viernes, diciembre 2, 2022

Vino caliente, puestos de artesanía y villancicos: ocho destinos para abrazar el espíritu navideño (y no soltarlo)

Redacción

Muchas ciudades, particularmente en Europa Central, están ya preparadas para acoger sus icónicos mercados de Navidad: la combinación de vino caliente con especias, dulces tradicionales, puestos de artesanía y música nunca falla para entrar de lleno en el Christmas mood.

Praga

¿Un paseo que aúne Navidad e historia? A partir del 27 de noviembre, el castillo de Praga, uno de los emblemas de la ciudad desde su construcción en el siglo IX, alberga también uno de los mercadillos de Navidad más acogedores en los que perderse buscando dulces tradicionales. El más conocido, sin embargo, es el de la plaza de la Ciudad Vieja (“Staroměstské náměstí”), el place to be para saborear un delicioso pan de jengibre o castañas asadas.  

Bruselas

¡Las Navidades en Bruselas son un auténtico placer! Todas las actividades navideñas se unifican en lo que se conoce como Plaisirs d’Hiver (Placeres de invierno), entre las que se encuentran el espectáculo de sonido y luces en la Grand Place, un espectáculo audiovisual de 360º que se repite a cada hora, o la Gran Noria desde la cual se puede contemplar una preciosa panorámica de la capital del chocolate. Para hacer las compras navideñas, nada mejor que el mercado navideño de Marché Aux Poissons, el más grande de la ciudad, con más de 250 puestecitos donde seguro se encuentra el regalo ideal.

Colonia

Conocida como la capital de los mercadillos navideños, Colonia es un destino de cuento de hadas (nunca mejor dicho). El mercado de Navidad de los Cuentos en la plaza Rudolf está dedicado a los niños y, como su propio nombre indica, toda su decoración gira en torno a los populares relatos infantiles de los hermanos Grimm. Otro mercado navideño temático es el del puerto, que ofrece experiencias únicas a orillas del río Rin, como tomar un buen vino caliente en un barco rodeado de piratas.

Holanda

De entre los mercados navideños más famosos de Europa, sin duda se encuentran los holandeses. Sin embargo, pocos saben que a un par de horas desde Eindhoven, está el mercado de Valkenburg que no se encuentra a simple vista, sino que se esconde bajo unas cuevas subterráneas. Durante las fiestas, los residentes convierten la ciudad en un verdadero paraíso invernal lleno de decoraciones, atracciones y luces que crean un ambiente mágico. En este peculiar mercado navideño hay unos 50 puestos de artículos holandeses artesanales, y hasta cuenta con un jardín encantado en el corazón de la cueva donde degustar la típica bebida holandesa llamada “Glühwein”.

Cracovia

Polonia no tiene nada que envidiar a las grandes capitales de Europa. ¡No es casualidad que los belenes de Cracovia sean Patrimonio Inmaterial de la UNESCO! Junto a la icónica plaza del Mercado se sitúa el centro de todas las actividades navideñas. Una de las mejores maneras de impregnarse de la alegre atmósfera del mercadillo es dando un paseo en un carruaje de caballos. Algo digno de presenciar en vivo y en directo es la elaboración artesanal de bolas de Navidad de cristal en ARMAR, a 23 kilómetros de Cracovia. El mejor souvenir para llevarse de recuerdo que, además, se puede decorar a gusto del consumidor.

Riga

Letonia probablemente no sea el primer destino que venga a la mente al pensar en una escapada navideña, pero lo que algunos no saben es que fue una de las primeras ciudades europeas en acoger un árbol de Navidad en 1510 y, desde entonces, el espíritu navideño se ha apoderado de la ciudad. Además de visitar el mercado en la plaza de la catedral, una tradición digna de mención es la Santa’s Fun Run, una carrera solidaria donde todos los participantes se visten de Papá Noel, ¡la diversión está asegurada!

Copenhague

Ante la pregunta de “¿pasar una Navidad a la danesa?”, ¡la respuesta es un rotundo hygge! La ciudad más feliz del mundo se engalana durante estas fechas y la magia navideña se concentra en el Parque Tívoli, creando un ambiente no apto para Grinches. Una de las experiencias más recomendables es ver el inolvidable ballet del Cascanueces en su auditorio. Aunque lo mejor de la Navidad en Dinamarca, sin duda, son sus dulces, como los æbleskiver, una especie de bollitos rellenos de mermelada.

Vilnius

La capital de Lituania no solo porta con orgullo el título honorífico al árbol de Navidad más bello de Europa, sino que ofrece la experiencia única de vivir la magia navideña a bordo de un tren que recorre el iluminado casco antiguo de la ciudad. Además, lejos de los tradicionales mercados navideños, alberga una opción alternativa y moderna en el andén de la estación de tren Saint Station, donde se sustituyen los villancicos por música techno, hamburguesas y burritos en lugar de gofres y el chocolate caliente por cerveza.

De estos destinos, los datos de Kiwi.com revelan que Viena, Bruselas y Copenhague son los destinos más solicitados -y actualmente abiertos- por los españoles en lo que va de año, con Praga y Bruselas entre los más reservados también en 2019. No obstante, otros de los destinos mencionados anteriormente están siendo testigos de un aumento positivo en 2021 gracias a la flexibilización de las restricciones en el sector de los viajes: por ejemplo, el número de reservas para vuelos a Cracovia se ha multiplicado por seis en 2021 respecto a 2020, mientras que la demanda de vuelos a entre España y Colonia se han cuadruplicado.  

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO + LEIDO

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal