jueves, diciembre 1, 2022

TURISMO RURAL: LOS PUEBLOS CON ENCANTO MEDIEVAL DE ESPAÑA

Redacción viajes

El turismo rural por España no tiene toda la fama que debiera. Las grandes ciudades y las zonas más turísticas de playa como las Islas Baleares o las Canarias, así como la costa mediterránea se llevan la mayor parte del turismo, tanto nacional como internacional. Pero en el interior peninsular, aunque también en la costa, existen pequeños pueblos que cuentan con un encanto especial. Sobre todo destacan los de la época medieval, compactos y amurallados, construidos en torno a una Iglesia, la plaza del mercado y, en ocasiones, un castillo. Estos serían algunos de los pueblos medievales más destacables del panorama nacional:

Tossa de Mar, en Girona: es el único pueblo medieval fortificado que todavía se conserva en el litoral catalán. Aunque el castillo ya no se puede apreciar, ya que en su lugar hay un faro, destacan las tres altas torres y sus callejuelas estrechas. También es un pueblo ideal para disfrutar de la playa.

Albarracín, en Teruel: durante el siglo XI estuvieron asentados los musulmanes, de ahí han quedado el Castillo de Albarracín, la torre del Andador y el sistema defensivo, fruto de la tensión bélica que sufrió ya que no pasó a formar parte de la Corona de Aragón hasta el siglo XIV. Entre sus atractivos destacan también la Catedral y el Palacio Episcopal.

Santillana del Mar, en Cantabria: fue uno de los lugares de paso del Camino de Santiago y se convirtió en una vía de comunicación, comercio y transmisión de conocimiento, proclamándose como la abadía más importante de la Cantabria medieval. Recorrer sus calles empedradas será un paseo de lo más bonito y encantador, pasando por las torres de Merino y Don Borja, las casas del Águila y la Parra, la Colegiata de Santa Juliana o las Cuevas de Altamira.

Besalú, en Girona: se trata de otra villa muy bien conservada de Girona, donde se pueden encontrar templos, construcciones civiles y un gran patrimonio de la comunidad judía medieval que vivió en Besalú. El último fin de semana de agosto se celebra un festival medieval que atrae cada año a un gran número de personas, donde se realizan batallas, hay artesanos, espectáculos, grandes cenas…

Ronda, en Málaga: este pueblo destaca por su fuerte influencia islámica, así como sus exuberantes valles fluviales y barrancos. El Puente Nuevo es el lugar más sorprendente de la localidad, con unas vistas increíbles al río Tajo, pero también destacan la Plaza de Toros, los baños árabes, que son los mejor conservados de España, el Palacio del Rey Moro y La Mina o la Plaza Duquesa de Parcent.

Frías, en Burgos: ha conservado su encanto medieval magníficamente y desde él se ofrecen unas buenas vistas al río Ebro y Las Merindades. Los lugares más destacados son el Puente medieval, el Castillo y la ciudad medieval y sus casas colgantes. Como templo religioso destaca la Iglesia de San Vicente, situada en la parte más alta de la población y de estilo romántico.

La Alberca, en Salamanca: este pueblo sorprende por su arquitectura particular, piedras entre entramados de madera. A 1.040 metros de altitud sobre el nivel del mar, presenta unas condiciones climáticas duras en invierno, pero esto todavía le otorga más encanto. Entre sus monumentos destacan la Iglesia de la Anunciación, la Ermita del Humilladero o la de San Blas, también la Plaza Arsenio y el Camino de las Raíces.

Sigüenza, en Guadalajara: es el pueblo medieval por excelencia de Guadalajara, conserva el trazado medieval y es muy notable su influencia obispal. Entre sus calles estrechas y sinuosas sorprenden la Catedral de Santa María, el Convento de las Ursulinas, la Plaza Mayor y la Casa del Doncel. En su muralla se pueden encontrar varias puertas, como la Puerta del Hierro o la del Sol, y el castillo es una impresionante fortificación que domina la población desde lo alto de una colina.

Hondarribia, en Guipúzcoa: se trata de una villa marinera y medieval en la desembocadura del Bidasoa que destaca por su colorido y arquitectura. La calle Mayor es una de las más bonitas donde se puede encontrar el edificio del Ayuntamiento, el Palacio de Casadevante y el Palacio Zuloaga. La Plaza de Armas ofrece en una única vista todo el encanto y la esencia del pueblo. También destacan el Castillo de Carlos V, la Plaza de Guipúzcoa y la muralla con sus varias puertas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal