la de Paul McCartney. Es música con la que he crecido y tiene todo el sentido del mundo, incluso más que hacer una versión de un músico extranjero porque yo me expreso en castellano”.

Le digo que precisamente una de las cosas que más me sorprende de este proyecto es que las versiones en clave de jazz sean de temas en castellano, más teniendo en cuenta que la mayoría de las reinterpretaciones musicales que se hacen en este estilo proceden de originales en inglés. Javi coincide en que es cierto y apunta que sólo “el maestro Miguel Ríos se ha atrevido, por ejemplo, a traer el swing al espacio español. Pero incluso él ha cogido y ha traducido temas del  repertorio clásico norteamericano, como ‘Mac The Knife’”. “Pero es verdad lo que dices“, añade, “que nunca se ha hecho así, que no se ha extrapolado al estilo swing música hecha ya directamente en castellano”. El artista cree que el pop/rock español de los 70 y 80 es irrepetible a nivel de músicas populares y que no ha habido semejante cantidad de talento junta en ningún otro momento. Además, esa época coincide con el momento vital suyo en que la música que escuchaba le producía un gran impacto. “Para mí es un homenaje a la música hecha en este país de una etapa irrepetible y es completamente natural porque es la música de mi crecimiento personal y musical y porque el swing, el soul,  son los estilos que yo propongo”, explica.

Y recalca que cuando este ciclo artístico finalice y pase a otro, estas canciones seguirán estando y sonando en sus directos. Dice incluso que además de las cinco que incluye “El caso de las joyas robadas”, hay versiones de otros clásicos del pop/rock hispano que ya ha incorporado a sus conciertos, como “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?”, de Burnin, o “Escuela de calor”, de Radio Futura. “De hecho”, indica, “el show funciona como un tiro, es una pasada, porque aunque sean versiones muy diferentes, son canciones muy conocidas, las que conoces de siempre como no las has escuchado nunca. La conexión se produce inmediatamente porque luego, al llegar a las canciones propias, tienen incluso mejor encaje”.

Material mágico

Respecto a los motivos por los que eligió para llevar al terreno del jazz estas canciones en concreto y no otras, y entrando a desmenuzar un poco el contenido del disco, cuenta Javi que “Frío”, de Alarma (grupo en el que militaban Manolo Tena y Jaime Asúa),  la pieza que lo inicia, es “una de las mejores letras de rock que se ha podido escribir, una verdadera obra maestra de la poesía urbana”.

Una décima de segundo”, compuesta por Antonio Vega y grabada en el disco de título homónimo de Nacha Pop, ha sido elegida por un motivo similar: “Todo lo que tocaba Antonio Vega, en los dos sentidos, con sus manos y con su guitarra, como músico, se convertía en una perla. Yo entiendo ‘Una décima de segundo’ como una relación física entre dos personas contada de una manera extremadamente poética”.

En cuanto a “Salta”, señala que llegó a la música de Tequila en los años 90, a raíz de escuchar a Ariel Rot y a Los Rodríguez, y esta canción en concreto le parece “un disparo de energía juvenil”. Además, añade que en su versión hay escondido “un huevo de Pascua” porque se emula el riff de guitarra de “Day Tripper”, de los Beatles. ”Adiós, papá”, de Los Ronaldos, la eligió porque el grupo de Coque Malla fue el primero que vio en directo en su vida y su segundo disco, “Saca la lengua”, donde venía incluida esa canción, el primero que se compró. Finalmente, “Déjame”, de Los Secretos, está en el disco y en el repertorio porque era evidente que “tenía que haber algo” del grupo de los hermanos Urquijo. Sencillamente.

Dicho esto, le pregunto si ha tenido ocasión de pulsar la opinión de alguno de los artistas versionados sobre estas reinterpretaciones jazzísticas. Me cuenta que, a través de uno de los músicos de su banda, ha sabido que a Jaime Asúale ha encantado” la versión de “Frío” y que a Emilio Aragón, que era íntimo amigo de Antonio Vega desde niño, le emocionó escuchar “Una décima de segundo” en su nueva lectura. “Son dos noticias que me sirven para retirarme”, bromea el artista, y añade que es el resultado de la magia que se produce en la música y de lo que ocurre “cuando tratas con material mágico como son estas canciones”.

Así que ya saben: si quieren participar de la magia que impregna estos clásicos del pop en clave de swing, además de escuchar o comprar “El caso de las joyas robadas”, disponible en plataformas digitales, pueden vivirlas también en directo, que es donde se gestaron. Las próximas paradas de la gira de Javi Fermín y su banda tendrán lugar en Vitoria (20 de junio), Madrid (25 de junio) y Valladolid (26 de junio).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal