miércoles, febrero 21, 2024

Sigüenza ya tiene nuevo obispo: Julián Ruiz Martorell

Redacción

Don Julián ha tomado posesión de su ministerio en la Catedral, tras visitar Alcolea y Barbatona. Numerosas autoridades civiles, militares y religiosas se han dado cita en Sigüenza, para dar la bienvenida al prelado, entre las que se contaba, la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino, al frente de la corporación municipal.

El nuevo obispo de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara ha tomado posesión de su ministerio en la Catedral de Sigüenza, tras la jubilación, el 31 de octubre, por razones de edad, de monseñor Atilano Rodríguez Martínez (1946). Atilano se despedía de los seguntinos en una multitudinaria ceremonia, en la que recibía el cariño de sus fieles, el pasado 16 de diciembre.

Su relevo lo ha tomado monseñor Julián Ruiz Martorell (1957), hasta ahora obispo de las diócesis de Jaca y de Huesca. Más de un millar de personas han acudido esta mañana a una ceremonia, que, en Sigüenza está llena de tradiciones seculares. Entre ellas se contaron numerosas autoridades civiles, entre las que se contaba la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino. “Desde el Ayuntamiento, damos la bienvenida al nuevo obispo, Julián Ruiz, le deseamos un fructífero pontificado, le ofrecemos la colaboración del Ayuntamiento en todos aquellos asuntos -y son muchos- en los que es necesaria la colaboración institucional, el primero de ellos, ya inminente, como es el IX Centenario de Sigüenza”, afirmaba esta mañana la alcaldesa de Sigüenza.

A partir de las 10 de esta mañana, Julián Ruiz Martorell entraba en Sigüenza a lomos de una yegua blanca, de nombre Ginebra, y bajo una alfombra de tierras de colores, serrín, posos de café y flores que le habían preparado un grupo de voluntarios de Sigüenza, coordinados por la Cofradía de la Vera Cruz y del Santo Sepulcro y de otras cofradías y particulares y la colaboración del ayuntamiento de la ciudad y el cabildo catedralicio. Se trata, esta, de una tradición que también se lleva a cabo en otras diócesis como Orihuela y Calahorra, entre otras, en una tradición multisecular de reminiscencias bíblicas: al igual que Jesucristo entró en Jerusalén a lomos de un borrico y con calles de la ciudad santa alfombrada por los mantos de sus acompañantes, el obispo entra de modo similar.

Así, monseñor Julián Ruiz Martorell a Sigüenza a partir de las 10 horas del sábado 23, llegaba a la puerta del asilo de ancianos Padre Saturnino López Novoa y se montaba en un yegua blanca, de nombre Ginebra, dispuesta para la ocasión. A las 10:20 horas, apeado ya de la yegua, junto a la antigua puerta de la Sigüenza amurallada, era recibido por monseñor Atilano Rodríguez en la plaza de Don Hilario Yaben para proceder a continuación su recorrido hasta la catedral de Sigüenza a través de la calle Cardenal Mendoza, tapizada con la alfombra. A las 10:45 horas tenía lugar la acogida en el atrio de la catedral por parte del nuncio apostólico, Bermadito Auza, y del cabildo catedralicio. También hubo tiempo para que don Julián entrara en el Museo Diocesano, y conociera, de la mano de Miguel Ángel Ortega, su director, alguno de sus tesoros.

Ya en el interior de la catedral, se detenía ante la imagen de la Virgen de la Mayor, rezaba en la capilla del Cristo de la Misericordia, donde realizaba, ante el nuncio apostólico la profesión de fe y el juramento de fidelidad.

Durante todo este recorrido, el nuevo obispo ha estado acompañado por dulzaineros de Sigüenza; y, al acabar la celebración de la catedral, hubo, asimismo, un recital de toque manual de campanas, que se prolongó hasta bien pasada la una de la tarde.

La misa ha sido transmitida en directo por TRECE TV. Se ha oficiado en el crucero de la catedral, con pantallas gigantes de televisión para que todos los fieles siguieran la eucaristía.

Don Julián estrenó alba, cíngulo y casulla, ofrenda del cabildo. Las Hermanas Clarisas han donado también la palia con el escudo bordado del nuevo obispo. La palia es un trozo de tela cuadrado, usualmente reforzado con almidón y cartón, que sirve para tapar el cáliz durante la sisa y que va junto a los corporales de la celebración.

La misa ha sido cantada por el pueblo fiel, bajo la dirección de Alejo Navarro y con Juan Antonio Marco al órgano, alternándose estos cánticos e intervenciones musicales con los del Coro “Ciudad de Guadalajara”, dirigido por su titular, Elisa Gómez.

Antes de su llegada a Sigüenza, don Julián, de acuerdo también con la tradición, realizaba una previa y primera visita a las primeras localidades de la diócesis de su recorrido hasta Sigüenza: Alcolea del Pinar y el santuario de la Virgen de la Salud de Barbatona, a las 17 y a las 18 horas del día de ayer. En ambas visitas, estuvo acompañado por don Atilano, por el colegio de consultores, por los sacerdotes de estas parroquias y por los fieles, incluidos, en el caso de Barbatona, fieles de Sigüenza, con representación de todas las cofradías de esta ciudad, y también por una representación municipal que encabezó la alcaldesa de Sigüenza, María Jesús Merino.

Numerosa asistencia, autoridades y obispos

Acompañando al nuevo obispo en la toma de posesión han estado destacadas autoridades como el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de las Cortes regionales, Pablo Bellido; el delegado de la Junta de Comunidades en Guadalajara, José Luis Escudero; la alcaldesa de Sigüenza y todos sus concejales, Eusebio Robles, viceconsejero de Administración Local y Coordinación Administrativa, el presidente de la Diputación Provincial, José Luis Vega, consejeros autonómicos como Sara Simón o Bárbara García Torijano, parlamentarios nacionales, regionales y provinciales, así como otros altos representantes de los distintos poderes y servicios públicos (Justicia, Fuerzas Armadas, Educación, etc.) y de organizaciones sociales y ciudadanas.

Cerca de 30 obispos han estado también presentes. Los tres primeros han sido el nuevo obispo de Sigüenza-Guadalajara (Julián Ruiz), el obispo administrador apostólico (Atilano Rodríguez) y el obispo emérito de la diócesis (José Sánchez). También han estado presentes dos cardenales: Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española) y de Madrid (José Cobo). Junto al nuncio apostólico (Bernardito Auza), han estado también los arzobispos de Toledo (Francisco Cerro), Oviedo (Jesús Sanz), Valladolid (Luis Argüello), Burgos (Mario Iceta), Zaragoza (Carlos Escribano) y Castrense (Juan Antonio Aznárez), así como el arzobispo administrador apostólico de Pamplona y Tudela (Francisco Pérez) y los arzobispos eméritos de Toledo (Braulio Rodríguez) y de Zaragoza (Vicente Jiménez). Han asistido, asimismo, los obispos diocesanos de Albacete (Ángel Fernández), Cuenca (José María Yanguas), Ciudad Real (Gerardo Melgar), Getafe (Ginés García), Vic (Roma Casanova), Osma-Soria (Abilio Martínez), Teruel y Albarracín (José Antonio Satué), Alcalá de Henares (Antonio Prieto), Ávila (Jesús Rico), Tarazona (Vicente Rebollo), los obispos auxiliares de Madrid (Jesús Vidal) y de Toledo (César García, a su vez, secretario general de la Conferencia Episcopal Española) y los obispos eméritos de Segovia (Ángel Rubio) y de Tarazona (Eusebio Hernández).

Breve biografía del nuevo obispo

Julián Ruiz nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Realizó los estudios eclesiásticos en el seminario metropolitano de Zaragoza y fue ordenado sacerdote el 24 de octubre de 1981. Realizó su misión pastoral en diversos servicios como párroco, capellán, profesor, canónigo y vicario general.

Durante sus años de estudio en Roma (1983-1988) obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana y la Licenciatura en Sagrada Escritura por el Pontificio Instituto Bíblico.

El 30 de diciembre de 2010 el Papa Benedicto XVI lo nombró obispo de Huesca y de Jaca. Ha sido obispo de las dos diócesis, unidas “in persona episcopi”, desde su ordenación episcopal el 5 de marzo de 2011.

En la Conferencia Episcopal Española, es miembro de la Comisión Episcopal de Evangelización, Catequesis y Catecumenado.
Su lema episcopal es “Ut vitam habeant” (frase latina que se traduce en español “Para que tengan vida”. Es un texto que forma parte de una frase más extensa, en la que Jesús, según relata el evangelio según san Juan en su capítulo 10, versículo 10, dice: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante”.

El 31 de octubre de 2023 se hizo público su nombramiento, por parte del Papa Francisco, como obispo de Sigüenza-Guadalajara. Desde las 11 horas del sábado 23 de diciembre, se convertirá en el 97 de sus obispos históricamente documentados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal