miércoles, febrero 8, 2023

5 Bosques en la provincia de Burgos para perderse

Redacción

Caminar entre ardillas, ciervos y zorros, atravesando bosques tupidos de inmensos pinos, robles y encinas que emulan los rascacielos de Nueva York. Abrazar el haya más famosa de Burgos, salpicada por las aguas del río Urbión. Empezar el día envuelto en una misteriosa niebla que esconde hermosos valles salpicados por fascinantes cascadas. Hoy disfrutamos de los mejores paisajes que nos regala el otoño en cinco bosques imprescindibles de la provincia de Burgos.

Pisar alfombras de hoja marrón. Disfrutar del olor a naturaleza. A tierra. A aire puro. Abrazar árboles. Árboles vestidos de naranja, de amarillos, de ocres. Es el Pantone del otoño, que tiñe los paisajes de color y de magia, invitando a enrolarse en una experiencia de naturaleza tan bonita como efímera: perderse entre bosques para encontrarse con arroyos y cascadas, fauna y flora típica de la estación y esas tímidas setas que van asomando entre t roncos y hojarasca. 

A continuación, cinco bosques imprescindibles de la provincia de Burgos para disfrutar del espectáculo. 

1.- Hayedo en Santa Cruz del Valle Urbión

El momento para admirar la belleza de este impresionante lugar es ahora. El pico San Millán (el más alto de la provincia de Burgos) corona el paisaje y es muy probable que la nieve lo haya cubierto en esta época. La estampa es hermosa. El valle que va dibujando el río se pinta de colores que contrastan con las primeras nieves allá arriba. Aquí abajo, remontando el río Urbión, se extiende el hayedo más hermoso de toda la provincia, interrumpido por arroyos y barrancos que se deslizan desde las cumbres de la Sierra de La Demanda, creando un espectáculo natural de imponente belleza. 

Las opciones se multiplican en este bosque y todas están señalizadas con detalles de dificultad y duración: puedes apostar por la ruta de las ‘Cascadas de Altuzarra’ y atreverte con saltos de agua vertiginosos, o escoger la ‘Ruta de Enrique del Rivero’ y conocer de cerca el haya más famosa de Burgos, fotografiada en 1999 por el divulgador burgalés que da nombre a la ruta. Y es que estas tierras burgalesas albergan una raza única de hayas… fortalecida y adaptada a la vida en la Demanda. Los más pequeños disfrutarán fotografiando los detalles que las hacen especiales. A su lado, acebos y tejos milenarios filtran la luz entre sus densos brazos creando una atmósfera casi mística en la que pueden sorprenderte lobos, ciervos y lirones. ¡Un escenario de fábula!

2.- Hayedo de Urrez

A media hora escasa de la ciudad de Burgos la naturaleza se explaya. Los pinos se abarrotan en los primeros pasos hacia la Sierra de la Demanda, para pronto comenzar a dar paso a robles y hayas. Es el hayedo de Urrez, un pueblo encantador que invita a subir hacia un bosque que se antoja más delicado y romántico con la decadencia del otoño y que regala estampas idílicas en esta época del año. Túneles de vegetación espumosa envolverán al paseante durante todo el camino. Un entorno de hermosa espesura y fácil acceso desde el que se pueden admirar vistas increíbles. En días de sol, se alcanza a distinguir la capital burgalesa desde las faldas de la serranía.  

Santa Cruz del Valle Urbión

3.- San Zadornil: el Nueva York de los bosques

Perderse en grandes avenidas de naturaleza, perfiladas por rascacielos de troncos infinitos que pierden su copa en la niebla a primera hora de la mañana. Es la Nueva York de los bosques y su Gran Manzana está en el Parque Natural de los Montes Obarenes. Un viaje sensorial para descubrir a pie, en bicicleta o a caballo. Todo está organizado en medio de la espontaneidad del bosque. Carteles informativos, señalización de rutas y la majestuosidad de las especies que aquí habitan. Encinas, pinos, hayas, madroños, bojs, secuoyas… Tanto si uno decide atravesar los bosques de Artzena hacia Villafría de San Zadornil (dificultad moderada), como si opta por recorrer los senderos hasta Revillallanos, la naturaleza sorprende.  Aquí, la cima reserva vistas inesperadas y un recorrido que invita al descanso junto a castaños inesperados de vastas copas y algún que otro molino antiguo filtrando el agua del río. Rutas para todos los gustos y formas físicas en una metrópoli natural de altura.

4.- Bosques de Obécuri y Bajauri

El canto de los pájaros sonará ligero en este extremo suroriental del Condado de Treviño, donde las aves de pico mediano anidan más a gusto que en ningún otro lugar de la Península Ibérica. 

Los bosques de Obécuri y Bajauri son un templo natural en el que evadirse de la rutina, cerrar los ojos y escuchar. Pueden recorrerse en una ruta circular de gran sencillez y extremada belleza, con la privilegiada compañía de hayas y robles y, de vez en cuando, el sonar de un lejano grito de aves rapaces sobrevolando la niebla….  Acompañando los pasos sobre el terreno, setas, ardillas, jabalíes y hasta huidizos corzos que, si un ato está atento, puede atisbar por un instante

Bosque de Las Pisas

5.- Las Pisas y su cascada

En el corazón de Las Merindades se esconde un bosque casi encantado. Junto a la iglesia románica de Villabáscones de Bezana empieza el viaje a un otoño de película, que sube el curso del río por saltos de agua, puentes rústicos y piedras que ayudan a cambiar de orilla en sus tramos más apetecibles. Aquí, entre el valle de Valdeporres y Valdebezana el suelo se cubre de musgo y líquenes y a las orillas del río de la Gándara viven robles, hayas, avellanos y acebos. Las setas liberan sus esporas con el mecer del viento y las copas de los árboles filtran una luz casi hipnótica. Resulta inevitable no sucumbir a la magia de esta espesura. Un itinerario que mantiene el misterio hasta el final, donde un desfiladero deja caer el agua en un estruendo que reverbera en todo el bosque: es la cascada de Las Pisas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal