lunes, marzo 4, 2024

Juan Gea: “’El Ministerio del Tiempo’ le devolvió a Televisión Española un prestigio que no tenía hace mucho tiempo”

Texto: Javier Cuenca/ Fotos: J.G.

Se le ha podido ver en películas como “El perro del hortelano”, de Pilar Miró, o “Las 13 rosas”, de Emilio Martínez-Lázaro, y en series de televisión como “El Ministerio del Tiempo” u “Hospital Valle Norte”, pero Juan Gea (Valencia, 1953) confiesa que su gran pasión es el teatro. En la siguiente entrevista hacemos un recorrido por los momentos más importantes de su trayectoria como actor.

Dice Juan Gea que cada una de sus interpretaciones para la televisión, el cine y el teatro “tiene su historia”, y que de la pequeña y la gran pantalla lo que más le gusta es “la mínima expresión que te puede dar un máximo detalle”. Pero donde se siente más cómodo, más dueño de su trabajo, es sobre las tablas de un teatro.

El teatro es un salto a la piscina” explica a Más Noticias. “Desde el momento que pisas el escenario, eres dueño de tus actos durante una hora y media, dos o tres horas. Si sale bien lo has hecho bien, y si fracasas es culpa tuya. Y luego la corriente del público, que no es una cosa teórica, es que existe de verdad, es que recibes esa corriente. Para la interpretación, el teatro es el momento más pleno”.

De Mario Camus a Pilar Miró

Cuenta que cuando empezó en el teatro, en su ciudad natal, Valencia, Madrid constituía una meta para un actor como él, y nadie de cuantos se dedicaban a la interpretación pensaba en aquel momento que podría llegar a hacer cine o televisión. Pero ocurrió, y la primera película en que Gea intervino, allá por 1987, la dirigía uno de los grandes realizadores españoles, Mario Camus, y se titulaba “La rusa”.

En aquel filme, inspirado en una novela del periodista Juan Luis Cebrián, Gea daba vida a un etarra, y de su rodaje recuerda especialmente una anécdota: “Yo tenía unas escenas con un actor francés, y él me hablaba en francés, pero muy muy bajito, y yo le contestaba en español pero también muy muy bajito, y Mario Camus me decía que hablara más alto porque no se me oía. Entonces el actor francés volvía a hablarme igual de bajito y yo le contestaba en el mismo tono. Hasta que Mario me explicó que aquel actor no hablaba español y había que doblarle, y que por eso hablaba en ese tono”.

También recuerda el actor que en aquel rodaje sufrió un empacho de espaguetis: “Tenía una secuencia también con él comiendo espaguetis y yo, en vez de sólo tocarlos, me los comía de verdad. Así que me comí como cinco o seis platos de espaguetis con tomate. Las primeras experiencias siempre son así, pero tengo muy buen recuerdo”.

Otra película importante en la que participó Juan Gea, ya sobrepasada la mitad de los años noventa, fue “El perro del hortelano”, la adaptación que realizó Pilar Miró de la obra homónima de Lope de Vega. De ese rodaje recuerda que se sintió muy cómodo trabajando con la cineasta, desmintiendo así la fama de distante que tenía. “Era muy cariñosa”, asegura.

Explica que aquel rodaje fue una experiencia “muy fuerte” porque hubo complicaciones. Así, cuando estaban filmando en Portugal los actores no cobraban dietas porque la productora se había quedado sin dinero. Entonces decidió suspender el rodaje y el equipo se vio obligado a regresar a España. Pero una entidad bancaria que daba créditos al cine señaló que la película debía continuar filmándose y amenazó al Ministerio de Cultura con dejar de aportar dinero si no era así.

El Ministerio de Cultura llamó a unas cuantas productoras para que acabaran la película, volvimos a Portugal y se acabó, pero seguimos sin cobrar. Además, los portugueses no se fiaban: por ejemplo, íbamos a rodar en el Palacio de Sintra, y si no se pagaba antes el set no se rodaba y nos volvíamos otra vez al hotel. El camión de vestuario iba rodando sin parar por Portugal porque lo quería secuestrar la gente a la que se le debía dinero… En fin… Fue una experiencia, pero al final acabamos la película”, relata Gea.

Aun así tuvieron que litigar posteriormente para que se les pagara a los actores el dinero que les adeudaba la productora, lo cual consiguieron finalmente. Aunque la película fue un éxito y cosechó algunos premios, el protagonista de esta entrevista comenta que no era el tipo de filme que originariamente tenía planeado hacer Pilar Miró, pues ella pretendía darle una estética similar a la que empleara Federico Fellini en “Il Casanova”, mucho más radical.

Batacazo o serie de culto

En cuanto a la televisión, recuerda que su primera actuación fue para la serie “La huella del crimen”, aunque finalmente sus escenas fueron suprimidas por resultar incompatibles argumentalmente con el resto de la trama. Más adelante intervendría en “Calle Nueva”, uno de los primeros “culebrones” de factura española rodados para televisión, y posteriormente formaría parte del elenco de “El Ministerio del Tiempo”.

Respecto a esta serie, dice que ha sido un paradigma dentro de la televisión española y se pregunta si RTVE es consciente de ello, ya que esperaban hacer una quinta temporada que finalmente no se ha llevado a cabo. “Creo que es una serie que le devolvió a Televisión Española un prestigio que no tenía hace mucho tiempo. Recuerdo que fue una serie que cuando nos la ofrecieron, hablando con el resto de actores les dije: o nos pegamos un tortazo tremendo con esto o es una serie de culto. Y se ha convertido en una serie de culto”, dice.

Pero todo esto sin abandonar en ningún momento el teatro, una pasión que nunca le ha abandonado. “Recuerdo que Antonio Díaz Zamora, el director de la Escuela de Arte Dramático de Valencia cuando yo estudiaba, me decía que no abandonara nunca el teatro porque el teatro nunca me dejaría a mí. Y tenía toda la razón. Cuando no tenía otra cosa el teatro siempre ha estado ahí, jamás me ha fallado”, indica.

En cualquier caso, sí reconoce que el cine “es una asignatura que siempre he tenido por ahí pendiente” porque ha trabajado poco en él. “El cine se resiste, y yo no sé si es que no le interesaré al cine y llega un momento que tampoco me interesa mucho. No sé si hay que estar dentro de ciertos grupos, manejarte con cierta gente… No lo sé y tampoco me ha interesado. Tampoco soy de relacionarme muchísimo, en ese aspecto soy menos actor que los actores. Pero sí, echo de menos no haber trabajado más. Pero todavía estamos a tiempo. Pienso que lo mejor, y no me puedo quejar, está por venir”, señala el actor.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal