sábado, junio 22, 2024

Terapia Playmobil

Texto: Sandra De Arriba

Todos conocemos la línea de juguetes de plástico basada en muñecos de 7,5 centímetros de alto. En cada casa; bien sea de nuestra infancia, de nuestros hijos, hermanos, primos o sobrinos, tenemos alcance y fácil acceso a este tipo de muñecos. Unos muñecos que, como cualquier otro tipo de juguete, todos conocemos como entretenimiento, pero ¿sabías que, en el contexto clínico, los muñecos Playmobil son un recurso terapéutico habitual?

Ana Ferre Giménez, Psicóloga y Terapeuta, diplomada en Traducción e Interpretación, es la autora de esta técnica, conocida por el manual “Cuéntalo con muñecos”. Un método con el que se abre un abanico de posibilidades para lograr entender las situaciones y los sentimientos que los más pequeños no son capaces de verbalizar.

Como bien explica la autora de este recurso; “la fuerza de esta técnica es que nos permite “ver” y no solo “contar” una situación”. Es decir, a través de los muñecos, tenemos la posibilidad de representar la escena de una situación o conflicto a la que queremos tratar de buscar una solución. Los muñecos, se utilizan de apoyo visual y sirven a la persona protagonista de la historia a ver su realidad de una manera más amplia, a tener una comprensión de la situación más profunda y a iniciar la dinámica con un problema para conseguir pasar al siguiente movimiento; la solución.

La dinámica comienza hablando de la situación, pidiendo que esta sea representada a través de los muñecos. De esta manera, captar la atención de un niño, es mucho más rápida y sencilla que el método básico “vamos a hablar”.

El idioma que mejor entienden los niños es el suyo propio, por eso, se consigue una mejor comunicación cuando se les trata de hablar de tú a tú, a cuando se trata de mantener una conversación con ellos como si fuesen adultos.

Con esta dinámica, lo que queremos empezar por saber es cómo se encuentran para poder llegar a comprender como se sienten en cada grupo y situación. Para ello, el punto más importante y fundamental, es que el niño escoja un muñeco que represente a su persona. Esta figura, será la protagonista; quien va a llevar el desarrollo de la acción y la única que va a realizar movimientos. Una vez la figura principal esté definida, la clave se va a convertir en la personificación del resto de figuras. Cada muñeco, será un miembro diferente de la situación que se está tratando. Y a través de los detalles de los propios muñecos, podremos llegar a darnos cuenta de muchas cosas.

En este punto de la dinámica, los niños ya se están tomando la conversación como un juego, y con ello, estamos dando pie a que nos cuenten su preocupación.

Claro está, que no podremos llegar a comprenderlo al cien por cien, pero a través de la representación y la personificación de cada muñeco, y gracias a sus características y el papel que para ellos el muñeco desempeña, podremos darnos cuenta de problemas que en nuestra imaginación no cabían.

Esta dinámica, nos va a dar pie a poder cambiar el enfoque. Al iniciarla, la situación será de conflicto o problema. Pero para finalizar, va a ser una imagen de solución y de fuerza la que le vamos a mostrar al pequeño, para cambiar su camino y ayudarle a dar un nuevo paso.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal