domingo, mayo 22, 2022

Ana Teresa García Lozano: “Creo que un alcalde lo que tiene que mirar es por la igualdad de todos sus vecinos”

Texto: Sandra Cuenca/ Fotos: A.T.G.

Ana Teresa García Lozano es la primera mujer que se convierte en alcaldesa de Villamalea, una localidad de Albacete que tiene aproximadamente unos 4.100 habitantes.

Ana Teresa es maestra de profesión, se diplomo en Magisterio aunque no llegó a ejercer como tal. Ha estado ligada al trabajo de administrativa y lleva vinculada al Ayuntamiento de Villamalea desde el 2017, como concejala. Ha ido intercalando la crianza de sus hijos con su puesto en el ayuntamiento, ya que cogió una excedencia en su trabajo de administrativa para estar con sus peques y al mismo tiempo colaborar con el ayuntamiento. Es en el 2019 cuando se anima a presentarse a la candidatura de alcalde.

¿Por qué decides presentarte como candidata a la alcaldía de Villamalea?

Yo ya tenía experiencia, llevaba desde el 2007 como concejal en el ayuntamiento. Me presenté dentro de la candidatura de un compañero a unas elecciones que se perdieron, pero estuve como portavoz de la oposición. Dentro del grupo municipal socialista yo era, quizá, la que más experiencia tenía y además era la más joven, por lo que al final me animaron entre todos a presentarme. Asumí que era una responsabilidad enorme y que, obviamente, me iba a quitar mucho tiempo a mi vida personal, pero bueno, al final estamos aquí para colaborar con nuestros municipios y para intentar que vayan mejor. Es un aprendizaje más en esta vida. Esto es temporal, estaremos el tiempo que el pueblo quiera y el que yo decida, cuando termine habrá acabado una etapa y comenzaremos otra cosa. 

¿Cómo se tomó el pueblo tener, por primera vez, a una mujer en la alcaldía?

Yo creo que bien, Villamalea es un pueblo que sabe adaptarse a los cambios que la sociedad va marcando. Además, en los pueblos que no son muy grandes, realmente se mira la persona, independientemente de que sea hombre o mujer. Al final es un poco la persona que va a encabezar el programa y la que va a seguir las líneas para los próximos años. Yo creo que en los pueblos funciona más el de tú a tú, juega más la confianza. Para mí es un orgullo  ser la primera mujer en poder representar a mi pueblo, he llegado para abrir las puertas a las chicas jóvenes, que vean que se puede aspirar un poco a todo y que podemos estar representadas en todas las entidades, sean públicas o privadas, que algunos puestos no solo puedan ser ocupados por hombres. Debemos llegar a todos esos puestos de relevancia y a donde nosotras queramos. 

¿Cómo es Villamalea y sus vecinos?

Villamalea es un pueblo muy trabajador y muy solidario. Aquí, principalmente, la actividad económica siempre se ha llevado a cabo mediante cooperativas, de hecho, nos llaman «la cuna del cooperativismo» porque toda la actividad económica ha estado vinculada y ligada a las cooperativas. Eso significa que hacemos grupo para llegar a decisiones conjuntas, siempre por el bien de todos. Es un pueblo muy colaborativo. El champiñón es uno de los productos más importantes que tenemos desde hace ya 50 años, el sector agrícola, el vinícola y la almendra, que sigue estando muy presente. Es un pueblo muy activo y casi todos los vecinos y vecinas se organizan en asociaciones de todo índole: culturales, deportivas, educativas… En Villamalea se colabora mucho, es un pueblo muy unido que cuando hace falta echar una mano tiramos para delante en beneficio de nuestro pueblo. 

¿Algo imprescindible que hacer en esta legislatura?

Como imprescindibles hay muchas cosas. Un municipio siempre está en continuo movimiento. Yo quiero aspirar a tener una Residencia de Ancianos, lo vamos a intentar, aunque está costando mucho porque ahora mismo no es fácil. No se están haciendo Residencias Públicas por parte de la Junta de Comunidades, con lo cual, hay que buscar otras vías, está siendo muy complicado. Villamalea, con la población que tiene, se merece que por lo menos consigamos iniciar los trámites para tener esa residencia de mayores que tanta falta nos hace. Un nuevo Centro de Salud, porque nuestro centro está en un edificio que ya tiene sus años y además se adaptó para unirlo a otro cercano, es algo que intentaremos hacer también. Obviamente, creo que a la altura que estamos de la legislatura no sé si podremos ver las cosas terminadas, pero estamos haciendo las solicitudes y los trámites necesarios para que por lo menos lo dejemos iniciado y adelantado.

¿Qué crees que hay que tener para ser una buena alcaldesa en una localidad de menos de 5000 habitantes?

Yo creo que, principalmente, lo que tienes que tener es humildad y empatía, independientemente de que hayas tenido más o menos apoyo de las personas de tu pueblo. Si al final estás ahí, representas a todo un municipio, tienes que tener empatía con todos y cada uno de los ciudadanos. Sin tener en cuenta quien sea, cual sea su nombre o sus apellidos y de dónde venga. Para servir a nuestro municipio y a todos los vecinos siempre intento tener mucha habilidad, mucha empatía con todos y en la medida de las posibilidades que mi puesto me lo permita, siempre voy a mirar por los vecinos, sean quien sean. Para mí todos son iguales. Creo que un alcalde lo que tiene que mirar es por la igualdad de todos sus vecinos.

Un lugar de Castilla-La Mancha para perderte

Yo creo que hay distintos lugares. A mi Toledo me parece una ciudad muy bonita y Cuenca también. Son ciudades que he visitado en varias ocasiones y siempre me he quedado con una buena sensación. Creo que tienen un patrimonio que me gusta mucho. Obviamente, mi ciudad, Albacete, no la puedo dejar atrás. Pero bueno, yo creo que tenemos muchos sitios. No podría decir uno concreto, porque creo que cada uno tiene algo especial. Si tuviera muchos días para perderme, cada día elegiría uno diferente.

¿Con quién compartirías un buen vino de la Mancha?

Principalmente con mi familia. Creo que son a los que ahora mismo echo un poquito más de menos, quizá por la tarea diaria y el ajetreo, Aquí no estamos de lunes a viernes, aquí estamos de lunes a domingo, casi las 24 horas del día, siempre hay alguna razón por la que quedarse.  Me bebería ese vino con mi marido y teniendo a mis hijos cerca, esos ratitos se aprecian mucho. También con mis hermanas, con mis padres y amigos. Con todos los que forman mi entorno más cercano, que son a los que más echo de menos. 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recibe las  últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter semanal