lunes, marzo 4, 2024

6 lugares únicos y salvajes para descubrir en Kirguistán

Por Marisol Setien

Denominada como la “joya escondida de Asia Central”, realmente es un destino que me cautivó desde el primer momento, por su belleza natural, por su rica herencia cultural, pero sobre todo y dado en los tiempos en los que vivimos donde la globalización llega a todos los rincones, por su autenticidad. El 75% de su territorio es montañoso por lo que ofrece rincones naturales de una belleza extrema que supone una experiencia única para los viajeros que buscan aventura y reconectar con la naturaleza en su estado más puro.

Kirguistán está situado en las estribaciones de las montañas Tian Shan, su nombre significa “tierra de las 40 tribus” haciendo referencia a las tribus nómadas que habitaban en estas tierras y que se unieron para defenderse de los continuos ataques de las comunidades vecinas, actualmente comparte frontera con China. Durante siglos el pueblo kirguiso ha vivido en estas montañas dedicándose a la cría de caballos, rebaños de ganado y yaks, una vida dura marcada por un clima extremo y por la forma de vida nómada con la casa a “cuestas” moviéndose con sus yurtas de un lugar para otro.

Las Yurtas son viviendas modulares de forma circular y transportables, se montan muy rápidamente con un armazón de madera que se recubre con fieltro de lana, no lleva clavos, las maderas y los palos van atados con cuerdas y lazos, es sumamente fácil y parece frágil pero es una construcción firme y aislante, hoy en día este tipo de vivienda es un símbolo que se sigue utilizando por la gente que vive en el campo, y que, en verano, siguen cuidando de sus rebaños de ganado en las montañas.

Históricamente hablando, el país ha recogido muchas influencias culturales debido a su situación geográfica en plena ruta de la seda, por las invasiones por parte de otros pueblos, desde los mongoles pasando por el Imperio Persa, hasta mediados del siglo XIX que formo parte del imperio zarista, en 1936 se convirtió en una república soviética hasta el año 1991 que con la caída de la Unión Soviética declaro su independencia hasta nuestros días.

Este pasado ha dejado una marcada huella en sus costumbres, construcciones y gastronomía, el desarrollo cultural viene reflejado por su diversidad étnica que se refleja en actividades como la música, la cual desempeña un papel crucial en la cultura kirguisa, el aprendizaje de instrumentos como el “komuz” pasa de padres a hijos, los festivales locales son muy populares y ofrecen al visitante una oportunidad única de disfrutar y compartir la cultura local.

Me impresiono el Museo Nacional de Historia de Bisket, un edificio moderno que recoge de una forma muy didáctica la historia del país desde la antigüedad hasta los tiempos actuales.

De los 5 lugares “imprescindibles” para conocer y descubrir comenzare por Bisket, la capital es el punto de entrada al país, y de partida para comenzar cualquier ruta, es una ciudad relativamente joven, con grandes calles, jardines y avenidas, su construcción data de finales del siglo XIX, destacan los monumentos y edificios de la época rusa , uno de los puntos más atractivos de la ciudad es que desde cualquier punto se pueden divisar los picos nevados de la cordillera de Ala Archa.

Saliendo de Bisket, llegamos a El Minarete de Burana, uno de los pocos vestigios que quedan en pie de la época de la ruta de la seda, a tan solo 80km y de camino a Lago Issyk-Kul es un lugar de parada obligatoria, no solo por la torre en sí, sino por el cementerio de estelas que se encuentra a sus pies, autenticas obras de arte talladas en piedra.

Continuamos camino hacia el Lago Issyk-Kul, este lago alpino, uno de los más grandes del mundo, es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Sus aguas cristalinas ofrecen oportunidades para practicar deportes acuáticos, mientras que sus orillas albergan bonitos pueblecitos pesqueros y restos arqueológicos, así como campamentos de yurtas para disfrutar de una autentica inmersión en la forma de vida local.

Siguiendo la ruta llegamos a la Ciudad de Karakol, con una rica historia cultural y arquitectónica posee influencias rusas y musulmanas, está rodeada por majestuosas montañas, Karakol es una joya arquitectónica con sus casas de madera estilo zarista, la mezquita estilo chino de Dungan, y la iglesia ortodoxa rusa construida en madera sin el uso de clavos es de una gran belleza, con tejados verdes y cupulas doradas en forma de bulbo, rodeada de huertas repletas de árboles frutales es un lugar con un encanto especial. Hay que destacar que desde esta ciudad parten todas las rutas para realizar trecking de senderismo y rutas a caballo a las montañas Tien Shan en verano y primavera y en invierno se transforma en una de las mejores estaciones de esquí del país.

Espectacular es la palabra que define el Valle de Jety-Oguz, conocido por sus «Siete Toros Rojos», este valle es un paraíso para los excursionistas que quieran explorar senderos rodeados de naturaleza virgen y descubrir formaciones rocosas únicas.

Llegar hasta el Lago Son-Kul es uno de los retos que no se pueden obviar, situado a mas de 3.000 metros rodeado de nevados picos es un tesoro escondido, las yurtas montadas a lo largo del lago ofrecen al visitante la oportunidad de experimentar la belleza de paisajes impresionantes, así como de disfrutar de la hospitalidad kirguisa.

Existen muchos más rincones como el Cañón de Skazka (Canyon de los Sueños), el Parque Nacional Ala-Archa, el desfiladero de Karkara, en resumen, Kirguistán ofrece una experiencia única que combina la riqueza cultural con la belleza natural. Desde la hospitalidad de sus habitantes hasta las impresionantes montañas y lagos, este destino cautivador y emergente promete sorprender y maravillar a todo aquel viajero que decida explorarlo.

Facebook: https://www.facebook.com/marisol.setien
Instagram: @marisolsetien

Artículos relacionados

3 comentarios en “6 lugares únicos y salvajes para descubrir en Kirguistán”

  1. Marisol, leerte da más ganas de viajar todavía. Esperando tener el privilegio de compartir una de esas aventuras contigo. Me ha dicho un «pajarito» que quizás sea en la India. Sigue compartiendo tus experiencias y vivencias viajeras, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal