miércoles, agosto 17, 2022

«Sola en el bosque»

Redacción

GUÍA PARA DOCENTES

Un libro valiente sobre el abuso y la violencia familiar destinado a transformarse en referente obligado.

Los libros abren puertas. A historias, emociones, sensaciones, juegos, anécdotas, sonrisas y más. Son puentes que nos conectan a los adultos con las niñas y los niños. En este caso, es un material muy útil y apropiado para poder abordar temáticas que presentan una mayor complejidad y profundidad como la violencia familiar y el abuso sexual infantil. Puede resultar provechoso trabajarlo de forma conjunta con el gabinete psicopedagógico, o la psicóloga/o o psicopedagoga/o del colegio. “Sola en el bosque” busca brindarles a las niñas y niños herramientas sobre el autocuidado, conocimiento y respeto de su cuerpo; para que puedan pedir ayuda y expresar lo que les pasa; y que puedan decir “NO” frente a situaciones que las y los incomodan o les desagradan.

Actividad

Antes de comenzar la lectura, conviene enseñarles a las chicas y los chicos la tapa del libro y leerles el título en voz alta: “Sola en el bosque”. Luego, les leemos el cuento. Y al finalizar podemos continuar con algunas preguntas que funcionan como disparadoras:

¿La imagen o el título les hace acordar a algún otro cuento que conozcan?

¿Qué suele haber en el bosque? ¿Hay animales? ¿Cuáles? (Se puede abrir el libro y espiar en las primeras páginas hasta encontrar la imagen del lobo)

¿Hay lobos en los bosques? ¿Son peligrosos para una nena pequeña que está sola?

¿Hay veces en las que se sienten solas o solos?

De esta manera, las preguntas funcionan como disparadores que los animan y las animan a asociar ideas y vivencias propias o ajenas y recordar los momentos en los que se sintieron o se encontraron solas o solos y les dio miedo. Ustedes qué piensan, ¿por qué a la nena la da tanto miedo el lobo?

¿Qué le puede haber hecho a la nena para que ella esté tan atemorizada?

¿Hay algunas personas que nos dan tanto miedo como ese lobo a la nena?

¿Qué hace la nena para que el lobo no la moleste más?

También se puede dar una consigna práctica, que podría servir para aquellos que no logran verbalizar la situación en caso de estar padeciéndola, como ser:

Haz tu propio bosque y dibújate a ti mismo/a.

*Y también para cualquier padre, madre o persona adulta que se sienta responsable de un menor.

A partir de estas actividades, la docente, psicólogo/a o psicopedagogo/a puede aprovechar para ir brindándoles lineamientos, información y conceptos que les sirvan de herramientas para los chicos y las chicas, tanto sea como para prevenir estas situaciones, como para detectarlas en el caso de que les estén ocurriendo.

Conceptos a trabajar:

      El amor hace bien

Cuando alguien nos quiere bien, nosotros lo percibimos y nos da alegría, nos sentimos contentos y contentas. En cambio, si alguien nos dice que nos quiere pero nos hace algo que no nos gusta, que nos hace sentir mal, nos hace sentir incómodos e incómodas, nos hace doler o nos lastima, eso no es amor. Este lobo escondíalos colmillos y las garras adelante de los demás, pero cuando se iban se transformaba en un lobo malo que amenazaba a la nena para que no le contara nada a nadie. Entonces, si alguien nos hace algo que no nos gusta, se lo tenemos que ir a contar a algún adulto en quien confiemos. Puede ser una mamá, un papá, una abuela, una tía, una maestra, un profesor, una vecina, la mamá o el papá de una amiga o un amigo.

      Hablar

Hablar hace bien. Decir lo que nos pasa hace bien. Y esto vale para cuando estamos contentos y contentas o cuando estamos tristes. Si hay algo que nos tiene preocupadas, preocupados y que nos hace sentircomo si se nos formara una pelota de piedra en el estómago, en el pecho o en el corazón, para que desaparezca, lo mejor que podemos hacer es charlarlo con alguien mayor en quien confiemos. Y así, sacando las preocupaciones, las angustias y las tristezas para afuera, compartiéndolas, se pueden encontrar soluciones.

      Partes íntimas

Preguntémosles si saben cuáles son. Enumerémoslas: la cola, el pene y la vagina. Para que les quede más claro, les podemos decir que las partes íntimas o privadas son las que se cubren con la braga,  el gayumbo, o el traje de baño.

Nadie nos tiene que tocar ni mirar nuestras partes íntimas. Así como tampoco nadie nos puede pedir que le toquemos sus partes íntimas. Las partes íntimas de cada uno y cada una, sólo nos las podemos mirar y tocar nosotras y nosotros mismos. Salvo cuando vamos al baño, en donde un adulto nos limpia la cola. O si vamos al médico y nos revisa. Pero ahí estamos acompañados y acompañadas por algún adulto. No entramos solos o solas al consultorio del médico.

      Secretos

Podemos comenzar preguntando:

¿Alguien sabe qué es un secreto?

¿A alguien le contaron alguna vez uno? Y dejar que ellas y ellos nos comenten. ¿Existen los secretos que no se deben guardar?

Hay que enseñarles a diferenciar los secretos que se pueden guardar de los que se deben contar. Los que hacen bien y los que hacen mal. Podemos darles ejemplos de diferentes situaciones e ir charlando entre todas y todos cuáles están entre los primeros y cuáles entre los segundos. Algunos ejemplos:

Un amigo me contó que estaba pintándole un dibujo a una amiga para dárselo el día de su cumpleaños y  me pidió que guardara el secreto. ¿Qué hago?

Se trata de un lindo gesto, hecho con amor. Podemos guardar el secreto.

Tu papá le está organizando una fiesta sorpresa para tu hermana que cumple 15 años. Está llamando a todas las amigas y amigos por teléfono para invitarlos. Y te pide que no se lo cuentes a ella.

Tu hermana se va a poner muy contenta. Podemos guardar el secreto para que sea una linda sorpresa.

La mamá de un amigo le pega una bofetada muy fuerte adelante nuestro y nos dice que no lo contemos porque si no no vamos a poder ir más a su casa.

Este secreto NO lo debemos guardar. No está bien lo que le hizo la mamá, y si no se lo contamos a alguien de nuestra confianza, nadie podrá ayudar a nuestro amigo para que no le vuelvan a pegar.

Un grupo de chicos dos años más grandes que tu te dice que si quieres entrar en su grupo tienes que bajarte los pantalones. Eso sí, no se lo tenéis que contar a nadie.

No tenéis que hacerlo. Tus partes íntimas son tuyas. No las tiene que ver nadie más que tú. Eso que te dijeron está mal. Tienes que decirles que NO, te vas y se lo cuentas a algún mayor de tu círculo en quien confíes.

Secretos en canciones:

El grupo infantil “Canticuenticos” tiene un tema que se llama «Hay secretos» en donde enuncian de manera sencilla estos dos tipos de secretos. La pueden escuchar todos juntos en el aula.

-Lo mismo con los juegos

Jugar es divertido y no hay secretos de por medio. A cuantos más amigos invitemos a jugar y les contemos cómo hacerlo ¡más diversión! En cambio, si alguien nos invita o nos hace jugar a algo que a nosotros no nos gusta, no vamos a seguir jugando. Y se lo vamos a ir a decir a algún adulto de nuestra confianza.

-Respetar lo que sentimos

Enseñarles a las chicas y a los chicos a confiar siempre en sus sentimientos y emociones. Si sienten que no quieren hacer algo, que no lo hagan, que respeten lo que sienten. Que puedan decir: “NO”. Respetar y escuchar lo que sentimos desde dentro de nuestro corazón nos ayuda a protegernos.

-Para incluir a las familias

Al finalizar la actividad, y según las edades de las y los chicos, pueden elaborar juntos un trabajo en donde quede resumido lo que estuvieron trabajando, para que después lo lleven a sus casas y puedan compartirlo y comentarlo con su familia. También pueden invitar a la familia al colegio a hacer alguna de estas actividades en el aula o enviarles preguntas para que las contesten mientras las conversan con sus hijas e hijos.   

    Espacio para la escucha

Durante la actividad siempre tiene que existir el espacio para que las chicas y los chicos puedan ir preguntando y haciendo comentarios. Si en algún momento, alguna chica o chico llega a comentar alguna situación particular que le ocurrió –o le ocurre en el presente– en donde se puede llegar a distinguir alguna situación abusiva o de violencia, debemos buscar la manera de que la atención no quede instalada en esa niña o ese niño, para luego buscar un espacio y un tiempo y continuar la conversación en privado. Asimismo, debe informarse la situación puntual a los directivos del colegio.

Es importante contener a la niña o al niño que ha confiado en nosotras/os.

-Evitar emitir juicio de valores.

-Agradecerle su confianza por habernos contado lo que le ocurrió.

-Aclararle a la niña o al niño que no tiene la culpa de lo que pasó. Son los adultos los responsables de cuidarlos y protegerlos.

-Y explicarle que lo que nos contó se lo vamos atransmitir a personas que puedan ayudarla o ayudarlo.

Esta es una guía práctica para poder abordar la educación sexual integral, el abuso sexual infantil y la violencia familiar a partir del libro “Sola en el bosque” (o de un texto literario que funcione como disparador), pero ante la menor duda de que pueda existir alguna situación de abuso o violencia familiar, se debe recurrir a un profesional de la salud.

Esta guía contó para su elaboración con la supervisión de personal profesional del Servicio de Salud Mental del Hospital Materno Infantil San Roque, de Paraná, Entre Ríos, Argentina: La Licenciada en psicología Luciana Andrés y el Licenciado Emanuel Nesa, Jefe del Servicio de Salud Mental de dicho hospital.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal