lunes, junio 27, 2022

Ana Belén Muñoz, sexta de su categoría en la Media Maratón de Granada

Texto y fotos Ana Belén Muñoz

Hola queridos runners, hoy os voy a contar mi experiencia en la  media maratón de Granada. Si tú también te animaste a hacerla, es porque ya llevas unos cuantos kilómetros en tus piernas y ya  conoces tus ritmos. Lo ideal es no obsesionarse y ser prudente, en una carrera como esta. Hay que ir con calma y tratar de sentir lo que nuestro cuerpo nos quiere decir para evitar lesionarnos, es decir, hay que correr por tus sensaciones en cada zancada y en cada minuto de la carrera.

Esta carrera era diferente. Sabía que el ritmo no podría ser como una carrera llana, por las cuestas que tenía durante su recorrido y por la cantidad de corredores que participábamos en ella. Por lo que había que intentar aprovechar los momentos idóneos para conseguir un buen resultado o el mejor resultado posible.

Más allá de lo puramente competitivo, no obstante, aquí lo importante es que cada uno de los 5.000 corredores que van a participar en la prueba acabe satisfecho con su propio rendimiento. Esta es una fiesta para todos.

Estaba muy ilusionada y no tenía ni idea de que tiempo conseguiría en este nuevo objetivo.

Cuando dieron la salida los nervios como siempre a flor  de piel, aunque al ver todos los participantes 5000 en total, y procedentes de 32 países esta vez dije: «Ana, no te obsesiones y disfruta corriendo por las maravillosas calles de Granada«.

Al dar el pistoletazo de salida se formó un tapón enorme, no éramos capaces de coger ritmo hasta que no llegamos al km 6; a partir de ahí comenzó mi carrera y empecé a llevar un ritmo más alto, que me fue permitiendo ir adelantando a cientos y cientos de personas. Fue en la subida hacia la Alhambra donde yo misma me dije: » Ana solo adelantas a chicos, no tienes que ir tan mal en la posición de chicas«, en ese momento aparecieron dos chicas, pero pude adelantarlas y ahí, poco a poco, llegué a la cima de la Alhambra, los cuádriceps estaban muy machacados, pero empecé a bajar con mucha fuerza, con mucha ilusión y así metí ritmo hasta llegar a meta.

Mi sorpresa al llegar a meta fue la posición en la que quedé, 6ª de mi categoría, no podía creerlo, había conseguido una posición así en una carrera internacional como esta. Mi alegría fue inmensa. Ahí te das cuenta que todo el sacrificio diario y el esfuerzo tiene su recompensa.

MI LEMA: «SIEMPRE A TOPE DE POWER»

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal