domingo, junio 16, 2024

Yasemin Sannino, la comisaria Fatma en la serie «La Pasión Turca»

Redacción

Nacida en Estambul, de madre turca y padre italiano, Yasemin Sannino creció entre Libia, Australia, Turquía e Italia, viviendo en contacto con diferentes lenguas y culturas. Tras licenciarse en Química en la Universidad La Sapienza e investigar sobre el sida en el Consejo Nacional de Investigación (CNR) de Roma, decidió seguir su pasión por la música y la interpretación. Todo esto le ha valido para dar vida
a un nuevo personaje, la comisaria Fatma, en la nueva serie de Antena 3, producida por Buendía Estudios. “La Pasión Turca” dirigida por Iñaki Penafiel que se estrenó el 9 de mayo. Fatma es una veterana investigadora turca que se encargará del interrogatorio de Olivia. Consciente del infierno que ha atravesado Olivia, mostrará una gran empatía con ella.

¿Cómo surge la oportunidad de entrar en una serie española como La Pasión turca?

Para el casting llamaron a mi marido y le preguntaron si hablaba turco, pero él comentó que no. En ese momento aprovechó para comentarles que yo, que también soy actriz, al ser turca podría ayudarle. En ese momento se interesaron en mi perfil y pidieron ver mi material. Buscaban una actriz turca que hablara español para el papel de la comisaria Fatma. Y así surgió todo.

Háblenos de su personaje en esta serie

Fatma es una comisaria de policía turca en Estambul que lleva años tras la pista de una organización criminal que trafica con obras de arte. Colabora con Pablo, de la Interpol, y se encuentra interrogando a Olivia, la víctima de esta organización. Fatma tiene que tomar las riendas de la investigación ya que su compañero tuvo una relación sentimental con Olivia. Fatma es una mujer muy obediente que, en un entorno dominado por los hombres, ha tenido que luchar para llegar hasta ahí. Una mujer que sabe controlar y ocultar sus sentimientos, quizás hasta el punto de haberlos sustituido por la razón. En su enfrentamiento con Olivia, Fatma descubre a una mujer que, como ella está entregada a su profesión pero que aún así, no ha podido evitar perderse en la pasión. Al tratar de obtener información de Olivia, también se encuentra tratando de entender sus motivos, y esto abre una doble llave sobre la comprensión del caso. En un momento dado, Fatma le dice muy claramente que ella no es la persona adecuada para contarle esas cosas. Una parte de ella se resiste a la narración que, de hecho, es la narración de la pasión.

¿Qué hay de Fatma en usted y qué hay de usted en Fatma?

Definitivamente, curiosidad. Siempre quiero saber y entender. Fatma escucha a Olivia con sincera curiosidad, dejando a un lado los
prejuicios, por eso al final termina empatizando tanto con ella. Siento que tengo muy arraigado el sentido del deber de Fatma. Soy una
persona más de voluntad que de deseo. Me llevó tiempo aprender a desear de verdad.

¿Qué es lo que más le ha emocionado de crear su personaje?

Todo el proceso ha sido muy envolvente porque tuve que construir un personaje turco en español. Es cierto que a todos los seres humanos nos mueven en última instancia los mismos sentimientos, pero la forma de expresarlo puede diferir de una cultura a otra, y yo
tenía que darle coherencia en una lengua extranjera que no hablaba. La parte más bonita y que me enriqueció tanto fue trabajar con Assumpta Serna, una actriz y maravillosa persona que me ayudó a caminar por esta cuerda floja del lenguaje. Centrarse en el idioma resta cierto grado de libertad a la interpretación, pero llegué al plató con la sensación de que Fatma también se había volcado con el español y estaba preparada para que pasara cualquier cosa.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con un equipo en su totalidad español?

Todo el reparto y el equipo español fueron fantásticos, acogedores y cálidos como sabéis ser los españoles. Maggie Civantos es una actriz que da mucho. Fernando Andina, un torbellino de energía y positividad. Sentí que ya le conocía. Con el director Iñaki Penafiel, en Estambul, hablamos largo y tendido sobre Fatma, y exploramos cuál era el tipo de comunicación adecuado para reflejar la dinámica entre los dos personajes. Fue muy constructivo e importante.

Han rodado en Estambul, ciudad que conoce perfectamente. Gracias a esto, ¿podemos decir que se ha sentido como en casa?

Estambul… Nací allí, es donde está mi familia más cercana, está escrito en mis genes. Me encanta. Pero Madrid la reconocí enseguida. Viviría allí.

¿Qué tiene La Pasión turca que no puede perderse nadie?

Esta serie es como un arquetipo de sentimientos. Un conjunto de emociones que no te dejan indiferente. Sin olvidar los colores de
Estambul y sus lugares, Teo Delgado, el director de fotografía, ha hecho un trabajo increíble de narración a través de los matices cromáticos.

UN POCO MÁS DE YASEMIN SANNINO

En 2020 protagoniza la película estadounidense Untitled Project Icon escrita y dirigida por Roland Joffe en el papel de María. La historia de la última semana antes de la crucifixión Jesús (Peter Gadiot) vista desde el punto de vista de un niño. Ha sido el rostro de Oil of Olay en el anuncio de Estados Unidos dirigido por Alejandro Toledo y Javier Aguirresarobe en la fotografía.

En 2017 es una de las protagonistas junto a Renato Carpentieri y Lucia Mascino en la película Babylon Sisters de G. Roccati, colaborando también en la banda sonora como compositora. Desde 2018, es la voz de la HUMAN RIGHTS BAND fundada por Alessio Allegrini, cuyo objetivo es inspirar y promover principios pacifistas y respetuosos por la diversidad.

Es una de las 13 mujeres de ALMAR’A-L’ORCHESTRA DELLE DONNE ARABE E DEL MEDITERRANEO símbolo de libertad, contra toda violencia, extremismo y cerrazón. También colabora desde hace años con la MISHMASH, un grupo de música judía asquenazí y sefardí que abarca un repertorio que va desde España hasta Turquía y Persia.

En 2009 trabajó con la Royal Philharmonic Orchestra en el proyecto discográfico Alma Mater (Geffen Records-Universal Musics) nominado a los prestigiosos Classical Brit Awards en 2010. En 2011 interpretó algunas de las canciones del CD Tu es Christus (SONY) en honor a la beatificación del Papa Juan Pablo II, junto a Plácido Domingo y Andrea Bocelli.

Como cantante es especialmente conocida por interpretar la canción turca Birdenbire en la banda sonora de la película Le Fate Ignoranti de Ferzan Ozpetek . Es la voz de la banda sonora en inglés y turco del dibujo animado Winx Club, distribuida en todo el mundo.

¿A qué o a quién no le dedicaría ni un minuto de su vida?

A esas personas que siempre tienen algo negativo que decir.

¿Qué es lo que más ama de su profesión?

La oportunidad de crear, inventar y jugar.

¿Siempre quiso ser actriz?

Quería hacer musicales porque me encanta la música y cantar. Tenía siete años cuando vi el musical «Annie» en Australia, donde vivía, y la protagonista era una niña. Allí dije: Yo también quiero hacer esto.

¿Si no fuera actriz?

Sería cirujana.

¿Qué es lo que más le relaja?

Caminar.

Una canción que le acompañe siempre

“The Paris Match” degli Style Council cantada por Tracey Horne.

Un director de cine con quien se muera por trabajar.

Paolo Sorrentino.

Le queda por aprender…

Demasiadas cosas, me llevaría varias vidas.


Recomiéndenos una película para curar las heridas del alma.

“The Sound of Music”.

Y una serie…

“Succession”

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal