viernes, abril 19, 2024

Aina Bauzá: Navegando hacia el éxito en la vela, una travesía de adaptabilidad y pasión

Texto: José Agustín Solís/ Fotos: A.B.

En el vasto y desafiante mundo de la vela, Aina Bauzá destaca como una deportista apasionada y dedicada. A través de esta entrevista, exploramos los inicios, las inspiraciones, y los desafíos de su carrera en la vela, ofreciendo una mirada íntima a la vida de una navegante que ha dedicado su vida a dominar los mares. Desde sus primeras experiencias hasta los momentos más destacados y los desafíos específicos como mujer en un deporte predominantemente masculino, Aina comparte con nosotros las lecciones aprendidas, sus rutinas de entrenamiento, y su visión para el futuro en este apasionante deporte.

¿Cómo y cuándo comenzaste tu carrera en la vela?

Empecé a navegar desde muy joven, pero en vela de altura, es decir, en la modalidad de vela larga que navego ahora, llevo 3 años.

¿Hubo alguien que te inspirara o motivara a dedicarte a este deporte?

Me he cruzado con gente que me ha ayudado un montón, y al final, cada día ha sido una parte más importante de mi vida y esta es mi vida. Al final ha sido todo poco a poco.

¿Cuál fue tu primera competición importante y cómo te sentiste al participar en ella?

Empecé a competir desde pequeña y la verdad es que en ese momento no me gustaba mucho competir, el espíritu competitivo lo saqué un poco más tarde. Ya después, empecé a querer competir más, entrené en el equipo nacional español y ya no paré.

¿Cómo es tu rutina de entrenamiento típica durante la temporada?

Ahora, sobre todo, preparar el barco que es lo más importante, es lo que lleva más horas. Yo intento entrenar e intento hacer preparación física todo lo que puedo, aunque a veces hay días que el barco requiere de doce horas al día y no se puede hacer nada más.

En tu opinión, ¿Cuál es la habilidad más importante que debe tener un deportista de vela para ser exitoso?

Hay que saber adaptarse a las circunstancias, eso es lo más importante, ser adaptable. Al final, las circunstancias cambian y hay que saber adaptarnos a ellas.

¿Cuál ha sido el momento más desafiante de tu carrera hasta ahora y cómo lo superaste?

Bueno, hay muchos momentos buenos, al final todos son pequeños pasos para seguir creciendo y muchos momentos en que me he clasificado a torneos importantes o ahora, con el proyecto que tengo muchas ganas de conseguir pequeños pasos, que las cosas salen bien. Al final, todo cuesta bastante y cada cosa es muy gratificante.

¿Puedes compartir tu experiencia más memorable relacionada con la vela?

Cuando conseguí el barco que tengo ahora y lo pudimos hacer navegar, creo que fue como navegar por primera vez. Fue increíble porque costó el esfuerzo de muchísima gente y fue genial.

¿Cómo te preparas mentalmente antes de una regata?

Sobre todo he hecho mucho trabajo mental con un psicólogo antes, por lo que esa parte la tengo muy trabajada, gracias a eso ya sé cómo actuar y tengo herramientas para prepararme.

¿Cómo ha evolucionado la vela como deporte durante tu carrera?

Es muy diferente a lo que hago ahora en comparación a cuando yo empecé, porque ahora navego durante días y cuando empecé sabía navegar y navegaba entre boyas y volvía a dormir. Es el mismo deporte pero con una modalidad completamente diferente, es como si antes compitiese en Fórmula 1 y ahora hago rallys, es un poco lo que se asemeja más, entonces es muy diferente.

¿Qué consejo le darías a las jóvenes que aspiran a seguir una carrera en la vela?

Que naveguen mucho y que no desaprovechen ninguna oportunidad.

¿Cómo impacta el trabajo en equipo en el éxito de las competiciones de vela?

Es muy importante, aunque ahora navego sola tengo un equipo detrás que me ayuda a preparar el barco, que me ayuda a gestionar todo y sin el equipo es completamente imposible. Aunque tú seas el mejor del mundo, sin un equipo detrás no vas a ningún sitio.

En un deporte predominantemente masculino, ¿has enfrentado desafíos específicos relacionados con el género? ¿cómo los has abordado?

Bueno, en la vela aún pasa que hay muy pocas mujeres que navegan a altura o que navegan largo, pero poco a poco va cambiando esta tendencia, aunque muy despacito.

¿Qué planes o metas tienes para el futuro en tu carrera de vela?

Primero quiero acabar mi proyecto y después ya veremos si algún día puedo darle la vuelta al mundo, pero, de momento, estamos centrados en este reto que llevo entre manos ahora mismo y a ver cómo sale.

La travesía de Aina Bauzá en el mundo de la vela es una fuente de inspiración y enseñanzas para todos aquellos que sueñan con conquistar sus propios mares. Su perseverancia, adaptabilidad, y la importancia del trabajo en equipo resaltan como elementos cruciales para navegar, no solo en la competición sino en la vida misma. Con un futuro brillante y lleno de retos por delante, Aina continúa siendo un faro para las nuevas generaciones en este deporte apasionante, demostrando que con esfuerzo y dedicación, los horizontes son infinitos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo-diario-mas-noticias
Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal