lunes, junio 17, 2024

Marc Parejo: «En mi vida la música es fundamental»

Texto: S. Cuenca/ Fotos: M.P.

El actor y cantante Marc Parejo estará el viernes 31 de marzo, por última vez en Nave 73, con la obra «Con los ojos cerrados», un proyecto que ha producido junto a su socio Nicolas Degliantoni.

Marc Parejo ha sido Kenickie en el musical «Grease, el musical de tu vida«, Ángel Nogales en la inolvidable serie de televisión «Yo soy Bea» y Felipe Álvarez-Hermoso en «Acacias 38«. Le hemos visto también en «El Secreto de Puente Viejo«, «La que se avecina«, «Hospital Central«, «Amar en tiempos revueltos«… compaginando su faceta de actor con la de músico.

La primera vez que Parejo se sube al escenario de un teatro es con 10 años en el Tívoli de Barcelona, pero no sabía que quería dedicarse a esto. «De repente la oportunidad se presentó delante de mi. Yo iba para músico, estudiaba música, piano, guitarra… y canto también, de hecho, tengo una banda de rock«, recuerda Marc.

¿Entonces lo que querías era ser músico?

Yo iba para músico y de repente, en la escuela donde estudiaba, se presentó un director de casting buscando niños que pudieran cantar en una obra de teatro que se iba a estrenar en el Tivoli de Barcelona y me cogieron, a raíz de eso nació mi vocación como actor

¿Y cómo recuerdas aquellos comienzos?

Pues con mucho cariño porque además tengo una relación muy especial con el teatro Tivoli, no he vuelto a actuar allí, pero sí he ido como espectador muchas veces, no me he vuelto a subir a su escenario. Tengo una relación muy especial con ese teatro porque yo podría ir con los ojos cerrados, nunca mejor dicho, y podría saber que estoy en el Tivoli solo por el olor del teatro, esa primera vez supuso el despertar de mi vocación actoral. Por eso lo recuerdo con mucho cariño, porque fue lo que me impulsó a saber lo que quería hacer en la vida, que es dedicarme al mundo del arte, de la actuación, de la música…

¿Se sigue manteniendo ahora esa misma ilusión de cuando uno comienza?

Si, por supuesto, en otro lugar y de otra manera, pero sí, siempre tiene que estar. Yo creo que la gente que nos dedicamos a la actuación, al mundo de las artes escénicas, a la música, a la creación… en nosotros siempre tiene que haber ilusión. Justo el otro día, Juanjo Llorens, nuestro iluminador de la función y uno de los mejores iluminadores, (por no decir el mejor de este país, ya que tiene 4 premios Max, es un sabio) me dijo: “El día que se te acabe esa lucecita, que no tengas miedo antes de salir al escenario… retírate”. Y tiene toda la razón, yo creo que los actores siempre debemos tener ese punto de ilusión que afrontamos en cada proyecto, porque si no, no seríamos actores, no nos dedicaríamos a esto. Al final, haríamos cualquier otro trabajo más monótono.

Compaginas tu faceta de actor y de músico ¿Es posible compaginar ambas cosas?

Si claro que sí, ¿por qué no? Además, en este país tenemos la muy mala costumbre de etiquetar a las personas, es decir, a un actor que se dedica a la comedia es muy difícil verle en otra cosa, porque ya se le etiqueta de que es un actor de comedia, pero no, yo soy actor, aunque haya hecho un papel de comedia que me haya dado algo más de popularidad, yo soy actor. Igual pasa con la música, sorprende mucho que un actor toque un instrumento o saque un disco. En el mundo del arte hay muchas facetas y cuantos más palos toques, más oportunidades tendrás de trabajar. Yo, por ejemplo, canto, toco el piano, interpreto… y esto me ha servido a la hora de encontrar trabajo. En el momento de enfrentarme a un casting en un musical, he hecho muchos musicales, he hecho teatro de texto y he hecho televisión. Te abre un abanico muy grande y se puede compaginar absolutamente todo.

¿Qué te ha aportado la música y qué te aporta ahora incluso en tu trabajo de actor?

Como te decía, aparte de tener un abanico amplio a la hora de ofrecer en un casting a un productor varias partes de tu parcela como artista, que te puedas desarrollar como músico… Por ejemplo, hice una función hace 4 años aquí en Madrid, en la cual tocaba el piano y cantaba. Eso fue un punto a mi favor a la hora de conseguir el papel. La música para mí siempre ha estado muy ligada a mi carrera como actor, fue mi primer acercamiento al mundo del arte y para mí es fundamental, yo trabajo mis textos y mis personajes en función de melodías y ritmos, porque me ayuda mucho a crear un personaje. En mi vida la música es fundamental.

Has participado en series importantes, una de ellas “Acacias 38” que además era una serie diaria, con un ritmo de trabajo un poco acelerado. Decidieron quitarla, ¿Qué ha significado para ti estar en una serie diaria que han visto millones de personas?

En primer lugar, ha significado tener trabajo durante 6 años, porque esta profesión es muchas veces dura, inestable e ingrata. En esta profesión tú has hecho muchos trabajos, muchas funciones, muchas series… pero luego vuelves a empezar de cero, a diferencia del resto de profesiones. Por otro lado, tuve mucha suerte con el personaje, porque para un actor desarrollar un personaje durante 6 años es una gran suerte. Además, está muy bien escrito, como fue el caso del personaje de Felipe, no tuve oportunidad en ningún momento de aburrirme porque siempre le pasaban cosas, con las cuales yo pude descubrirme mucho como actor. Luego, la gran familia que se creó a raíz de esa serie, de hecho, estoy yendo a una comida ahora mismo con dos de los actores y con uno de los directores de la serie. Son 6 años, yo los veía más que a mi familia. Fue una maravilla y lo recuerdo con mucho cariño. No entiendo por qué a veces las series diarias están menos bien vistas que cualquier otro producto, porque fíjate lo que se consumen. Ahora mismo, “La Promesa” donde tengo muchos amigos trabajando, está funcionando muchísimo. La gente demanda este tipo de series y yo estoy a favor, me encanta el formato y me encanta trabajar en él.

Vamos a hablar de la obra “Con los ojos cerrados”, habéis estado en Nave73 todo el mes de marzo. ¿Cómo se prepara un actor para enfrentarse solo ante el público? porque es un monólogo…

Pues esto es una producción mía y de mi socio Nicolas Degliantoni, aunque en este caso yo estoy en el escenario también. Conocí el texto porque “Acacias 38” se vendió a Italia y tuvo mucho éxito, una vez que fui allí a recoger un premio, conocí a un actor, Andrea Fiorillo, gran amigo mío napolitano, que estaba haciendo esta función en Italia. Me contó el argumento y yo dije: “necesito leer este texto”, me lo envió, hicimos una adaptación en español y empecé hace dos años a mover este proyecto. Una de las cosas que a mí me ha llamado la atención es enfrentarme solo durante una hora al público. Nunca lo había hecho y para mí era algo que me apetecía mucho, además, creo que estaba en el punto de madurez como actor para poder hacerlo. Así que nos embarcamos en este proyecto, nos fuimos a Italia a reunirnos con el dramaturgo en Roma, conseguimos los derechos, volvimos aquí y empezamos a montar “Con los ojos cerrados” que la estrenamos en Nueva York en julio del año pasado.

¿Qué nos puedes contar de tu personaje, de Bruno?

Con los ojos cerrados” primero habla del personaje de Bruno, que sale a escena y empatiza con el público. Un tío amable, afable, tranquilo, relajado, que está en su casa… y de repente, cruza una línea que una vez cruzada es muy difícil volver atrás. El autor, en este caso, adentrándose en la psicología de un verdugo, acompaña al espectador a través de sus pensamientos, de sus emociones… Pero como te decía habla de esta línea, que una vez cruzada no se puede volver atrás. Toda la obra está ambientada en una atmosfera de suspense, de thriller… Y aparentemente este personaje que parece amable y tranquilo, se va a descubrir que no es lo que parece, que tiene una cara B.

¿Con qué sensación te gustaría que saliera el público tras ver la obra?

Nosotros ya lo hemos comprobado, la gente sale bastante impactada y tocada, al final estamos hablando de una situación que está ocurriendo y no solo en este país si no en todo el mundo. A la gente a veces le cuesta enfrentarse a la realidad, muchas veces cerramos los ojos, sabemos que eso está, pero no va con nosotros, entonces, cuando al público le enfrentas a este juicio, se hace consciente de la realidad. La gente reacciona de muchas maneras, la mayoría salen muy tocados, pero eso es el teatro. Yo cuando voy a ver una obra me gusta que me remueva por dentro, que me haga pensar. He tenido gente que me ha dicho que ha necesitado 5 días para asimilar lo que vio en la obra. Estamos tratando una temática muy compleja, pero esto es la vida, esto es el teatro y es maravilloso. Yo estoy a favor de que haya funciones más de comedia, que también es necesario, pero hay otro tipo de teatro que es el que nos gusta a nosotros, a “Maniac Producciones”, con el que queremos hacer a la gente reflexionar a la salida del teatro. Lo bonito de esta función es que el público acompaña, rompemos la cuarta pared, se habla con el espectador, el público descubre junto con el actor todo lo que le ocurre, es por esto que no podemos desvelar nada de la obra porque se perdería esa magia creada con el público. Es bonito esa comunión entre público y actor.

Estrenasteis en Nueva York y ahora habéis estado en Madrid ¿vais a continuar la gira?

Esa es nuestra intención, estamos hablando con varios distribuidores, creemos que es un tema que se tiene que ver. Mi socio es argentino, estamos intentando moverla por festivales de América latina y todo lo que se pueda. Para nosotros estrenar en Nueva York fue un sueño, por lo que a partir de ahí soñamos en alto.

¿Algún proyecto nuevo que me puedas contar?

Primero estoy centrado en “Con los ojos cerrados”, sobre todo porque es una producción mía y requiere mucho esfuerzo, aparte de subirme al escenario y actuar. También grabé una serie de televisión para Antena 3 que se llama “Entretierras”, que se estrenara este año, en la cual hice un personaje muy bonito. Estoy leyendo textos y siguiendo hacia delante en esta profesión, porque hay veces que tienes mucho trabajo y otras que tienes menos, pero yo soy un actor que cuando no tiene trabajo (entiende como trabajo pues una serie, una obra de teatro fuera de mi productora…), intento generar, mientras continuo con “Con los ojos cerrados

¿Y con la música?

Pues con la música, tengo una banda de versiones de pop rock nacional de todas las épocas con la que nos movemos por eventos privados, por funciones varias, y la verdad es que me desahoga, me hace realizarme como músico y en paralelo con mi carrera de actor.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal