jueves, diciembre 1, 2022

PUEBLOS NEGROS: LA PARTE CULTURAL DE LA INDUSTRIA PIZARRERA ESPAÑOLA

Redacción viajes

El comienzo de la utilización de la pizarra a gran escala como material de construcción, y en especial como elemento para cubrir el tejado de los edificios y las casas, se remonta a finales del siglo XVI, durante el reinado de Felipe II. Este monarca impulsó la utilización de la pizarra, desplazando el uso de la popular teja, para cubrir los tejados. Pero la escasez del producto y su elevado coste, siete veces mayor que el de la teja, hizo que su uso se ralentizase y se relegase a un segundo plano. En nuestros días existe una importante industria pizarrera en la provincia de León y la zona este de Galicia, siendo una de las principales actividades económicas de la zona.

De esta potente industria nace el encanto de muchos pueblos donde la pizarra es el elemento principal para recubrir sus tejados. Popularmente se conocen como pueblos negros, y se reparten por todo el territorio nacional:

Peñalba de Santiago es uno de los pueblos más bonitos de León y de España. Ubicado en el Valle del Silencio, Peñalba de Santiago es un precioso pueblo de pizarra y piedra. Caminar por sus sinuosas y estrechas calles, a pies de sus casas con las fachadas construidas con piedra y con pequeñas terrazas que sobresalen y están elaboradas con madera, son una de las mejores actividades que se pueden realizar en este pequeño pueblo. Su Iglesia es una joya de la arquitectura mozárabe del siglo X y fue fundada por San Genadio, un ermitaño que se retiró a una cueva próxima al pueblo. El paisaje que crean las casas de piedra, con los tejados oscuros de pizarra y los corredores de madera, se ve mejorado con las espectaculares montañas y la naturaleza que rodean al pueblo.

A Seara es uno de los pueblos más representativos de la sierra de O Courel y del municipio lucense de Quiroga. Asentado en el fondo de un valle surcado por el río Selmo, con el pico Formigueiros como telón de fondo, este pequeño pueblo de montaña construido en pizarra es el punto de partida de una de las rutas más representativas del municipio y de toda la Serra do Courel. Se trata del camino que llega a la laguna de origen glaciar conocida como A Lucenza. Esta aldea ha sido restaurada de forma integral y destaca su ambiente y arquitectura popular de montaña, con sus tejados de pizarra y sus hermosos corredores y balcones de madera.

La muralla de Lugo es otro gran ejemplo de la utilización de la pizarra en Galicia. Se trata de una muralla excelentemente conservada y Patrimonio de la Humanidad que fue construida por los romanos en el siglo III. Además de utilizarse pizarra para su construcción, también se emplearon bloques de granito, y su aspecto actual casi no difiere de su configuración original, siendo una de las edificaciones romanas de su género mejor conservadas del país.

Alejándonos del principal foco de producción de la pizarra, nos encontramos con los pueblos negros situados en las tierras altas del noroeste de Guadalajara. Son muchos los pequeños pueblos de esta zona famosos por su singular arquitectura, pero entre ellos destaca Majaelrayo, donde la pizarra baña sus casas salpicadas por la madera de su armazón y sus vanos. La Iglesia, aunque de construcción moderna, se hizo con la intención de integrarse en el entorno y no desentonar del conjunto. Un gran atractivo de este pueblo es su oferta para disfrutar de la naturaleza, tanto en la ascensión a los picos que lo rodean como en la excursión del río Jaramilla o la ruta al Arroyo y Cascada de la Matilla. Otros pueblos negros destacados de Guadalajara son Campillejo, Roblelacasa o Campillo de Ranas.

En la provincia de Lleida también se encuentra otro de los municipios más bonitos con la pizarra como protagonista. Se trata de Vielha, situada en el entorno natural tan admirable como es el Valle de Arán. Dar un paseo por su casco antiguo y conocer su arquitectura y ambiente es una de las mejores actividades. La Iglesia de San Miguel, de estilo gótico aranés, es una de las más bonitas del Valle, especialmente por su campanario fortificado y su interior. Su cercanía con diversos parques naturales, lagos y demás parajes naturales convierten a este municipio catalán en la base para muchas rutas senderistas por el pirineo catalán.

Artículos relacionados

1 comentario en “PUEBLOS NEGROS: LA PARTE CULTURAL DE LA INDUSTRIA PIZARRERA ESPAÑOLA”

  1. Los pueblos negros de la provincia de Guadalajara son una maravilla, pequeños , escondidos
    que mantienen su arquitectura local, lugares ideales para hacer una ruta turística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal